STEVE RUDE
1956 - Madison, USA
www.steverude.com

Dibujante
Entintador
Portadista

Aunque Steve, The Dude para los amigos, Rude nació un 31 de diciembre de 1956 en Madison (Wisconsin) la fecha clave que deben apuntar todos sus fans es la de 1966, porque fue ese año cuando Rude descubrió a Jack Kirby e, inmediatamente después, se convirtió en uno de sus más apasionados seguidores. “1966 parecía ser el año en el que todo tenía que ocurrirme”, cuenta el artista, que rememora con nostalgia una época en la que no tenía dinero para comprar sus propios tebeos, razón por la que debía recurrir a los de sus amigos, en concreto uno de ellos, hijo único que conseguía de sus padres cuanto deseaba. Para Rude, los cómics de Kirby eran el equivalente moderno a la mitología griega, la forma que en el siglo XX han adoptado historias que han sido contadas generación tras generación. No es extraño que Steve Rude decidiera convertirse en dibujante profesional en 1975, el mismo año que acabó la Escuela Secundaria, pero también el año en el que llegó a sus manos el portentoso Cuarto Mundo Kirbyano. La influencia de El Rey se uniría a las de Gene Colan, John Romita Sr. o Russ Manning, pero también a la de artistas externos al noveno arte, como los ilustradores N. C. Wyatt Loomis y Norman Rockwell, cuyos cuadros animarían al joven Rude a probar suerte con la pintura, sin dejar nunca los cómics de lado. Otros autores decisivos en su aprendizaje fueron Alex Raymond, Milton Caniff y Alex Toth, en especial Space Ghost, su personaje de dibujos animados.

Durante los dos años siguientes, Rude estudiaría arte en la Academia de Millwaukee, que acabaría abandonando por puro aburrimiento. Quería dibujar, pero no ceñirse a las rígidas enseñanzas de profesores más preocupados de la ortodoxia clásica que del cómic. Pasaría al Instituto Artístico de California, pero sin importar demasiado, ya que para entonces contaba con una técnica depurada y con la experiencia necesaria para publicar. Faltaba alguien que quisiera darle una primera oportunidad, y ésta llegó en forma de un encuentro fortuito con Mike Baron, el guionista junto al que crearía Nexus.

Nacido en 1981 bajo el sello de Capital Comics, y publicada más tarde en First Comics y en Dark Horse, Nexus está ambientado quinientos años en el futuro y aunque su apariencia es la de un cómic de superhéroes con un toque de ciencia-ficción, los temas que trata, incluidos la política, la moral y la religión, superan con mucho a los cánones habituales del tradicional tebeo de tipos en mallas. La ambición intelectual de Nexus lo ha convertido en un cómic de culto, pero también ha alejado a Rude del público convencional, que durante muchos años ha ignorado y desconocido su excelente trabajo. Convertida más en una obra de amor que en un verdadero negocio del que vivir, Nexus ha ocupado gran parte de la vida artística de Rude, y aunque hace años que no se publica ninguna historia del personaje, el dibujante no renuncia a la idea de recuperarlo en un futuro próximo, al tiempo que prepara una posible teleserie de dibujos animados.

Con Nexus en la recámara, Steve Rude ha aumentado progresivamente sus incursiones en proyectos más comerciales, siempre aportando su trazo clásico y elegante. Para Hanna-Barbera, ha dibujado Johnny Quest y Space Ghost, dos de sus héroes de la infancia, en espectaculares litografías que acreditan su buen hacer como ilustrador, con un estilo muy similar al de Alex Ross. En 1990 realizó para DC la miniserie World’s Finest, escrita por el también dibujante Dave Gibbons, y en la que se recuperaba al mítico equipo superheoico formado por Superman y Batman, con un aspecto muy similar al que tuvieran en los años cuarenta. Éste no sería su último contacto con el Último Hijo de Krypton, ya que ilustraría para Marvel su encuentro con Hulk, escrito por Roger Stern y publicado en 1999.

Poco antes, en 1996, en los archivos de la Casa de las Ideas había quedado un proyecto nunca publicado en el que Rude tomaba contacto con los principales personajes creados por Jack Kirby. De una forma u otra, Rude estaba destinado a retratar a los principales héroes de Marvel en sus primeros tiempos. Tras Hulk, llegaron los primeros números de X-Men: Hijos del Átomo (1999-2000), miniserie que recontaba el origen de la Patrulla X; Spider-Man: La Línea de la Vida (2001), que ataba los cabos sueltos de la clásica Saga de la Tablilla y, este Thor: Godstorm, donde Rude ha trabajado con uno de los héroes fundamentales creados por su idolatrado Kirby. Y si bien Rude no es un artista caracterizado por su rapidez, parece que Marvel está dispuesto a conseguir que al menos una vez al año nos ofrezca una miniserie, siempre en compañía de excelentes guionistas. Tras Thor seguirá Captain America: What Price Glory, junto a Bruce Jones.

De su época independiente en Nexus a su más reciente y comercial etapa, Steve Rude ha sido siempre una apuesta segura por la honestidad, la elegancia y el entretenimiento, uno de esos artistas que nunca decepciona y siempre deja con la boca abierta, a la espera del siguiente.

Biografía realizada por Julián M. Clemente, publicada originalmente en Thor: Tormenta Divina - Forum.