Por
el
en
etiquetado con , ,
Permalink

Reseña – Spider-Man: Homecoming

Tras el fracaso del reinicio conocido como The Amazing Spider-Man y la revolución que supuso la aparición de Tom Holland como Spider-Man en Capitán America Civil War, llega la primera película del trepamuros dentro del Universo Marvel Cinematográfico.

Spider-Man Homecoming nos sitúa meses después del final de Civil War. Peter retoma el instituto y sus actividades como Spider-Man deseoso de ingresar en Los Vengadores, pero Tony Stark (Robert Downey Jr) le aconseja que adopte un perfil bajo y lo mantiene bajo la constante supervisión de Happy Hogan (Jon Faverau). Sin embargo, a Peter le surgirá una oportunidad de probar su valía cuando se dé de bruces con Adrian Toomes (Michael Keaton) y su operación de contrabando de tecnología alienígena extraída de la Batalla de Nueva York.

 

Homecoming es una película que hunde sus raíces en el Ultimate Spider-Man de Brian Michael Bendis. La genial dinámica de Peter con su amigo Ned  (Jacob Batalon) está directamente sacada de la que tiene Miles Morales, el arácido creado por Bendis, con su amigo Ganke, y la naturalidad con la que están escritos el resto de adolescentes también recuerda mucho al estilo del autor.

Por lo demás nos encontramos con una nueva versión del trepamuros, con un traje repleto de tecnología cortesía de Tony Stark y que tiene como principal motivación demostrar que puede llegar a ser un vengador. Esto puede ser una molestia para aquellos fans del personaje que echen de menos la consabida lección sobre el poder y la responsabilidad, pero por lo demás Peter resulta totalmente reconocible, especialmente en su heroísmo costumbrista y en los problemas que le suele acarrear su doble vida. Y, tal y como nos avanzó Civil War, Tom Holland ha nacido para interpretar al personaje en sus dos facetas.

Sin duda el mayor acierto de los nuevos gadgets del trepamuros es la I.A de Karen (acertadamente interpretada por Jennifer Connelly, la esposa de Paul Bettany alias Jarvis/Visión), que nos proporciona lo más cercano que tendremos en el cine a Spider-Man monologando consigo mismo. Respecto al resto de mejoras, por lo menos son vistosas y aportan un lado nunca visto en las escenas de acción con el personaje.

En el lado de los villanos tenemos a un pletórico Michael Keaton como El Buitre, que saca oro de los momentos amenazadores que le proporciona el guión. También destaca la humanización aportada al personaje, lejos de los megalómanos  a los que nos tiene acostumbrados el MCU.

Respecto al resto del casting, nos encontramos con Marisa Tomei como Tia May que pese a la falta de problemas de salud resulta creíble en su relación con Peter. El Tony Stark de Robert Downey Jr aparece lo justo y necesario y su dinámica con Peter se ve complementada con la que tiene con Happy Hogan. Por lo bien que funcionan en pantalla se echa en falta algo más de tiempo en pantalla para el resto del reparto adolescente, en particular para la Michelle de Zendaya.

En los aspectos negativos la acción resulta algo insulsa respecto a otras películas del MCU e incluso a las anteriores entregas del trepamuros. Cabe resaltar que todas ellas suceden en escenarios muy distintos entre sí y nunca antes vistos en una película de Spider-Man, pero ninguna termina de impactar pese a sus evidentes esfuerzos. En concreto, al clímax de la película le falta mucha fuerza tanto en ejecución como en la forma de mostrarlo.

Pese a todo, Spider-Man Homecoming es un entretenido y prometedor comienzo para el trepamuros en el Universo Cinematográfico Marvel, divertida, con un protagonista que clava al personaje que interpreta y salpicada de guiños a los cómics que deberían hacer las delicias de los fans del personaje

xavisase

Fan de los superhéroes en general y de Spider-Man en particular. Whovian declarado. Participó en el podcast Spider-Man:Bajo la Máscara

Latest posts by xavisase (see all)

