Presentación de Marvel, ¡qué hermosa eres!

El Universo Cinemático Marvel ha revitalizado el concepto de franquicias cinematográfica y cada vez más televisiva, de un modo sólo comparable a la propia irrupción siete décadas antes del propio Universo Marvel en el cómic. Al fin y al cabo una Marvel nació de la otra, y a su imagen, y ambas han seguido entrelazándose durante esta octava década en común pese a los vaivenes corporativos y la fragmentación de partida de sus derechos. Pero a veces, el mismo gigante mediático puede ocultar la vastedad del iceberg sumergido de viñetas bajo la superficie del celuloide. Y por ello, el humorista (y muchas cosas más) Arturo González-Campos,  se presta a hacernos de guía más allá de la pantalla, apoyándose en la apoteosis de la “Saga del Infinito” para presentar definitivamente entre sí a ambas Marvel.

Marvel, ¡qué hermosa eres! retoma el espíritu desenfadado pero devoto de sus anteriores La Fuerza para cuñaos, Si yo tuviera una escoba y Batman mola más que tú, amén de su añorada colaboración en la revista Marvel Age. No podíamos faltar a su presentación,el pasado 30 de noviembre, que extractamos a continuación con un poco de retraso para darles tiempo a los compañeros de Tomos y Grapas, que acogieron el acto en su flamante nueva librería madrileña, para que la cubran primero en sus canales habituales.

Alfredo Matarranz, Alberto Garrido, Sergio Hache y el propio Arturo plantearon la charla como un auténtico crossover entre podcasts -“he venido a dotar de prestigio este podcast”-. La editorial Minotauro, sello fantástico de Planeta, ha publicado el libro de hecho bajo el emblema de su programa de origen, Todopoderosos, desde el cual lo prologa asimismo Juan Gómez-Jurado, además de incluir en la presente edición una postal del podcast de regalo. Pero desde las mismas presentaciones, Arturo dejó claro que podían no hablar siquiera del libro, mientras aplaudiéramos su nombre. Que chistes aparte, viene a reconocer que él es el gran reclamo, pero sabe ubicar perfectamente su obra como una invitación al mundo de los cómics que en parte pueda estar fuera de lugar dentro ya de una librería y de un medio especializado como Tomos y Grapas, o para la propia audiencia de Universo Marvel: “como repaso [de la historia audiovisual de Marvel], no es exhaustivo, ni va al dato, y si buscáis eso, para la mayoría de quienes estáis aquí será prescindible.” Más aún, dedica uno de los ¡tres! prefacios del cómic desanimando a comprar el libro si no cumples ciertas condiciones, que vienen a descartar los tópicos habituales del mundillo, tanto externos como internos al mismo. Pero al mismo tiempo proviene de uno de los nuestros, que sabe cómo hacer que nos sintamos en casa, desde que atravesaba los kioscos de Madrid a la caza de un clifthunger que podía tardar años en resolver, ofreciéndonos “un canto de amor al cómic, y también a las pelis, pero sobre todo a los cómics, para invitar a quiénes se puedan interesar  desde éstas por la fuente, a disfrutar de la experiencia completa”. Sin prejuicios ni elitismos, “respetando a quien le baste sólo con las pelis, puedes ser feliz con ese sesenta por cierto”. Pero tratando de enganchar desde un lenguaje ágil y una presentación muy accesible “a quienes tengan curiosidad por qué hay más allá. Recuerdo que el principio de Iron Man, con ACDC y su vaso de whisky en el coche, me demostró que se habían leído los cómics y me iban a recompensar por haberlos leído también. Ése es el disfrute añadido del que va este libro”

“Después”, sigue rememorando Arturo, “la escena postcréditos [de Nick Furia anunciando la Iniciativa Vengadores] fue un sudor frío: «va a ocurrir, pero es imposible, no va a funcionar»…. Pero les dieron millones  de dólares a unos frikazos para contar nuestras historias, y vaya si funcionó”. Si bien, conviene recordar que El Increíble Hulk no respondió igual de bien y que les costó su trabajo. “Su mérito fue sembrar sin prisas: cambiar de marcha con Capitán América: El Primer Vengador después de triunfar con su práctico opuesto en Iron Man, o pararse a presentar el origen shakesperiano de Thor antes de mostrar al héroe completo; para que luego Vengadores lo sumara todo”. Pero aún en su apabullante éxito, la dimensión comiquera de Marvel seguía restringida a unos pocos: “cuando pegué un grito en el cine al desvelar a Thanos como gran villano al final de Vengadores, sólo lo dimos tres en la sala. Quiero animar al espectador a esa recompensa extra.”

