Universo Comic-Books! – El Fanboy Número Uno

Con gumbo o sin gumbo, el aún bisoño George R. R. Martin publicaría dos cartas más en el correo de  Fantastic Four (números 32 y 34 de la serie americana), y una en The Avengers Nº 12 USA… Y no sólo eso, también encontró tiempo para remitir misivas a títulos de la competencia como Justice League of America, otro de sus supergrupos predilectos, o incluso al Blue Beetle de Charlton Comics. Intuyo que no es nada casual que los sellos de algunas casas mencionadas en Canción de Hielo y Fuego tengan su correspondiente traslación comiquera. Así, el emblema de la Casa Bettley muestra a tres escarabajos azules (en inglés, “blue beetles”) sobre un campo de oro, y la heráldica de la Casa Sarsfield la atraviesa una significativa flecha verde. Quizá el homenaje más obvio lo encontremos en ese imponente murciélago que se destaca en el estandarte de la Casa Lothston… Pero es que, además, el escudo de armas de la Casa Whent lo componen nueve murciélagos dispuestos sobre un fondo dorado, lo cual se explica porque en sus orígenes los Whent prestaban servicio como caballeros a las órdenes de la Casa Lohthston.

escudos

Escarabajos azules, una flecha verde, un murciélago… La conclusión parece elemental, querido Alfred: en el Juego de Tronos, o ganas… ¡o te unes a la Liga de la Justicia

Y los que echéis en falta referencias genuinamente marvelianas tan sólo tenéis que echar un vistazo al distintivo de la Casa Webber… ¿Podría ser que hayamos descubierto por fin el linaje oculto de los Parker?

Este es el escudo de armas que luce con orgullo la noble Casa Webber. Que se sepa, todavía no se ha integrado en el Spiderverso, ¡pero todo se andará!

Este es el escudo de armas que luce con orgullo la noble Casa Webber. Que se sepa, todavía no se ha integrado en el Spiderverso, ¡pero todo se andará!

Lo que no está tan claro es que la Casa Stark guarde relación con cierto vengador transistorizado, ya que la feroz rivalidad existente entre los Stark y los Lannister parece inspirarse en la histórica Guerra de las Dos Rosas que enfrentó a las casas inglesas de York y Lancaster entre 1455 y 1487. Al igual que los Lannister, los miembros de la Casa Lancaster vivían en el sur del país y hacían gala de su opulencia, con un estilo de vida que poco tenía en común con el de sus vecinos norteños de York.

En cambio, sí admiten interpretación en clave comiquera la Casa Charlton, la Casa Mandrake o la Casa Banefort, cuyo sello preside un encapuchado… A decir verdad, toda la obra está llena de referencias, más o menos evidentes, incluidas aquellas que rinden tributo a reconocidos autores del género fantástico. Lástima que no dispongamos de espacio para extendernos en detalles, pero tenemos pendientes otras historias relacionadas con Mr. Martin que requieren nuestra inmediata atención…

Hace unos meses se filtró la noticia de que el afamado novelista había entablado negociaciones con Marvel porque le apetecía escribir un cómic del Doctor Extraño. Por desgracia, las condiciones que planteó no fueron consideradas aceptables por la editorial. Martin pretendía que en el contrato se estipulara claramente que su historia quedaría ahí “forever and ever”, de modo que en ningún caso pudiera ser objeto de posteriores modificaciones o implantes retroactivos de continuidad. También quería “aislar” al Doctor Extraño del resto de personajes para quedar al margen de macroeventos y similares. Según mi modesto criterio, se trataba de peticiones bastante razonables desde un punto de vista creativo, pero estaba cantado que Marvel iba a rechazarlas, máxime teniendo en cuenta que la película protagonizada por el Hechicero Supremo se encuentra ya en fase de rodaje. No nos engañemos: a nadie le gusta que manoseen sus argumentos, pero los universos superheroicos son campos de juego compartidos y nadie puede pretender que le concedan “inmunidad plena”, aunque muchos pensemos que en este caso tal vez se debería haber hecho una excepción.