9 Comentarios

en “Reseña – Spider-Man: Homecoming
9 Comentarios en “Reseña – Spider-Man: Homecoming
  1. Madre mia algunos, que empeño en intoxicar la película porque a ellos no les ha gustado sin dar un sólo argumento sólido. Yo llevo leyendo Spiderman desde hace 25 años, me habré leído más del 90% de lo que hay de Amazing, colecciones secundarias y bastante de Ultimate, lo he leido ininterrumpidamente durante muchísimo tiempo y me atrevo a afirmar que no conozco a nadie que pueda ser más exigente que yo y tenga más claro que yo que necesita una adaptación de Spiderman, y después de 5 películas que en el mejor de los casos estaban regular, puedo afirmar claramente que Spiderma Homecoming es un peliculón del personaje y un homenaje a toda la mitología de Spiderman, que aunque adapta libremente, tiene mucho más de su espíritu que algunas que han pretendido mantener la cáscara superficial sin entender ni por un segundo lo que hay detrás.

    Muchas de estas personas que pretenden intoxicar en plan “la peli es una mierda y si te gusta no entiendes al personaje” no son más que fans del Spiderman de Raimi (que no de los comics originales) incapaces de ver los defectos de aquellas películas por puro fanatismo y enrabietados porque en el fondo saben que otros lo están haciendo mejor. En ocasiones es que ni han sido capaces de asimilar la propuesta de la película para poder emitir una crítica, simplemente han ido con una idea preconcebida al cine y la han vomitado sobre la película para ver reflejado todos los defectos que quieren ver y justificar la postura con la que entraron a la sala.

  2. Tampoco es que los fans de las de Raimi sean los que critiquen esta nueva versión. A mí me gustan muchos las dos primeras de Raimi (la tercera ya es otra cuestión), y me ha gustado mucho Spiderman: Homecomig. Son dos aproximaciones diferentes, y las dos me parecen muy buenas, cada una con sus aciertos y sus fallos. Las que sí considero bastante peor (a pesar de que también tienen sus cosas buenas) son las de Amazing.

  3. Cualquier verdadero lector y conocedor de Spidey disfrutará Homecoming. Es la mejor peli de Spider-Man desde la segunda de Raimi. Y tras sufrir con indigestos emos y horripilantes amagos noventeros al estilo de Batman y Robin (eso va por ti, Electro de pacotilla), pues Peter ha vuelto a casa, es decir, a Marvel Studios, de donde no debe salir ya nunca jamás.

    Y sí, este Peter no es exactamente el Peter Parker de los tebeos, como tampoco lo es la tía May, pero todo está tan bien traído en esta nueva película, el tono, el casting, el ritmo, la banda sonora (Giacchino ha conseguido componer el mejor score del MCU hasta la fecha, con perdón de Alan SIlvestri y sus Avengers), el villano (bastante mejor concebido que el Toomes del cómic y cuyo origen se narra en menos de cinco minutos)…

    Es una película que raya la perfección si no le viniera grande el proyecto a su director, Jon Watts, que hace aguas en sendos momentos y no tiene la suficiente personalidad de otros directores del MCU, como Whedon, Reed o Black. Este Homecoming no estará tan bien rodado como Spider-Man 2, pero sí que está mejor escrito y concebido. Y eso es un paso de gigante para los que seguimos leyendo los tebeos del bueno de Parker: Una película que es una pura gozada, como son los buenos cómics de Spidey.

    PD: Y ese corte a créditos es sencillamente impagable: WTF??!!

    PD2: Fox, tus mutantes dejarán de ser vuestros también algún día y volverán a casa para que no sigáis destruyendo su memoria, que ya os vale.

  4. Me hace gracia como se reparten carnés de “verdaderos fans de Spiderman” en base a que te guste o no esta película. A cada uno le puede gustar esto o lo otro, pero lo innegable es que Peter Parker, el Peter Parker que creo Stan Lee y al que tantos otros han enriquecido, no sale en esta película. Y eso es exclusivamente por un guión que ha querido alejarse al máximo de su esencia y crear un superhéroe adolescente que les guste a los niños. Algunos creen, y respeto su opinon y me alegro por ellos, que este Peter Parker es muy bueno. Aquí depende de lo que queramos o estemos dispuestos a sacrificar en beneficio de un supuesto “bien mayor”.

