Universo Comic-Books! – Orígenes Secretos

Cuando hace unos meses os detallábamos los orígenes editoriales del Capitán Britania, se quedaron en el tintero algunas cosillas de interés, así que vamos a dedicar un espacio para comentarlas aquí. Antes de abordar otras cuestiones, convendría recalcar que Marvel UK funcionaba de una manera un tanto sui generis a la hora de establecer su política editorial. Acertada o equivocadamente, ellos partían de la premisa de que los comic books USA sólo tendrían éxito en el mercado inglés si se adaptaban a las peculiaridades del mismo. Neil Tennant, el director editorial, se encargaba de retocar algunas expresiones de los tebeos originales para darles un toque más “british”, y el equipo de producción censuraba ocasionalmente la indumentaria de los personajes femeninos si se consideraba demasiado provocativa.

Para la presentación en sociedad del Capitán Britania se escogió un formato de magazine semanal, prescindiéndose de utilizar cubiertas de papel satinado. ¿Recordáis aquellos añejos tebeos Bruguera de Mortadelo, Pulgarcito, DDT o Tío Vivo? Pues vendría a ser algo así, sólo que a un tamaño algo mayor. Las primeras ocho páginas se imprimían a todo color y presentaban un episodio del Capi, que para algo era el protagonista principal de la colección. Después seguía un pliego de 16 páginas en blanco y negro donde se recuperaba la etapa de Stan Lee y John Buscema en Fantastic Four a partir del  # 110 USA. Cada número reproducía tan sólo medio episodio, llenándose las páginas restantes de este bloque con noticias, correo de los lectores y publicidad, amén de una sección de pasatiempos a cargo de Owen McCarron. Este último acabaría dando el salto al otro lado del charco con la revista Fun and Games en 1979.  Con las ocho páginas finales se recuperaba de nuevo la paleta cromática al completo para serializar el Nick Fury Agent of SHIELD de Jim Steranko, también a razón de medio episodio por ejemplar. Posteriormente, recurrirían asimismo a episodios extraídos de Marvel Team-Up y otras cabeceras.

Esto de publicar cómics Marvel en color, aunque fuese parcialmente, fue recibido con gran alborozo por los lectores de las islas. Pensando en hacer más atractiva la publicación, el primer número ofrecía como obsequio una máscara de cartón del Capitán Britania, mismo material a partir del cual se confeccionaría el rudimentario bumerán que se adjuntaba con el segundo ejemplar. Aquel cómic inaugural incluía, además, una introducción firmada por Stan Lee.

Con todo, el aspecto más insólito de aquellos primeros tebeos del Capitán Britania fue resultado de la  descoordinación existente entre las oficinas de Marvel en Inglaterra y en los Estados Unidos. Cabe indicar que las historietas se confeccionaban en la sede central de Marvel en Nueva York, inicialmente con Chris Claremont, Herb Trimpe y Fred Kida como equipo creativo. Larry Lieber oficiaba como coordinador editorial, además de ilustrar las primeras portadas, y hay quien asegura que podría haber participado en el diseño del personaje. Unos sketches suyos reproducidos en el tomo recopilatorio Captain Britain: The Birth of a Legend parecen avalar dicha tesis.

Una vez completados, los cómics se remitían a Marvel UK para que allí procedieran a la publicación propiamente dicha de la revista. Los primeros episodios del Capitán Britania constaban de una extensión de ocho páginas, por lo que en teoría deberían poder acomodarse en el pliego inicial a color. Pero ya hemos indicado antes que aquí no había cubiertas al uso, así que la primera página había que reservarla forzosamente para reproducir la portada. Al parecer, nadie había reparado en este importante detalle, lo que provocó que en Marvel UK se encontraran con un problema “técnico” de muy difícil solución: ¿Cómo encajar capítulos de ocho páginas a color si sólo dispones de espacio para siete…? Al final, la originalísima fórmula que se sacaron de la manga consistió en  imprimir a color únicamente las siete primeras planchas del relato, reproduciendo la última en blanco y negro. Luego, para disimular un poco, trataron de colárselo a los lectores anunciando que se trataba de una “página para colorear”… ¡Desde luego, desparpajo no le faltaba al futuro integrante de los Pet Shop Boys! A partir del número cuatro, en Marvel USA rectificaron y acortaron a siete páginas los episodios, con lo cual ya era posible reproducirlos íntegramente a color.

