THE SAVAGE SWORD OF CONAN vol.1 nº 25
Portada
Brian Moore
CB:071486022912
Ilustración de la 2ª cubierta
Ed Davis
Datos Generales Índice
Diciembre 1977
Grapa 20,3 x 27,9 cm
Blanco y Negro 1$
64 Páginas + cubiertas
Editor
Roy Thomas
Este número contiene 2 historias:
  1. Jewels of Gwahlur (43 págs.)
  2. "The Cold Hands of Death" (13 págs.)
Comentarios de la edición
  • En la 2ª cubierta se incluye una ilustración de Conan y Bêlit, realizada por Ed Davis. Esta ilustración se reeditó en The Savage Sword of Conan TPB #3 (Dark Horse).
  • Contiene un índice.
  • Delante de la 1ª historia se incluye un mapa de la Era Hiboria acompañado por un texto extraído de las Crónicas Nemedias, obra de Robert E. Howard, a modo de introducción. También se añade una cita extraída de "A probable Outline of Conan's Career", escrito por P. Schuyler Miller y John D. Clark.
  • Contiene la sección de correo de los lectores "Swords and Scrolls" (2 páginas).

"Jewels of Gwahlur"
Equipo Creativo
Guión Lápiz Tinta Color Rotulación
Roy Thomas Dick Giordano Dick Giordano - Terry Austin - Jim Novak
Detalles
Protagonistas Conan
Personajes Secundarios Gorulga - Muriela - Sacerdotes de Keshan - Valeria - Yelaya - Bît-Yakin
Personajes Invitados -
Enemigos Thutmekri - Zargheba - Gwarunga - Siervos de Bît-Yakin
Comentarios de la historia
  • Esta historia es la adaptación de un relato del mismo título escrito por Robert E. Howard.
  • Gwarunga y Gorulga mueren en esta historia.
  • Aunque Terry Austin no viene acreditado, parece que realizó labores de entintado en esta historia. Dato aportado por Grand Comics Database (GCD).
  • La rotulación es un dato aportado por Grand Comics Database (GCD).
  • La historia está dividida en tres partes cuyos títulos son: Part I "Jewels of Gwahlur!" (11 páginas): Part II "A goddess awakens" (14 páginas); Part III "The teeth of the gods!" (18 páginas).
  • El título de la primera parte no lleva signo de admiración en el índice, pero sí lo lleva en la historia.
  • La anterior aparición de Thutmekri tiene lugar en Savage Tales vol.1 #2-Savage Tales vol.1 #3, aunque Conan recuerda su anterior encuentro sucedido en Conan the Barbarian vol.1 #28.
  • Bît-Yakin solo aparece en esta historia a través de flashbacks y escenificaciones del pasado.
  • Valeria aparece únicamente en un flashback que recuerda los hechos ocurridos en Conan the Barbarian vol.1 #108 durante el relato "Red Nails". Según los recuerdos de Conan, esta historia transcurre tras lo hechos ocurridos en Savage Tales vol.1 #2, cuando se separa de la pirata. Sin embargo, esto no encajaría con la secuela del relato que se publicó años después y que comenzó en The Savage Sword of Conan of Conan the Barbarian vol.1 #211.
  • Yelaya solo aparece en flashback, en la historia solo podemos ver su cadáver incorrupto.
  • Zargheba solo aparece en flashback, en la historia solo podemos ver su cabeza decapitada, aunque podría considerarse que también está tras las escenas.