    Lo que más me ha gustado siempre de Spiderman es lo que sufre por su tia, por ser un paria en el instituto, lo difícil que es su vida. No es un millonario, ni un reportero bien en el mejor periódico de la ciudad, ni un dios. Esa fuerza que saca para ayudar a los demás cuando podría dedicarse a enriquecerse y a mirar por si mismo es lo que le da un valor al personaje, mucho mayor que a cualquier otro. Pero es que esa fuerza, ese altruismo, nace de, una vez más en su vida, un hecho traumático que le perseguirá para siempre. La muerte del Tío Ben define a Peter Parker, pero aún define mucho más a Spiderman. Y es por eso que no me gusta este Peter Parker ni este Spiderman. Su tia no tiene ni problemas de salud (que aún con ese aspecto podría tenerlos), ni económicos. En el instituto tiene su grupo de amigos que son como el unos supuestos empollones. ¡Hasta Flash está en el grupo de cerebritos! Liz Allan (o Toomes, pero que es la misma) no sólo no le desprecia sino que se siente atraída por el. Y Peter siempre (o casi siempre salvo honrosas excepciones) ha tenido que lidiar con la carga de su secreto solo, algo que le hace sentirse aún más alejado del mundo. Y estoy hablando del primer Peter Parker, del de Ditko, el del instituto, que se supone querían representar aquí. Todos sabemos que en la universidad tiene más confianza porque sus compañeros le tienen estima por su inteligencia, que era lo que le separaba de los “chicos guays” del instituto. Y por eso atrae a más chicas también. Crece de manera, para mi, muy creíble. Podría haber cambiado y crecido en la 2 pero… Se que hay cosas que no quieren repetir para que no se parezcan demasiado a las demás, y es algo muy difícil habiendo hecho dos Spiderman diferentes antes, pero, para mi, este no era el camino. Este, para mi, no es Peter Parker.

    Pasando a Spiderman salta y trepa como el de siempre y hasta tiene lanzatelarañas. Bien. Pero ¿y el sentido arácnido? Una de las mejores y más interesantes habilidades de Spiderman borrada de un plumazo porque sino, no existiría el sidekick que únicamente sirve para que los niños puedan sentirse como el en la película. Y además para que Tía May descubra su identidad al final. Sin palabras. Pero el último clavo en el ataúd viene con marca propia: Stark. No es el traje de Spiderman, no. Es IronMan con otros colores y sin pistolas y cohetes. Con una IA que hace que Spiderman no tenga que pensar, no tenga que decidir, no tenga que sufrir de verdad para resolver las situaciones. Es una ayuda que Spiderman jamás tuvo y, para mi, le quita mucho valor al personaje. Y además, desvirtúa la gran creación del fluido arácnido y los lanzatelarañas dejándolos en un segundo plano, dando más importancia a un traje que ha hecho un señor de 40 años con las carreras que sean y los estudios que tenga, basado en su propio traje, que a esos inventos de un chico que no hace ni los 18. Porque, que no se le olvide a nadie, Peter Parker es uno de los mayores cerebros del universo Marvel junto con Stark y el mismísimo Reed Richards.

    Eso es con respecto al personaje retratado en la película. Las escenas de luchas callejeras, de deslizarse entre edificios, de acechar desde los tejados… desaparecidas en combate. Los chascarrillos están ahí, aunque me gustó mucho más en Civil War.

    Micheal Keaton me apasiona y creo que hace un papel sobresaliente. El personaje está bien escrito hasta que le convierten en el Duende, siendo el padre de alguien importante en la vida de Peter. Eso sí, este es más tonto (y/o menos psicopata que Norman) y en vez de guardarse el as en la manga se lo suelta a la cara.

    Los demás secundarios, desde mi punto de vista, son planos y no empatizo con ellos ni me los creo. El peor de ellos Flash. Horrendo. La “belleza” del personaje de Flash es que abusa de Peter porque es más fuerte y le intimida su inteligencia. Y Peter, una vez que es Spiderman, sabe que no debe abusar de su fuerza y, aunque le vencería fácilmente, no debe hacerlo por responsabilidad y además para mantener su identidad secreta. Y encima Flash adora a Spiderman. En los cómics es un personaje redondo.