El logro resultante es más una saga que una mera sucesión de películas: “se han juzgado individualmente las películas en lugar de como capítulos, pero no sabría decir cuáles son mis menos favoritas, del mismo modo que no sé cuál es el peor capítulo de Breaking Bad, porque he vivido el UCM desde el principio como una serie de cómics. Lo mágico es la historia global.” Claro que para llegar a las actuales glorias del Universo Cinemático, Arturo no se olvida de dónde venimos e incluso se atreve a reivindicar los subproductos de los setenta: “Vi en el cine las [falsas películas] de Spiderman y Hulk, que en realidad eran dos capítulos de su series enlazados, con todos sus defectos, pero con la emoción de ver a mis personajes. Quizá las de ahora envejezcan mal, las pelis son de su tiempo, hay que ir a su época para disfrutarlas. Y hay mucho cine de los setenta en las pelis de Marvel, porque es de esa generación de la que vienen sus autores. Todas la pre-Marvel Studios hay que tratarlas con cariño, intentaban dar con la tecla que ha dado el UCM. Las pueden salvar los homenajes, pero son el embrión de lo que vivimos.”

La paradoja es que muchas veces les caigan los mayores palos a las adaptaciones desde las propias viñetas: “el delirio de abolir lo que no nos gusta  lo hemos padecido especialmente en las hinchadas que se han formado en torno a las películas. Pero podemos disfrutarlo todo, sin necesidad de posicionarnos. No tengo que elegir si quiero más a Jack Kirby o a Stan Lee, son dos genios que crearon juntos una nueva forma de contar superhéroes y reflotaron el género; ni si soy deceita o marvelita, yo seguiré a Carlos Pacheco, que ha hecho la portada del libro, dibuje en Marvel o en DC. Igual lo que tienes que asumir es que «tu» Spiderman a lo mejor solo existe en tu cabeza. Los superhéroes no son el Hamlet de Shakespeare, han sido 40.000 cosas, cambian de equipos creativos, son mutables. «No es como en el cómic» no significa nada”.

Lo mejor es que una vez entres en la librería, el trabajo de Arturo como guía habrá acabado. No busques un top-5 en el libro,ni se lo pidas, porque estirará el brazo hasta la balda más cercana y te acercará los cinco primeros tebeos que encuentre: “No estamos aquí por cinco tebeos en concreto, sino por cinco aleatorios, y luego otros cinco, y así probando ya llegarás a un grande.La mejor manera de aprender a leer es leyendo.”

Un dedicatoria y un apretón de manos después, puedo corroborar que las buenas sensaciones de la presentación se han prolongado durante estos días tras su lectura. Porque Marvel, ¡qué hermosa eres! tal vez sólo busque descubrir la magia original de Marvel a quiénes sólo la conocen por sus adaptaciones, pero consigue recordárnosla también a los lectores.

Iñigo de Prada.

 

 

Últimas entradas de Jata y Promethea (ver todo)