Al margen de que su proyecto para el Doctor Extraño pueda acabar sepultado en la Dimensión Oscura, lo cierto es que la firma de George R. R. Martin ya se había dejado ver con anterioridad en unos pocos títulos Marvel. Además de las adaptaciones de El Caballero Errante, que en realidad eran una producción de Dabel Brothers, debemos contabilizar en su casillero dos cómics de superhéroes que aún hoy permanecen inéditos en nuestro país. El primero de ellos fue Heroes for Hope starring The X-Men de 1985, un proyecto benéfico del que seguramente ya habréis oído hablar y al cual esperamos poder dedicar una sección en un futuro próximo. Os adelanto, eso sí, que tres páginas de dicho especial estaban ilustradas por Herb Trimpe y Sal Buscema a partir de textos de Martin. Mucho más desconocido es el segundo cómic marveliano en el que llegó a participar el autor de Nueva Jersey: me refiero a la serie limitada Epic inspirada en la antología fantástica Wild Cards. Contemporánea de Watchmen, con la que podría trazarse un cierto paralelismo, Wild Cards plantea un curioso escenario donde la población de Nueva York entra en contacto con un devastador virus alienígena en el año 1946. Entre los pocos que logran sobrevivir se desencadenan diversas reacciones, lo que da origen a los mutados “jokers” y a los superheroicos “ases”.

Wild Cards cuenta con más de veinte libros aparecidos hasta la fecha, y Martin colabora no sólo como escritor de algunos episodios, sino también como coordinador general de la edición. Os interesará saber que el mismísimo Chris Claremont tuvo ocasión de escribir un relato para el octavo volumen de la serie. También Neil Gaiman se animó a contactar con Martin en 1987 para aportar su granito de arena al proyecto, pero fue rechazado debido a que apenas contaba con experiencia profesional por aquel entonces. La anécdota llama aún más la atención si se considera que la propuesta de Gaiman introducía en el universo Wild Cards un extraño personaje que vive en sueños… ¿A que el concepto os resulta familiar? Huelga señalar que su idea terminaría siendo reciclada poco después en formato comic book, ¡con bastante mejor fortuna, qué duda cabe!

La serie Epic de Wild Cards constaba de cuatro números Prestige que se comercializaron en 1990, encargándose la realización artística a un nutrido elenco de dibujantes, entre ellos Gray Morrow, Lee Weeks, Jackson Guice, Timothy Truman, Larry Stroman, Marshall Rogers, Mark Nelson, Tom Yeates, Michael Bair o Barry Kitson. Incluso se podía ver en algunos capítulos a Al Williamson y Fred “Mandrake” Fredericks oficiando como entintadores de postín, mientras que el grueso de los guiones recaía en Lewis Shiner, tomando como base el material de los libros. El propio Martin figuraba en los créditos como co-guionista del tercer número de la colección, ya que en dicho ejemplar se adaptaba al cómic su historia con el origen de la Tortuga, el telequinético más poderoso del colorido mosaico Wild Cards. Por cierto, volviendo por un instante al tema de la heráldica en Canción de Hielo y Fuego, os diré que en el emblema de la Casa Tudbury sobresale un quelonio marrón, algo que sólo cabe interpretar como un guiño hacia los lectores conocedores de ambas obras, lo mismo que la tortuga marina de la Casa Estermont

Wild Cards Nº 3 USA (Epic, 1990) desvelaba el misterio de la poderosa Tortuga, el “as” creado por George R.R. Martin cuya plasmación gráfica en el cómic correría a cargo de Barry Kitson.

Wild Cards Nº 3 USA (Epic, 1990) desvelaba el misterio de la poderosa Tortuga, el “as” creado por George R.R. Martin cuya plasmación gráfica en el cómic correría a cargo de Barry Kitson.