    Otra vez no tenemos el Bugle. Peter no es fotógrafo. No pasa nada. Puedo esperar a la segunda parte para todo eso, hay tiempo. Sin embargo, los personajes no son los que a mi me gustan, los que leí en los cómics. Y aunque entiendo que hay que adaptar cosas, la esencia y personalidad de los mismos debe permanecer intacta. Lobezno triunfo porque era el mismo de los cómics. Masacre también. Creo que puede funcionar el verdadero Spiderman. Como funcionó en las de Raimi. Después de tantas buenas como IronMan (1), las de Thor y sobretodo las del Capitán América, había echado por tierra las primeras de Spiderman, pero con cada nueva que hacen pierdo más la fe. Después de ver Homecoming en el cine fui a casa de mi made a por mi DVD de Spiderman y la vi después de muuuuuchos años. Y ahí si reconocí a Spiderman. Ahí vi una película buena, completa y redonda que no tiene que esperar a segundas partes para brillar.

    Los trajes, eso sí, son una delicia. El casting de Peter y su actuación muy buena y Michael Keaton bestial.

    No he leído más que tres números de Ultimate Spiderman y absolutamente nada de Miles Morales. No me interesan. Yo quiero Peter Parker. Si esta película tiene algo de eso no es el Spiderman que yo quiero. Me alegro que a algunos o a muchos os haya gustado. Yo fui al cine con 6 personas más, yo que soy un fan (no espero que me deis el carné por aquí para considerarme uno) y el resto, desde uno que iba obligado hasta los que disfrutan con las de Marvel mucho. No nos gusto a ninguno. Y eso creo que dice algo de la película como entretenimiento en si.

    Cuando Stan Lee creo a Spiderman quería que los adolescentes se indentificaran con el, pero únicamente por la edad. Le dio problemas graves, conflictos internos que la mayoría o muchos no tienen que afrontar. Le hizo interesante mucho más allá de sus poderes. Este Spiderman es un crío de instituto que quiere ser un superhéroe como los de la tele. Este Spiderman no siente que tenga ninguna RESPONSABILIDAD.

  5. Brillantísimo análisis de Luis, con el que coincido al 99’99%. Estoy alucinando no ya con quienes os confesáis lectores fieles de Spidey sino los que no lo sois y decís ques es una buena película. No llega ni a eso. Apenas se salva por la acción y por Holland y Keaton.

  6. No estoy nada de acuerdo con que en esta película no esté la esencia del personaje. Creo que lo que han hecho es huir de repetir los tópicos que habían salido en las otras adaptaciones, y así agradezco que no salga la muerte de Tío Ben, o que se cambie el personaje de tía May o no aparezca J Jonah. ¡Otra vez no! Gracias. Los cómics de lee/ditko y lee/romita no eran sólo eso, y la película ahonda en muchas otras de esas características, y más que las anteriores: la vida de Peter en el instituto y cómo ésta se entremezcla con sus acciones arácnidas, o un humor que a mí me remitió a esos primeros cómics. No hace mención de la palabra responsabilidad pero se siente. También la reactualización de Flash me gustó. y el buitre es uno de los primeros villanos que aparecieron y me encanta cómo lo han tratado.

  7. Spideyfan, ¿también te gusta el tono infantil (más que adolescente)? ¿Te gusta que lloriquee y diga a Stark que sin el traje no es nada? ¿Te gusta que no sea -como el original- un joven científico? ¿Qué dependa de otros para hacerse el traje, las telarañas, los rastreadores..? Por último, ¿te gusta el amigo pesad… digo, gordito, graciosito como en las pelis de los años 40? ¡Esto es modernez!
    Spidey era una tragedia, no iba de humor, todo le salía mal, sólo chisteaba por miedo. Esta versión se aleja aún más del original que las dos anteriores (que eran malísimas). Esta no es el Spidey de mis lecturas y además, es, en sí misma, otra mala película, como Dr. Extraño, como 4 Fantásticos, como muchas de supertipos. Eso sí, a los fans (palabara que proviene de fanático), les gusta todo de lo que idolatran.

Deja un comentario