Este apaño de las páginas “coloreables” se hizo servir para los números dos y tres de la cabecera. Para el primer número, en cambio, se optó por una solución más radical: a primera vista, el episodio del Capi parece constar sólo de siete  páginas; sin embargo, la sensación que uno tiene al leerlo es que en Marvel UK sacaron las tijeras y suprimieron sin contemplaciones la página inicial… ¡Menudo sistema de cuadrar la maquetación de la revista! Si prestáis atención a la ilustración que reproducimos justo a continuación, entenderéis mejor lo que intento explicaros…

De esta manera tan abrupta comenzaban las aventuras de Brian Braddock en el primer número de Captain Britain. Dos cuestiones pertinentes: ¿Dónde está el título? ¿Por qué no figuran destacados ni el nombre del personaje ni la leyenda “Stan Lee Presents”? ¡Definitivamente, el diseño no se corresponde a lo que se supone que debe ser la primera página de un cómic Marvel!

 

 

El tema podría considerarse meramente anecdótico si no fuera porque estamos hablando del debut en viñetas del Capitán Britania, algo que le confiere un valor histórico que va mucho más allá de la página en sí misma. El misterio que envuelve a esta singular “pagina fantasma” es tan insondable que hasta ahora nadie se había percatado de su existencia… ¡Por lo que a mí me consta, en esta sección somos los primeros en referirnos a ella!

 

 

No podemos descartar que la plancha eliminada fuera la misma ilustración que aparecía reproducida como pin-up en la página 31 del ejemplar y que también se hizo servir con fines promocionales . De hecho, cuando la historia se reeditó tiempo después en la cabecera USA Marvel Tales, la susodicha ilustración sería reciclada para poder hacerla servir como splash page introductoria del episodio, tal como se muestra en la imagen de la derecha…

A falta de una confirmación oficial, tan sólo nos queda especular a este respecto. Quizás el único que podría sacarnos de dudas sería el propio Tennant, suponiendo que se acuerde de lo que sucedió… que ya es mucho suponer.

Tras su accidentado arranque, la colección UK del Capitán Britania mantendría su formato algo menos de medio año. A partir del número 24, coincidiendo con el desembarco de John Buscema y Tom Palmer como nuevo tándem artístico, el magazine incorporó cubiertas “de verdad” y se amplió a cuatro el número de seriales incluidos en cada ejemplar, prescindiéndose totalmente de las páginas a color. De este modo, conseguían mantener el precio de la publicación en unos asequibles diez  peniques. Además, para promocionar esta nueva etapa de la cabecera, regalaban “el Super Jet del Capitán Britania”, que en realidad no pasaba de ser un simple avioncito de cartón. ¡Menos da una piedra, que diría el clásico!

He aquí la primera plancha de Captain Britain # 24 UK, reproducida directamente a partir del original. John Buscema y Tom Palmer se mantendrían como equipo creativo a lo largo de siete episodios en total. Comparad el layout de esta página con el que os mostrábamos antes: ¿Verdad que hay una más que considerable diferencia entre ambos…? Si en los créditos figura el nombre de George Roussos es porque el cómic estaba pensado para publicarse en color. Al tomarse la decisión de imprimirlo en blanco y negro, se suprimió esta referencia. Además, en la versión de los créditos que finalmente vio la luz figuraría que Larry Lieber había colaborado en la realización de los diálogos junto a Gary Friedrich.