Sinopsis
Tras su paso por la ciudad de Xuchotl, Conanse separa de Valeria con la intención de quedarse en Keshan y buscar en secreto las joyas conocidas como los Dientes de Gwahlur. De ese modo, se presenta voluntario para entrenar a los ejércitos del país y dirigirlos contras las tierras de Punt, habitadas por sus ancestrales enemigos. Todo iba bien hasta que llegó Thutmekri a la cabeza de una embajada de la vecina Zembabwei. Thutmekri y su socio Zargheba le ofrecen un trato al rey de Keshan. Sus ejércitos invaden Punt para él a cambio del monopolio del comercio de la zona y un puñado de dientes de Gwahlur. Gorulga el máximo representante de los Sacerdotes de Keshan afirma que antes de tomar una decisión hay que conocer la voluntad de los dioses y debe consultar al oráculo de Alkmeenon. Conan aprovecha esta circunstancia para espiar a varios miembros de la congregación hasta obtener el paradero de la escondida ciudad, donde se encuentran las joyas que le han llevado allí. Durante dos noches y un día galopa hasta llegar a un acantilado que escala. Poco antes de llegar a la cima se encuentra con una cueva, en la cual haya una momia con un pergamino entre las manos. El cimmerio se guarda el legajo para alcanzar la cima y observar con sus propios ojos un valle lleno de espesa vegetación en el que se puede observar el desierto palacio de Alkmeenon. Una vez dentro, Conan pasea por las derruidas estancias hasta tropezar con un altar en el que se encuentra una mujer que yace muerta e incorrupta. En su búsqueda de las joyas descubre la historia de Yelaya y Bît-Yakin, a través del pergamino que robó a la momia, dando sentido a la mujer que vió en el ara. En esos momentos oye el sonido de un gong. Pero cuando acude al lugar no encuentra a nadie. Un poco más adelante, el suelo se desprende a sus pies y acaba arrastrado por un río subterráneo. Gracias a unas escaleras que hay en las paredes consigue salir de nuevo al palacio. De nuevo acaba en la sala del altar, pero en esta ocasión la joven se levanta afirmando ser una diosa, aunque el cimmerio la reconoce como Muriela, una sirvienta de Zargheba. De ese modo, la joven le cuenta el plan de su amo, que pretende que suplante a Yelaya cuando los Sacerdotes de Keshan vengan a consultar el oráculo, incluyendo no solo la obtención de las joyas, sino pidiendo incluso la muerte del cimmerio. Conan le pide que siga con el plan, pero que cambie sustancialmente su papel, para que él sea el que deba guardar las joyas, y la alianza no fructifique, mientras irá en busca de Zargheba para protegerla de él. Sin embargo, al acudir al lugar de encuentro prefijado, solo encuentra su cabeza decapitada. En esos instantes ve llegar a los sacerdotes de Keshan, a los que espía mientras Muriela interpreta su papel. Después de ver marchar a la comitiva, conan va en busca de Muriela, que está siendo atacada por Gwarunga, un sacerdote aliado con Zargheba. El cimmerio lo deja inconsciente de un golpe y envía a la muchacha por su tiara, mientras se deshace del cadáver. Sin embargo, Muriela grita su nombre, pero cuando Conan va en su auxilio se encuentra el verdadero cuerpo de Yelaya. Investiga la zona y descubre una puerta secreta que consigue abrir, llevándolo a un pasillo subterráneo, donde unos frescos le revelan el misterio de Bît-Yakin. De repente una piedra cae sobre él, pero consigue esquivarla. Regresa el camino, pero la puerta se cierra, consiguiendo abrirla gracias a un cerrojo que encuentra en la oscuridad. De nuevo en el palacio, descubre que han desaparecido todos los cuerpos que dejó antes de marcharse de la estancia. El cimmerio decide seguir a los sacerdotes, llegando al templo de los keshanos, oculto en la selvática zona. Una vez en el interior, encuentra a los sacerdotes adorando a un gigantesco dios, cuando aparece Yelaya proclamando su muerte, así como la alianza con Thutmekri. Cuando los sacerdotes salen de la sala, el bárbaro