Marvel Deluxe. Lobezno: Destino Manifiesto

mdlobp13Actualmente, los acérrimos seguidores de Logan estarán de acuerdo conmigo en una cosa: Lobezno es un personaje sobreexplotado, que ha perdido gran parte de su esencia original. Hoy en día, es muy difícil encontrar al personaje en una historia medianamente interesante, pese a que su presencia en el Universo Marvel se ha sobredimensionado hasta límites exagerados. No obstante, prácticamente de la nada parece surgir un autor que está empeñado en demostrar todo lo contrario; su nombre es Jason Aaron.

En este recopilatorio podemos ver una pequeña muestra de lo que digo. Panini, con buen gusto, reúne diferentes relatos escritos por el autor y su posterior etapa en la serie Wolverine. De ese modo, Aaron practica dos formas de narrativa totalmente diferentes: la mirada íntima hacia el personaje, con historias más o menos autoconclusivas; y una saga de mayor extensión en la se profundiza en la compleja relación entre Mística y Lobezno.

Comenzamos con un relato que catapultó al autor a la primera línea de la industria del cómic. Una historia con la que ganaba un merecido premio, sacando a la palestra un concepto tan trillado como la venganza, pero desde una perspectiva más psicológica. “El hombre del pozo”, título con el que se presenta esta historia publicada en 2007, se centra en un pobre hombre cuya labor no es más que mantener en jaque a un mutante durante su turno de trabajo, para evitar que escape de su prisión. Esta sádica labor es presentada como si de un tedioso trabajo de funcionario se tratara. De esa forma, veremos como Wendell, aquejado por sus continuos problemas personales, acaba cometiendo el mayor error de su vida: confiarle los pensamientos que tanto le atormentan a un prisionero dispuesto a cualquier cosa con tal de escapar de lo que parece ser su funesto destino.

1Aquí, Jason Aaron demuestra su potencial en las distancias cortas y su perfecto conocimiento de la psique, dejando para el recuerdo un relato en el que nuestro mutante con factor curativo es un mero secundario. Lo realmente relevante es el análisis exhaustivo de la triste vida de Wendell, junto al giro final que nos revela quien es el responsable del castigo inflingido al canadiense peludo y por qué. La respuesta, evidentemente, es el odio y la venganza, dos sentimientos aparejados en una misma persona, cuya vida ejemplifica lo retorcido que pueden ser ambos conceptos prolongados durante mucho tiempo. A pesar de que la historia roza la genialidad, tiene un punto flaco: el dibujo. Y es que Howard Chaykin se encuentra en uno de los momentos más bajos de su carrera, sin embargo, el sucio trazo del autor se fusiona con el ambiente, dejando paso a lo verdaderamente relevante aquí: la historia.

A continuación, tenemos una saga dividida en cuatro partes, en la que profundizamos en la tormentosa relación entre Mística y Logan, remontándonos a su primer encuentro, allá por 1921. Dos mutantes errantes que acaban unidos por el destino, al más puro estilo del western americano, pero que a pesar de que tienen una naturaleza similar, no pueden estar unidos durante mucho tiempo. Lo que comenzó como una relación cordial, incluso con cierta atracción sexual, se convierte en un odio visceral que se transforma en un tira y afloja durante décadas. Así, el autor conecta un hecho pasado con la actualidad mutante, ya que tras la traición de Mística a la Patrulla-X, en Destino Manifiesto (MD Patrulla-X: Destino Manifiesto), Cíclope envía a Lobezno para que elimine a Raven en una misión encubierta.

2Aaron combina la narración entre el pasado y el presente, dosificando todos los datos que lleven al lector a la total comprensión de la trama. Una historia de violencia, odio y sangre, que nos lleva por diferentes escenarios a lo largo del mundo. Una nueva forma de ver porque Lobezno es el mejor en lo que hace; una oportunidad de asistir en primera fila a una cacería orquestada por el mutante portador de afiladas garras de adamantium, donde la sangre salpica en todas direcciones.

