Universo Comic-Books! – En clave cronológica (T-Z)

image_gallery

Tad Carter fue el primer mutante de Marvel creado por Stan Lee al que se identificó como tal desde un principio. Su historia de introducción en Amazing Adult Fantasy #14 USA planteaba una trama que muy bien podría considerarse como un ensayo previo de lo que posteriormente serían los X-Men. Allí se presentaba un joven mutante, odiado por ser diferente, que termina siendo guiado hasta un refugio seguro por un mentor telepático que anhela un mundo mejor donde todos puedan convivir en paz… El mentor no respondía al nombre de Charles Xavier pero, por lo demás, las similitudes son más que evidentes.

image_gallery2

Sin embargo, cabe puntualizar que el concepto de “mutante” ya había sido desarrollado por Jack Kirby en Yellow Claw # 2 USA (14/8/56), cuando Garra Amarilla secuestró a seis seres superpoderosos y los hipnotizó para utilizarlos en su propio provecho. Jimmy Woo definía entonces a los mutantes como “personas con desviaciones, en cuerpo o mente… ¡o ambas cosas!”. Y antes aún puede localizarse a una mutante llamada Gloria en un relato corto incluido en el número 11 de la antología Amazing Detective Cases, publicado el 19 de Noviembre de 1951. Esta pérfida damisela era capaz de volverse inmaterial y poseía poderes de telequinesis. Se ignora el nombre del guionista del episodio, pero consta que los dibujos corrían a cargo de Joe Sinnott. Hubo algún otro mutante más en la década de los cincuenta, pero Gloria fue el primero que pudo verse en un cómic Marvel.

image_gallery3Además, la odisea de Tad Carter ni siquiera era un argumento original, en tanto que venía a reformular el guión de un relato previo perteneciente a Journey Into Mystery #52 USA. El protagonista de aquel episodio embrionario titulado “El hombre con el cerebro atómico” se llamaba Ted Lestron, un hombre con extraordinarios poderes cuyos padres habían sido expuestos a los efectos de la radiación. Al igual que Carter, Lestron se veía obligado a huir hasta que un grupo dotado de similares habilidades contactaba con él y lo acogía en su comunidad. En ningún momento se especifica que sea mutante, pero sí queda claro que representa “el siguiente paso en la evolución de la humanidad”… Seguro que el enunciado os suena de algo, ¿verdad?

image_gallery4

Como sabéis, los reciclajes eran moneda corriente en la Marvel de la época. Sin ir más lejos, el origen de Tim Boo Baa abordaba una temática prácticamente calcada a la de otras historias dibujadas por Steve Ditko que habían aparecido publicadas en Tales of Suspense #9 y #13 USA, así como en Tales to Astonish #18 USA… ¡¡Aquí estaríamos hablando casi de un reciclaje de cuarta generación!!

Tad Carter y los mutantes de Kirby serían reinterpretados muchos años después por John Byrne en Patrulla-X: Los Años Perdidos, desvelándose que formaban parte de una organización secreta denominada La Promesa. Al sosias de Xavier se le identificó entonces como Tobias Messenger.

image_gallery5

Signifiquemos asimismo que el Testigo contó con dos versiones diferenciadas, ambas ideadas por Stan Lee. La primera surgió en los años de Timely y probablemente es la que os resultará familiar, dado que volvió a la acción en la serie Los Doce (2008). La segunda versión se alumbró ya en la época de Atlas, protagonizando un número único sin solución de continuidad. No deja de tener su gracia que uno de los personajes secundarios que intervenía en dicho episodio se llamara… ¡Joe Jameson! Stan Lee debió archivar el nombre en algún rincón de su maltrecha memoria, obviamente, aunque aún tendrían que transcurrir casi tres lustros antes de que se decidiera a darle un mejor uso. Ben y May Parker también tuvieron sus propios precursores en “Adiós a Linda Brown”, relato ofrecido en Strange Tales # 97 USA (8/3/62) cuya joven protagonista se revelaba a la postre como una sirena. La historia era un remake de un episodio perteneciente a Journey into Unknown Worlds # 43 USA (25/11/55) titulado “¡El mar me espera!”, y en realidad a los interfectos tíos Ben y May sólo se les aludía por sus respectivos nombres de pila.

image_gallery6 image_gallery7

El muerto viviente más famoso de Marvel hunde sus cenagosas raíces en un oscuro relato de siete páginas que formaba parte de los contenidos de la antología Menace # 5 USA. Exactamente veinte años después, Simon Garth renacería para protagonizar el magazine en blanco y negro Tales of the Zombie. El primer número de la revista integraba el relato original firmado por Stan Lee y Bill Everett en la historia principal, aunque efectuando algunos “retoques cosméticos” más que llamativos, tal como puede apreciarse en las imágenes. Alguien debería ir pensando en patentar ese crecepelo zombificado inmediatamente… ¡Salta a la vista que los resultados son espectaculares!

