Colección Extra Superhéroes Veneno Integral

colextsuphp146Hay quien afirma que la galería de villanos de nuestro amistoso vecino arácnido está al nivel de la de cierto murciélago gothamita. Aunque debemos matizar que hay una diferencia temática; mientras el señor de la noche acaba rodeado por enemigos que han cruzado el límite de la cordura, el Trepamuros suele tener cierta tendencia a bucear en el variopinto mundo del reino animal. No obstante, en plena década de los ochenta, Spiderman salió de su entorno urbano para verse envuelto en una Guerra Secreta, que tuvo lugar en un lejano planeta bautizado como Mundo de Batalla, de la cual se trajo un pequeño souvenir: un traje nuevo. Posteriormente, descubriría que aquel uniforme lleno de prestaciones era mucho más que una simple indumentaria para combatir el crimen en la calles de Nueva York. Se trataba de un ente alienígena que, como un parásito, necesitaba vivir en el cuerpo de un huésped mientras controlaba su cuerpo, a veces incluso su mente. Tanto es así, que el pobre Peter pasaría muchas noches balanceándose por la Gran Manzana, pensando que estaba tranquilamente dormido en su cama, sin ser dueño de sus actos. De ese modo, surgiría una interesante trama urdida por Tom DeFalco, y dibujada por Ron Frenz, que acabó siendo conocida como “La saga del traje alienígena”.

1El concepto debió calar hondo, porque David Micheline lo rescató algunos años después, dotando al simbionte de un nuevo portador: Eddie Brook. De ese modo, un periodista gráfico resentido, y bastante obsesionado por llegar muy alto en su carrera como fotógrafo del Daily Bugle, unía su cuerpo y su mente con un ser extraterrestre, cuya separación de Spiderman lo había dejado marcado para siempre. Así nacía Veneno, un nuevo villano para la nutrida galería del Trepamuros, pero que se salía del guión preestablecido, mucho antes de que un autor de nombre impronunciable sacase a relucir el tema del tótem arácnido, incluso antes de la proliferación de los clones o de que la magia irrumpiera con fuerza en la vida de Peter Parker.

El personaje, presentado por el aquel entonces emergente Todd McFarlane, tuvo tanto éxito como el autor que lo dibujaba. Aunque, a decir verdad, el dibujante tuvo mucho más suerte, teniendo en cuenta el imperio que consiguió construir; además con un personaje muy similar físicamente a Veneno. La cuestión es que con el paso del tiempo surgiría Matanza, una versión más sangrienta y psicópata si cabe, proliferarían sus apariciones en miniseries, incluso se pretendió contar una historia sobre su planeta de origen y la raza de la que provenía. Esto es algo que el propio Bendis ha recuperado recientemente en su etapa al frente de los Guardianes de la Galaxia, pero que puede que haya pasado desapercibido entre la multitud de tramas que ha desarrollado el de Cleveland en su estancia en la colección…. Mejor corramos un tupido velo.

2Durante el periodo de tiempo que Veneno estuvo en el candelero, en plena década de los noventa, Marvel intentó utilizar todas las herramientas a su disposición para explotar al personaje; incluso llegó a convertirlo en algo parecido a un antihéroe. En una época en la que este tipo de conceptos estaban en boga, gracias a Frank Castle, Lobezno y la segunda encarnación del Motorista Fantasma, parecía lo más normal del mundo situar en primera línea un alienígena con una prominente sonrisa plagada de dientes afilados, que respondería al apelativo de Protector Letal. Desde luego eran otros tiempos.

Una vez que la fiebre del simbionte se hubo pasado, el personaje volvió a su papel habitual hasta que, a principios del nuevo siglo, la Casa de las Ideas decidió volver a darle una oportunidad dentro de la Línea Tsunami. Se trataba de un proyecto editorial con el que Marvel pretendía captar lectores procedentes del manga pero, haciendo honor a su nombre, no tuvo el éxito esperado. Posiblemente porque el cómic japonés no es simplemente un estilo de dibujo, o porque los responsables de estos productos no han leído un manga en su vida. Sea cual sea la razón, el título protagonizado por Veneno concluyó tras solo dieciocho entregas, que son las que recupera Panini Comics en un integral para la ocasión.