Cabría destacar el dibujo de Ron Garney, cuyo trazo, a caballo entre lo clásico y lo moderno, se me antoja perfecto para esta historia. Sabe mostrarnos a Raven tanto en su faceta seductora como en su aspecto más terrible y despiadado. Una de las mejores interpretaciones del personaje en los últimos años.

La siguiente parada de este camino iniciático nos lleva a Chinatown en una miniserie de cuatro números que da nombre al tomo. El autor rescata la relación de Logan con las artes marciales en una historia que rezuma un aire típico de los ochenta. Una vez más, Aaron rescata un tema pendiente de Lobezno, utilizando un recurso similar al de la anterior historia. En esta ocasión, Logan debe hacer frente a la banda del Dragón Negro, cuyo líder es una vieja conocida que ha optado por el camino de la tiranía. De ese modo, vuelve a este barrio étnico para convertirse en un líder, lo que le permitirá detener la guerra de bandas en curso.

3Esta miniserie es puro divertimento, pese a que el arte de Stephen Segovia sea una mala copia de Leinil Francis Yu. Además, entre arcanas técnicas de kung-fu, el autor nos deja un montón de homenajes al género tanto del cine como de los clásicos tebeos de la Marvel setentera. Tanto es así, que veremos por estas páginas a los Hijos del Tigre y a Bob Diamond, personajes relegados al ostracismo en el Universo Marvel actual. Incluso veremos a Logan aprender artes marciales como un protagonista cualquiera de aquellas cintas del cine chino más añejo. Todo esto, rematado con unas estupendas portadas realizadas por Dave Wilkins, con homenaje a Operación Dragón, la mítica película de Bruce Lee, el maestro de las artes marciales por antonomasia, nos deja un producto de menor profundidad que su antecesora, pero no exenta de una de las principales características que no deben faltar en cualquier tebeo: la diversión.

Tras estas dos sagas, Aaron vuelve a las distancias cortas, convirtiendo las críticas de los fans en suya propia, durante dos números de la serie regular. En la historia titulada “En mi pellejo”, el autor hace una pequeña reflexión sobre el motivo que lleva al canadiense a formar parte de tantas agrupaciones en el Universo Marvel. En un diagrama semanal, podemos ver lo estresante que puede llegar a ser la vida de Logan una semana cualquiera. Resulta curioso como de un sinsentido como éste el autor saca partido, atreviéndose a darle una explicación a tamaño despropósito editorial. Todo un titánico esfuerzo que se ve recompensado en una historia intimista, dibujada por el siempre cumplidor Adam Kubert, que nos lleva a lo más profundo de la mente del personaje, mostrándonos las preocupaciones que le aquejan. De ese modo, podemos ver que nivel de tormento sufre. Además, pese a estar constantemente rodeado de gente, se siente solo. En esta vida caótica hace acto de presencia alguien que de verdad quiere ayudarlo y comprenderlo. Incluso diría que escucharlo, pero creo que eso sería pasarse. En definitiva, en momentos difíciles como éste es cuando se forjan las mejores amistades. Aunque vengan de un tipo que se balancea por una red que, al fin y al cabo, no le cae tan mal como parece.

4

Para terminar, tenemos un relato en el que Aaron pretende mostrarnos la bondad que se encuentra en Lobezno tras su fachada de tipo duro. Y es que todo aquel que se molesta en cambiarle la rueda pinchada a una pobre mujer, pese a que su vida corre grave peligro, debe de ser un buen hombre. Puede que los cadáveres de la carretera piensen de otra manera, quién sabe.

oskarosa

Asgardiano afincado en Jerez de la Frontera. Apasionado de los cómics y adicto a la lectura. Forero y colaborador de Universo Marvel desde tiempo inmemorial. Hacedor de fichas. Colaborador en la web Excelsior.
oskarosa

Un Comentario

en “Marvel Deluxe. Lobezno: Destino Manifiesto
Un Comentario en “Marvel Deluxe. Lobezno: Destino Manifiesto
  1. Pingback: Marvel Deluxe Lobezno: Los hombres de adamantium

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.