image_gallery9

Apuntes breves: El Terror de Timely fue recuperado por Steve Gerber en Sensational She-Hulk, pero no hay que cometer el error de identificarlo con el personaje moderno del mismo nombre que acabaría uniéndose al estrambótico grupo de mercenarios capitaneado por Masacre. Jerry Carstairs, el Tronador, también llegó a ser conocido como el Vengador Negro. Tim Mulroney se dio a conocer como el compañero de batallas del Capitán Maravilla. El monstruo Thorr fue rebautizado como Thorg en las reimpresiones para evitar que pudiera confundírsele con el Dios del Trueno. Y el Wyatt Earp que protagonizó su propia cabecera en 1955 no era el mismo personaje que poco antes se había dejado ver en la cabecera de Rawhide Kid, de ahí que hayamos optado por hacer dos reseñas separadas. ¡Ah!, y por si alguien se lo está preguntando, más vale aclarar que Zar era el león de Ka-Zar el Magnífico, algo así como el equivalente de Zabú en la Golden Age. No sabemos si el poderoso felino ha hecho méritos suficientes para ser incluido en el índice, pero nos apetecía rematar esta última entrega cronológica con una nota de humor. En nuestra próxima sección aprovecharemos para atar algunos cabos sueltos y haremos balance de todo lo que os hemos venido contando en esta tanda de artículos. ¡Hasta entonces!

 

Miguel G. Saavedra

Miguel G. Saavedra

Miguel G. Saavedra

Hace mucho tiempo, Miguel G. Saavedra decidió que no quería crecer... y no lo hizo. A día de hoy, todavía sigue empeñado en sobrevivir a su propia reputación.
Miguel G. Saavedra

16 Comentarios

en “Universo Comic-Books! – En clave cronológica (T-Z)
16 Comentarios en “Universo Comic-Books! – En clave cronológica (T-Z)
  1. Una pequeña precisión: En realidad, hubo dos personajes llamados Texas Kid, pero el primero sólo tuvo una fugaz aparición en Daring Mystery Comics #1, de ahí que finalmente decidiera no incluirlo en el índice.
    En cambio, el segundo llegó a disfrutar de cabecera propia en Atlas, publicándose en total 10 números.
    El aspecto más curioso de Texas Kid es que cuatro años después fue “clonado” para dar lugar a otro pistolero marveliano: Outlaw Kid. Ambos héroes se hacían llamar Lance Temple y compartían orígenes casi idénticos, al menos en un principio. Ya en 1972, el origen de Outlaw Kid sería modificado para dotarle de una identidad diferenciada

  2. Miguel reitero mis gracias por el curro que te pegas con esta flipada de artículos, son grandiosos y piden a gritos una edición en libro profundamente ilustrada y si es necesario varios volúmenes mejor que mejor son una maravilla del copón, gracias

  3. Muchas gracias a ti, Davis. De verdad que es un placer poder contar con lectores tan entusiastas. Los artículos que componen este índice han sido quizá los más laboriosos de todos los que he escrito para la sección. La Era pre-Marvel es un hueso duro de roer, ¡doy fe de ello!
    En cualquier caso, bien está lo que bien acaba…

  4. Enhorabuena por este maravilloso trabajo que haces en esta sección, Miguel.

    La verdad es que es de alabar el increíble trabajo de documentación y las conclusiones a las que llegas con algunos personajes prácticamente desconocidos en nuestro país.

    Por cierto, lo del cambio estético de Simon Garth nunca lo he llegado a entender, ni por qué lo hicieron, ni siquiera si fue algo orquestado por el Comic Code, cuál era su intención.

    Lo del reciclaje de conceptos es un tema muy interesante, y que quizá nos pasa más desapercibido a los lectores hoy día, pero ver en un mismo mes como salían personajes muy similares, o incluso con los mismo nombres debía de cantar bastante. Supongo que como no se podrían permitir seguir más de un par de colecciones pocos se darían cuenta en el momento.

  5. Gracias por la fidelidad, compañero.

    El nuevo “look” de Simon Garth fue por cuestiones estéticas, básicamente.
    Cuando el personaje apareció por primera vez en la antología Menace, todavía no se había implantado el Comics Code. Y Tales of the Zombie tampoco tenía que pasar por el control del Code, al tratarse de un magazine en blanco y negro. Así que en ninguna de las dos versiones hubo problemas con la (auto)censura.

    En los años setenta estaba de moda llevar el pelo largo; es posible que el cambio de imagen fuera por eso… o tal vez consideraron que la cabellera le daba al zombie un aspecto más terrorífico.

  6. Muy buen artículo Miguel, entretenido , atinado y encima he aprendido mas de una cosa del UM que antes no sabía, como sigas así te vas a convertir en nuestro YODA particular del UM, para que todos los demás pudieramos consultarte cual padawans los caminos de MARVEL (fuerza comiquera).

    Ya fuera de coñás, un magnífico artículo, que se ve que te lo has curado cantidad, y que esta hecho con un montón de cariño.