3Sinceramente, de todas las reediciones incluidas en esta colección, jamás me hubiese esperado este extraño título. No solo por su calidad, que la encuentro moderada, sino más bien porque creo que hay otras historias que merecen más una reedición que esta colección. Tampoco parece haber una sinergia de ningún tipo que suponga un reclamo para el público. Los misterios editoriales son tan inescrutables, a veces, que nunca salgo de mi asombro. De todas formas, no seré yo el que se queje de la publicación de un tebeo, y más si tiene tan buen precio como este, manteniéndose por debajo de la línea de seguridad que ofrecen los veinte euros; además de ser un volumen bastante manejable para su lectura. Aún así, no puedo evitar preguntarme por qué este y no otro. Obcecado que es uno.

4En este volumen integral, podréis encontrar uno de los primeros trabajos de Daniel Way para Marvel. Prácticamente podría decirse que supuso el punto de arranque de una fructífera colaboración de la que se beneficiaría Lobezno y Masacre principalmente. El guionista rompe totalmente con lo preestablecido, ofreciendo una historia que nos recuerda poderosamente al film de John Carpenter, La Cosa, con guiño al perro incluido, introduciendo elementos propios de Expediente X o Men in Black, con la ausencia del humor de este último. Way opta por la atmósfera opresiva de un thriller de suspense que, a medida que avanza la cabecera, va tomando rumbo hacia la ciencia ficción. Para lograr este fin, las portadas están ilustradas por Sam Keith, un autor siempre ligado a este tipo de ambientes oscuros y terroríficos. El problema es que el interior no acompaña a ese tono lúgubre, debido al horrible trazo de Francisco Herrera, Paco Medina y un irreconocible Skottie Young. Por alguna razón que escapa a mi entendimiento, en la editorial debieron de pensar que este lamentable estilo, que se ha llegado a conocer como amerimanga, encaja en una obra cuya principal premisa es el suspense y el terror. Creo que para intentar captar a un público determinado, primero hay que conocer en profundidad aquello que lee. No me extraña en absoluto que tuviesen que cerrar la línea en tan poco tiempo.

5No obstante, a pesar de que la narrativa gráfica no acompaña, la idea de Way me parece interesante. Si somos capaces de soportar esta irrespetuosa forma de ver el género, podremos llegar a disfrutar de una historia que destaca por su enigmático argumento, utilizando de manera acertada una narrativa con saltos temporales, además de emplear bastante bien la rica variedad que ofrece un escenario como el del Universo Marvel y sus habitantes. Con un simbionte despojado de toda su humanidad paseándose por yermos páramos en el Círculo Ártico, tendremos una trepidante persecución en la que está en juego la supervivencia de la humanidad. Asimismo, el guionista intenta explotar la faceta extraterrestre del personaje, convirtiéndolo en una amenaza mucho más peligrosa que en encarnaciones anteriores, la cual intentarán detener a toda costa celebridades como los 4 Fantásticos, Lobezno o el mismísimo Spiderman.

Perfectamente integrado en el universo de ficción de la Casa de las Ideas, aunque en algunos momentos no lo parezca, llega esta nueva versión, más terrorífica si cabe, del simbionte favorito de todos. Ahora solo quedan dos opciones: vestir de negro o salir huyendo. ¿Cuál eliges tú?

oskarosa

oskarosa

Asgardiano afincado en Jerez de la Frontera. Apasionado de los cómics y adicto a la lectura. Forero y colaborador de Universo Marvel desde tiempo inmemorial. Hacedor de fichas. Colaborador en la web Excelsior.
oskarosa

Deja un comentario