Al cabo de un par de años, Marvel publicaría un nuevo serial de Wild Cards escrito por Shiner, con dibujos de John M. Burns, Mike Miller, Lee Sullivan y David Roach. En esta ocasión, se trataba de cuatro episodios cortos que formaban parte de los contenidos de una antología Prestige titulada simplemente Epic, donde también encontrarían acomodo temporal otras cabeceras de la línea como Hellraiser, Nightbreed, Stalkers o Alien Legion. Aquel experimento cosechó unos resultados comerciales más bien discretos y ya no tendría continuidad. Siempre nos quedará la duda de saber hasta dónde podría haber llegado el Wild Cards marveliano si al frente del cómic se hubiera puesto a otro guionista con más solvencia y conocimiento del medio (aquí la comparación con el soberbio Astro City de Kurt Busiek y Brent Anderson se antoja poco menos que inevitable).

Todavía nos queda por relataros una última anécdota que tiene como protagonista al George R. R. Martin más “fanboy”. Vamos a situarnos en una fecha muy específica, la correspondiente al 27 de julio de 1964. Después de la hora del almuerzo, el calor aprieta de lo lindo en Manhattan y la primera New York Comicon se dispone a abrir sus puertas… ¡sólo durante esa tarde! Hablamos de un evento sumamente modesto, casi espartano, que el fan Bernie Bubnis había conseguido sacar adelante tras varias intentonas fallidas. En total asistirían 43 personas, con eso está dicho todo. El invitado estrella no era otro que Steve Ditko, en lo que sería su primera ¡y última! aparición en una Comicon. También se dejarían ver por allí Tom Gill, dibujante de los cómics de El Llanero Solitario, y Flo Steinberg, la secretaria de Stan Lee. Su jefe la había enviado como “espía” para que le informara de qué iba todo aquel invento. Había cinco puestos para vender tebeos, uno de ellos ocupado por Phil Seuling, quien más adelante pondría en marcha otros certámenes, ya con un planteamiento más profesional. Un adolescente Len Wein llegó a formar parte del comité organizativo, al menos en su fase inicial, y se dice que es a él a quien habría que atribuirle la paternidad del término “comicon”. Wein ha confirmado asimismo la identidad del primer aficionado que accedió al recinto, inscribiendo su nombre con letras de oro y fuego valyrio en los anales del fandom USA… Ese aficionado ilustrísimo, ya lo habréis adivinado, se llamaba George Raymond Richard Martin. ¡Si eso no merece un premio al orgullo CB!, que el espectro del Rey Kirby descienda de su trono de hierro para fulminarnos a todos!

Miguel G. Saavedra

Marvel La carta de George R.R. Martin reproducida en The Avengers Nº 12 USA ponderaba el trabajo de Don Heck y Dick Ayers en la novena entrega de colección, además de elevar el guión de Stan Lee a la categoría de “obra maestra”. Para el joven Martin, la calidad de este número concreto con el origen del Hombre Maravilla había sido incluso superior al Fantastic Four del mes, aunque este último título siguiera mereciendo la consideración de “el mejor cómic del mundo”.

La carta de George R.R. Martin reproducida en The Avengers Nº 12 USA ponderaba el trabajo de Don Heck y Dick Ayers en la novena entrega de colección, además de elevar el guión de Stan Lee a la categoría de “obra maestra”. Para el joven Martin, la calidad de este número concreto con el origen del Hombre Maravilla había sido incluso superior al Fantastic Four del mes, aunque este último título siguiera mereciendo la consideración de “el mejor cómic del mundo”.

Miguel G. Saavedra

Miguel G. Saavedra

Hace mucho tiempo, Miguel G. Saavedra decidió que no quería crecer... y no lo hizo. A día de hoy, todavía sigue empeñado en sobrevivir a su propia reputación.
Miguel G. Saavedra

Latest posts by Miguel G. Saavedra (see all)

10 Comentarios

en “Universo Comic-Books! – El Fanboy Número Uno
10 Comentarios en “Universo Comic-Books! – El Fanboy Número Uno
  1. Un artículo muy interesante. Curiosamente, lo leía la semana pasada en su publicación original y me ha ayudado mucho para una de mis colaboraciones de esta web. Un gran trabajo, Miguel.