    Un abrazo Miguel.

  7. Fantásticos de nuevo tus apuntes de la era pre-marvel, intento imaginar el esfuerzo que supone recopilar este tipo de datos de la época y el calificativo “laborioso” se debe de quedar corto. Recuerdo con nostalgia el detalle comparativo de la estética de Simon Garth entre la historia de Menace y su reedición en Tales of the Zombie pues lo incluí en la ficha de Escalofio nº 2 pero con las versiones españolas de ambas historias. Muy buenas las apreciaciones de los primeros mutantes y muchas gracias por ofrecernos este índice, ¡que lástima que ya haya llegado a la Z!, espero el balance y los “cabos sueltos” anunciados. Muchas gracias Miguel por estos artículos.

  8. Ya que estamos entre amigos, os diré que mi ilusión es poder realizar una cronología completa de Marvel que llegue hasta el momento en que la editorial fue adquirida por Disney. La idea es irle poniendo fecha de aparición a todas las series y a todos los personajes mínimamente importantes. Lo que no sé es si en Panini tendrán paciencia para aguantarme la sección 20 o 30 años más, que es el tiempo que necesitaría para llevar a cabo este faraónico proyecto.

    Tengo planificado que la siguiente tanda de artículos cronológicos arranque en la primavera de 2017, y será aún más extensa que la primera. De hecho, llevo ya tiempo trabajando en ella. Como tú mismo señalas, poner en orden todos estos datos cuesta lo suyo… Bueno, es algo que ya habrás podido comprobar con tus minuciosos ensayos sobre Vértice. Que nadie piense que artículos como estos se pueden despachar en dos tardes: hay que echarles trabajo y ganas. Pero, cuando haces algo que no sólo te gusta, sino que te apasiona, está claro que es un tiempo bien aprovechado.

  9. Je, gracias por el voto de confianza. En principio, mi idea es estructurar los distintos bloques para que se puedan leer independientemente. De esta manera, si por el motivo que sea no puedo completar la cronología, al menos no quedará como un “marveloitus interruptus” .

    Para mí, lo prioritario sería cubrir la Marvel de los sesenta, setenta y ochenta. Sólo para conseguir eso ya hacen falta un buen montón de artículos…

  10. Eso me parece bien, «hasta el momento en que la editorial fue adquirida por Disney». Lo que viene después es un patético sucedáneo. Por cierto, Ka Zar es también un personaje de un par de historias pulp de los años 30. No se si Ka Zar el magnífico está basado en esas historias. Se pueden descargar de forma gratuita y absolutamente legal en esa bendición internautica que gutenberg.com

  11. Muy oportuno el enlace. Sí, es verdad que Ka-Zar The Great venía de los pulps, igual que el nombre de Marvel.
    Sin embargo, el criterio que sigo en el índice es ceñirme a las primeras apariciones de los personajes en los cómics.

    Incluso es posible que Goodman tomara “prestado” el nombre de Marvel del magazine amateur Marvel Tales, también conocido como Marvel Tales of Science and Fantasy, que había sido editado por el modesto sello Fantasy Publications entre 1934 y 1935.

    Si he fijado la cronología hasta la adquisición de Disney es porque en algún sitio había que poner el límite. Por definición, una cronología de Marvel siempre va a estar incompleta, ya que todos los meses aparecen nuevos títulos y nuevos personajes. Nos guste o no, Marvel continuará sacando cómics mucho tiempo después de que todos estemos criando malvas.

    Debo decir que a mí no me hace ninguna gracia ver a la Marvel actual supeditada al universo cinematográfico, pero supongo que es inevitable. Eso no significa que no puedan hacerse cómics interesantes … algunos tan espectacularmente buenos como la nueva serie de La Visión realizada por Tom King y nuestro compatriota Gabriel Hernández Walta. Y los números de Star Wars de Jason Aaron y John Cassaday son una auténtica gozada, por citar otro ejemplo reciente.

  12. Apoyo la moión para que se tenga a Miguel por aquí 20 o 30 años más escribiendo estos laboriosos edficantes y gratificantes artículos, si hay que ponerle cadenas con bola hacer como que ha sido un accidente pero hacerlo. Con esos planes que tiene en mente y que está realizando el bonito sueño de ver editado estos artículos en un tomo o tomos puede seguir siendo soñado

  13. Ya, lo que pasa es que a mí no me gustan las cadenas ni siquiera en los juegos eróticos… ¿No sería mejor ponérselas a la dirección de Panini para obligarles a que me mantengan la sección? (es broma, ¡es broma!)

    Definitivamente, para la cronología serán precisos varios volúmenes, que hay mucha tela por cortar. Habrá que hacerle un hueco a Hugo Danner, a Lotus Shinchuko, a Rufus T. Hackstabber, a Sherlock Holmes … ¡y hasta al Mayor Gruber, si se tercia!

Deja un comentario