MIKE PLOOG
St. Thomas, Minnesota (13 de julio de 1942)
Dibujante
Entintador
Portadista
Guionista

Aún siendo hijo de granjeros, Mike G. Ploog disfrutó siempre luchando con un lápiz contra un papel para extraer, de la contienda, un dibujo. De niño admiraba a los maestros de la ilustración y del dibujo N. C. Wyeth, Harold Von Schmidt y Al Capp, pero orientó sus intereses hacia la doma y monta de caballos. Y aunque descubrió a Kirby y los superhéroes en un baúl lleno de cómics en casa de su abuela, reforzó su deseo de ser cowboy a los 15 años cuando se mudó a Los Ángeles, sede de una de las academias ecuestres más importante de los USA. Y más aún al ser asignado a una unidad montada durante parte de sus diez años de servicio en el cuerpo de los Marines.

Al final de su periodo militar, en 1969, tras foguearse en el dibujo en la revista Leatherneck, logró un puesto de dibujante en las series de animación de Batman y de Superman de Filmation Studios, y trabajó para la factoría de Hanna-Barbera. Ploog pensó que ya había tocado techo profesional pero lo mejor estaba por llegar: Will Eisner le contrató para su revista P.S. Magazine y se trasladó a Nueva York. El autor de The Spirit se convertiría en su mentor profesional y le enseño lo importante que era insuflar vida a sus creaciones, tras lo cual Mike comenzó a dibujar cómics por mediación de sus amigos Wally Wood y Ben Oda. Vendió sus primeros cómics a las revistas de terror Creepy, Eerie y Vampirella. Después, se dirigió a Marvel Comics, donde su estilo "eiseriano" no les sedujo especialmente; Ploog les monstró un western que Stan Lee rechazó. Sin embargo, Roy Thomas vio potencial en Ploog y le dio trabajo en Journey into Mystery, Amazing Adventures y Marvel Premiere.

Entre 1972 y 1973, fue contratado para dibujar en Marvel Spotlight, serie de miscelánea que explotaba argumentos terroríficos. Ploog encajaba perfectamente allí, poseía una línea rica en tinta y un sentido de lo grotesco reminiscente de Jack Davis, similar al de Bernie Wrightson y con un pulso mnarrativo elocuente y encantado, herencia directa de Eisner. Con este puñado de aptitudes, se enfrentó a la creación del Motorista Fantasma, personaje inolvidable que Ploog diseñó como un "easy rider" con cráneo llameante, en un estilo puente entre la estética underground de Clay Wilson y la de los cómics de superhéroes.

Otro hito en su carrera fueron sus posteriores lápices en Werewolf by Night, donde Mike demostró ser deudor de Eisner en el dominio de la luz, de los enfoques, de la composición de página y de la narración. Todo lo anterior también es aplicable a su trabajo en la serie Kull the Conqueror, memorable sobre todo en su número once, adaptación a un relato de Robert E. Howard portagonizado por Kull, que daría origen a Conan posteriormente.

Ploog dibujó luego Frankenstein, en 1973. Mantuvo allí su inususal estilo rayano en lo caricaturesco que, curiosamente, potenciaba la sensación de patetismo, tristeza y soledad en sus historias de terror, por todo lo cual destaco en la serie Man-Thing, con una meritoria labor, inteligente y adelantada a su tiempo. También trabajó en Dracula Lives! y adaptó la saga filmica Planet of the Apes, menester que le mantuvo ocupado hasta 1975, año en el que se encargó de un número de Conan the Barbarian, el prólogo de la recordada "Saga de Conan y Bêlit. También memorable fue su visión del mundo Weirworld, que nació en 1976 en el magazín Marvel Spuer Action. Ploog demostró allí su afecto por la High Fantasy y lo volvería a demostrar en otra aventura de Weirworld, publicada en 1977 dentro de la colección Marvel Premiere. Sin salir del género fantástico, al año siguiente, Mike realizó una obra maestra de la historieta en The Savage Sword of Conan vol.1 #34, en una historia protagonizada por Kull que adaptaba un relato de Howard "The Mirrors of Tuzun Thune" y que fue reproducida desde unos lápices originales recargados, preciosistas e inolvidables.

Tras haberse mudado a una granja en Minnesota con el encargo de una nueva entrega de Weirworld, Ploog discutió con el Editor Jefe de Marvel, Jim Shooter, y aquella historia de Kull sería la última que realizase en mucho tiempo. Mike volvió al cine, a diseñar fondos, escenarios y story-boards para los films de Ralph Bakshi, Wizards (1977) y Lord of the Rings (1978). A continuación, abordó otro proyecto relacionado con los cómics, Heavy Metal: The Movie (1981), aunque luego trabajaría en cintas de todo tipo en el Reino Unido, país en el que vivió una década desde que se incorporó a la producción de Superman II (1980).

Ploog figura en los créditos de Caveman (1981), The Thing (1982), The Dark Crystal (1982), Second Thoughts (1983), Return to Oz (1983), Supergirl (1984) y Young Sherlock Holmes (1985). Más tarde, llegaría a desarrollar trabajos de script, de diseño de personajes, escribió la secuela de Superman III (1983), actuó como director de la segunda unidad del largometraje Little Shop of Horrors (1986) y como diseñador de producción en el dilatado videoclip de Michael Jackson Moonwalker (1988), donde estuvo a punto de conseguir su primer papel como actor.

Ploog realizó muy pocos cómics durante esos años, siendo digno de destacar The Life and Adventure of Santa Claus, encargo de 1991 que recibió de un editor de París y que tardó dos años en resolver. Mike, al tiempo que trabajaba para la televisión y el cine, siguió realizando cómics ocasionalmente como Terror on Planet of the Apes #4 (Adventure Comics, 1991) o Sludge; Red X-Mas #1 (Malibu, 1994). En la revista Heavy Metal apareció una historia, titulada "Water and Power", elaborada en 1997 para el especial Heavy Metal: 20 Years, resuelta con un envidiable ritmo casi cinematográfico y con una excelente labor de caracterización. Trabajos posteriores suyos en el cine han sido Witches (1990) o el film animado Prince of Egypt (1998).

Ploog también ha hecho trading-cards y ha dado el visto bueno a un libro recopilatorio de su obra: Moonshadows (SQP, 1998), escaparate de su lápiz maestro, de su fantasía y de su amor por el onirismo a lo Tolkien.


Biografía realizada por Manuel Barrero, publicada en Conan El Bárbaro Vol.2 #58.