6 Comments

on “Presentación de Marvel, ¡qué hermosa eres!
6 Comments on “Presentación de Marvel, ¡qué hermosa eres!
  1. Hola, buenos días.
    Retomando el final del comentario de Marcelino, creo que somos muchos los que vemos en la etapa actual de Marvel un “quiero y no puedo” y a la vez, una falta de frescura y de ideas nuevas.
    He visto todos los estrenos de Marvel en el cine con mi familia, y todavía recuerdo lo flipado que salió mi hijo después de ver Black Panther y la Capitana Marvel.
    Cuando le expliqué que Marvel ya tenía superhéroes negros y superheroínas desde el principio, el no podía dar crédito a lo que yo le decía. Los medios de comunicación nos bombardean constantemente con la falta de igualdad entre géneros y etnias, y su padre le está diciendo que en los lejanos años 70 existían superhéroes de ambos géneros y de diferentes etnias. Estamos en 2020,. ¿Qué ha pasado en todo este tiempo?
    ¿Por qué publicar un comic con un señor negro, con camisa amarilla, pantalones ajustados y gruesa cadena como cinto? Si teníamos una “familia” blanca que funcionaba a las mil maravillas.
    ¿Por qué publicar un comic donde una mujer “villana” se recicla de espía rusa a espía en nómina de SHIELD, que reparte guantazos como panes y le roba protagonismo a su amante ciego? Si teníamos un adolescente arácnido que arrasaba en ventas.
    Las grandes empresas se caracterizan por ser innovadoras y arriesgadas a la hora de apostar por productos que pueden ser un fiasco como pueden aumentar la caja sustancialmente. Marvel, la Marvel de la edad de plata, ya lo hizo. Seguro que el viejo Stan tuvo que soportar de todo cuando planteaba un nuevo personaje, ya fuera hombre, mujer, blanco, negro, hispano, asiático…, y seguro que más de una noche se fue a dormir pensando que estaba loco por apostar por esas ideas. Y el tiempo le dio la razón. Y ahí está Marvel, la vieja Marvel.
    Pero ahora Jane Foster es Thor, Ironman es una joven afroamericana, SpiderGwen anda por ahí con scooter rosa y blanco.
    No creo que las ventas de Marvel estén sustentadas en estos nuevos “pilares”. No veo público femenino comprando comics “a casco porro”, sean de la nueva o de la vieja Marvel. Son casos tan raros los de chicas ó mujeres que leen comics, que no creo que películas, comics “reestructurados” y líneas argumentales “alternativas”, logren el aumento y mucho menos la transformación del consumidor final.
    Desde mi humilde punto de vista, creo que no se ha tenido en cuenta el perfil del lector de comics, y mucho menos el del lector de comics de superhéroes. Hay que “bucear” buscando la raíz, el germen, el por qué. ¿Qué hace que una persona se siente a leer comics, cuando tiene a su alcance otros medios de ocio?
    Quizás un tebeo olvidado en un autobús, o un tebeo de tus hermanos o primos mayores, o el expositor de un quiosco de barrio, o el escaparate de una tienda especializada. El material estaba ahí expuesto, al alcance de todos los públicos. No era algo prohibido, aunque sí muy denostado. “Leer un tebeo no es como leer un libro”. Eso te decían muchos adultos. Adultos que jamás habían leído un comic. Y seguro que muy pocos libros.
    Y sin embargo, tu abrías esas páginas y recorrías con los ojos ávidos y curiosos, esas viñetas en blanco y negro, donde sucedían montones de cosas, con unos personajes que no conocías de antes y que quedabas con el gusanillo de como acabaría esa aventura. Y cuales serían las siguientes. Y como había llegado el personaje a ese momento. Y, y, y. Y ya te había picado la araña de Peter Parker. Ya habías absorbido los rayos cósmicos de la Cosa. Ya te habían suministrado el suero del super soldado de Steve Rogers. Habías caído en la trampa. La dulce trampa a la que volverías voluntariamente todas las veces que podías, por las mañanas de fiebre que te salvaban del cole, por las tardes sin deberes, los fines de semana sin visitas a parientes.
    Eso no lo hace una Jane Foster Thor, ni una Ironman morenita. Hoy en día estas chicas tienen que competir con Internet, con YouTube, con tablets y móviles a mansalva con una oferta inmediata muy difícil de alcanzar. De superarla ni hablo.
    Suerte a todos aquellos que entran en el universo del comic, Marvel o DC. Suerte, seas hombre o mujer, blanco o negro, hispano o asiático. Suerte.

    Carlos “CAZ” Gallego y Daniel “Dan Defensor” Gallego

  2. Hola,
    La verdad y sin querer entrar a polèmica,he leido muchas veces mensajes despotricando de los cambios efectuados en personajes Marvel: que sí Thor ahora es Thora,que sí tal personajes es homosexual O no,Blanco O negro,y la verdad me parece normal que cuqlquier editorial quiera modificar,cambiar O avanzar .De otra manera si no es así,corres el riesgo de repetirte y aburrir.
    Y a mi la Marvel que Más me gusta es la de los 60 y 70,y en fin si vemos en los 60 el trato a Sue Richards O a Janet (Avispa) es para ruborizarse por retrógrado.
    En cuanto a despropòsitos después de el magnifico cierre de los 70,y el prometedor inicio de la década posterior ,los 80 si fueron un paso atras en cuanto a Marvel se refieres:refritos,los culebrones de Claremont,resucitar a los muertos,secret wars etc..

  3. Que vergüenza que lo hayan presentado en la librería de Matarranz. El más caradura y pesetero de todos los que se mueven en el mundo del cómic, el único causante de que el buen programa de Tomos y Grapas se haya convertido en Matarranz y sus Minions, a previo pago de algunas editoriales. Mi programa favorito vendido completamente por el afán de un pesetero. Bien a Universo Marvel por apoyar a esta gentuza!

  4. En todo caso lo habré apoyado yo a título estrictanente personal, no la página de Universo Marvel que no ha ejercido ninguna supervision sobre esta entrada. Que además he escrito sin mirar más allá de la buena pinta que me parecía que tenía el libro, por lo que había podido leer y oír de Arturo, y puedo corroborar tras su lectura que merecidamente, sin ningún contacto con la librería ni sus responsables sino solamente con la editorial para ello. Que por lo demás fueron unos correctos anfitriones y no puedo decir otra cosa de todos mis contactos con ellos, ni puedo entrar en lo demás que comentas por falta de conocimiento, aunque me desconcierta que una entrada sobre un libro acabe dando cabida a comentarios sobre polémicas ajenas al mismo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.