escala por los diferentes niveles de la estancia hasta llegar a Yelaya para descubrir que no es más que un cuerpo animado artificialmente. Entonces es atacado por Gwarunga, al que atraviesa con su espada. Poco después, en otra estancia, libera a Muriela de sus cadenas a los pies otra gigantesca estatua de un dios. Esta le cuenta que ha visto a unas extrañas criaturas, mientras el cimmerio le revela la verdadera historia de los Siervos de Bît-Yakin y como este utilizaba el cuerpo de Yelaya para sus fines. Conan toma a la muchacha y se disponen a salir de allí cuando observan desde un puente de piedra como los sacerdotes sacan las joyas de su escondite, momento en el que son masacrados por los antiguos sirvientes de Bît-Yakin. Tras la matanza, Conan baja a recuperar el cofre con las gemas y regresa con Muriela para salir del lugar. Una vez en el exterior, son atacados por una de las criaturas. Conan se enfrenta a ella, pero a pesar de la gran herida que le inflige, es derribado, cayendo a al vacío. A pesar de la caída, el bárbaro se recupera y sube rápidamente para evitar que la criatura se lleve el cofre y a la chica. Sin embargo, cuando estaba muy cerca, la criatura tropieza y cae, soltando ambas cargas. Conan debe elegir entre el cofre y Muriela, pero no lo duda y salva ala muchacha, mientras las joyas se pierden para siempre en el fondo del río. Finalmente, el cimmerio carga con la muchacha y escapan de sus perseguidores hasta llegar a su caballo y poner rumbo a Punt. Ambos han urdido un plan en el que podrían conseguir mucho dinero explotando las dotes de actriz de Muriela.
Ediciones Españolas Reimpresiones
  • Relatos Salvajes vol.1 #62 - Vértice
  • La Espada Salvaje de Conan Vol.1 #9 - Forum
  • La Espada Salvaje de Conan Vol.1 (2ª Edición) #9 - Forum
  • La Espada Salvaje de Conan Vol.1 3ª edición (Edición coleccionistas) #9 - Forum
  • La Aventura de Conan / Antología 15 años - Forum
  • La saga de Conan vol.1 #22 - Planeta
  • Coleccionable La Espada Salvaje de Conan Vol.1 #9 - Planeta
  • Conan Saga vol.1 #20
  • The Savage Sword of Conan TPB #3 (Dark Horse)

  • ""The Cold Hands of Death""
    Equipo Creativo
    Guión Lápiz Tinta Color Rotulación
    Don Glut Steve Gan Dino Castrillo - Jim Novak
    Detalles
    Protagonistas Solomon Kane
    Personajes Secundarios -
    Personajes Invitados -
    Enemigos Súcubo
    Comentarios de la historia
    • La rotulación es un dato aportado por Grand Comics Database (GCD).
    Sinopsis
    Solomon Kane llega hasta Rumanía, con rumbo a Transilvania. Por el camino se detiene en unas ruinas, donde atisba el mal en un espejo que rompe con su espada. En ese mismo instante, observa la escultura de una mujer de belleza cautivadora, que le transmite unos deseos irrefrenables que consigue apartar de su mente destruyendo la efigie de piedra. Poco después, se aloja en una posada. Durante la noche, sueña con la mujer de la estatua, volviendo a él la tentación carnal. Entonces, el puritano se despierta y ve junto a él a la mujer de la estatua en carne y hueso, la cual lo seduce sin que pueda resistirse. A medida que la pasión se desata, Kane nota que sus fuerzas flaquean, descubriendo que su compañera de cama es una súcuba. A duras penas consigue alcanzar su pistola, que consigue disparar para alejar de él al ser demoníaco. Al día siguiente, débil todavía, regresa a las ruinas en busca de la mujer. Allí encuentra a la súcuba, cuya belleza le hace volver a sucumbir en la tentación. Sin embargo, un trozo del espejo que rompió refleja la verdadera imagen del súcubo, lo que le permite utilizar su espada para decapitarla. Tras la muerte del demonio, Kane recupera sus fuerzas, reza a su dios y continúa su viaje hacia el castillo del conde Drácula.
    Ediciones Españolas Reimpresiones
  • Relatos Salvajes vol.1 #62 - Vértice
  • Solomon Kane - Sword Studio
  • Conan Saga vol.1 #20
  • The Saga of Solomon Kane (Dark Horse)