  2. ¡Muchas gracias, compañero! Os voy a pasar ahora una noticia de última hora que podría parecer una inocentada, pero que no lo es… Según informa Hollywood Reporter, Paramount Pictures y Allspark Pictures (propiedad de Hasbro) han anunciado un acuerdo para desarrollar un nuevo universo cinemático que incluirá a Rom, los Micronautas, G.I. Joe, M.A.S.K. y Visionaries. Todas son licencias “jugueteras” que han llegado a contar con adaptaciones al cómic, algunas más conocidas que otras. En el caso de Visionaries, la línea Star de Marvel publicó en 1987 una serie limitada de los “Caballeros de la luz mágica”, aunque nunca se editó en España. La guionizaba Jim Salicrup (el editor de la revista Marvel Age) y los dibujos corrían a cargo de un recién llegado Mark Bagley. Por su parte, DC llegó a sacar diversos títulos de M.A.S.K., también a mediados de los ochenta.
    En fin, lo que nos interesa a nosotros es que en el futuro se materialicen los proyectos cinematográficos relacionados con los Micronautas y Rom. Eso sí, mucho me temo que no podrán incluir en los films a personajes cuyos derechos pertenezcan a Marvel.

  3. Yo había visto la noticia de pasada en estos días, pero estoy de acuerdo en que es una buena noticia. Todo parece indicar que estamos más cerca de ver reeditadas ciertas series que con el paso del tiempo se han convertido en obras de culto.

  4. En realidad, la noticia es de ayer mismo y hace referencia a las películas más que a los cómics. También hay que decir que mucha gente la ha visto con cierto grado de escepticismo, cosa lógica si consideramos que los films de Transformers y G.I. Joe cuentan con no pocos detractores entre los fans.
    Esperemos que la película de Micronautas se parezca a Star Wars… y que la de Rom no se parezca demasiado a las de Transformers.

    Como este va a ser el último Universo Comic Books del 2015, aprovecho para desearos unas felices fiestas y un próspero año nuevo. ¡Mucha suerte para todos!

  5. Artículo muy colorido o ilustrativo.

    Esperemos que la peli de MICRONAUTAS no sea como ANT-MAN, y que reediten la etapa dorada de Michael Golden entonces, como hicieron con éste otro.

  6. Por el momento, IDW y Marvel no han comunicado nada concreto acerca de la posibilidad de reeditar el material clásico de Micronautas y Rom. Ya indicamos en una anterior sección que IDW va a sacar series nuevas de los personajes, pero de las antiguas nada se sabe. Depende de que logren ponerse de acuerdo.

    Quizá lo más lógico sería que hicieran un intercambio de cromos: IDW se queda con la reimpresión en tomos de la cole de Rom y Marvel con las dos de Micronautas… más la serie limitada X-Men/Micronautas, de la que tampoco conviene olvidarse.

  7. Totalmente de acuerdo contigo!

    Y supongo que les resulta más fácil contratar mano de obra actual abaratada en costes, que gastarse más dinero en adquirir los derechos de las obras de los Grandes Autores del Mundo del Comic.

  8. La peli de ROM puede salir bien, si la hacen algo oscura. La de MICRONAUTAS capaz que sea como la de LOS GUARDIANES DE LA GALAXIA.

    Feliz 2016!!

  9. Espero no sin cierta impaciencia e ilusión que algún día se pueda estrenar una buena peli de ROM, junto con otra de LOS MICRONAUTAS, y que si la cosa marcha, haya continuaciones incluso trilogías, porque no, acaso soñar no es gratis.

    Gracias por tu artículo Miguel, y por mantener la llama viva de la vieja magia Marvel; EXCELSIOR

  10. Pingback: Universo Comic-Books! - Índice de la sección

Deja un comentario