A los sufridos lectores ingleses no les quedó más remedio que acostumbrarse a las publicaciones autóctonas, debido a la dificultad que planteaba conseguir los comic books originales americanos. Es más, muchos coleccionistas guardan un grato recuerdo de aquellos tebeos porque descubrieron el Universo Marvel gracias a ellos. Los que tengáis una cierta edad ya sabéis que al final la nostalgia tiende a pesar más en la balanza que las deficiencias que pudieran lastrar las ediciones… ¡Esto no lo dice ningún clásico, sino yo, pero es igualmente cierto!

Miguel G. Saavedra

 

 

Cuando la cabecera Marvel Tales recuperó el origen del Capitán Britania en 1981, lo hizo complementando a las habituales reediciones de Amazing Spider-Man. La inclusión del pin-up del Capitán Britania a modo de splash page no fue el único cambio reseñable que afectó a esta nueva versión: tanto los textos como la parte grafica del cómic original fueron alterados sustancialmente, insertándose páginas nuevas como enlace y eliminándose otras. ¡Ni siquiera se respetó la estructura narrativa de la historia de Claremont y Trimpe! Esta extraña remezcla se extendió a lo largo de tres entregas de cinco páginas, serializadas en Marvel Tales # 131 a 133 USA.

Miguel G. Saavedra

Miguel G. Saavedra

Hace mucho tiempo, Miguel G. Saavedra decidió que no quería crecer... y no lo hizo. A día de hoy, todavía sigue empeñado en sobrevivir a su propia reputación.
Miguel G. Saavedra

Latest posts by Miguel G. Saavedra (see all)

8 Comentarios

en “Universo Comic-Books! – Orígenes Secretos
8 Comentarios en “Universo Comic-Books! – Orígenes Secretos
  1. Un artículo muy interesante, Miguel.

    La verdad es que desconocía que en Marvel UK trabajan al estilo Bruguera, siempre pensé que eran reediciones de material americano sin más, o materiales de propia creación. Es increíble las chapuzas que llegan a hacer algunos. Tampoco he llegado a entender como el cantante de Pet Shop Boys tuvo ese trabajo. No deja de ser curioso como en su entrada en la Wikipedia se ha borrado todo el rastro de cualquier relación con Marvel o con el mundo del cómic, en beneficio de toda su carrera ligada a la música.

  2. Sin embargo, en la versión inglesa de Wikipedia sí hablan de la etapa de Neil Tennant como editor en Marvel UK.

    Creo recordar que él mismo se ha referido a ella en redes sociales. Acababa de completar sus estudios y aquel fue su primer trabajo profesional.

    Aunque tamoco parece que sea muy fan marveliano que digamos. No me consta la existencia de ninguna canción de los Pet Shop Boys donde se haga mención a personajes Marvel, ni siquiera de refilón.

  3. Sería de esos primeros trabajos que coges por compromiso, sin que te gusten demasiado, pero por hacer algo para ganar dinero. Y ya no es que no sea fan de Marvel, es que tampoco parece que le interesen mucho los cómics. Lo cual es algo que no suele ser muy habitual en el medio.

  4. Buen aporte… la verdad es que “con retoques o sin ellos”, seria interesante ver este material en España.

  5. A mi me molaría ver también este material editado algún día, Claremont, Buescema, Palmer Trimpe…. y hay cositas de Marvel UK que si que llegaron por aquí que en su momento me gustaron y alguna mucho como la maxiserie de los Caballeros de Pendragon, muy interesante el artículo Miguel, gracias de nuevo por estas joyitas que nos regalas

  6. Gracias a todos por los comentarios. Lo normal es que estos episodios del Capitán Britania acabe publicándolos Panini, tarde un poco más o un poco menos.

    Es raro que Vértice no editara las historias en su momento. Les habrían venido muy bien para utilizarlas como complemento.

  7. Pingback: Universo Comic-Books! - Índice de la sección

Deja un comentario