Reseñas: Conan: Omnibus 1: “La Llegada de Conan” (1970-1973)

Con el nacimiento de la serie de Conan, Marvel se expande a terrenos que poco tienen que ver con lo visto hasta ahora en la editorial. Por lo menos desde el resurgimiento, en lo que llamamos la era Marvel de los cómics.

Primer de todo, el personaje no es propiedad de Marvel, sino que se trata de una licencia.

Luego, los guiones, o buena parte de ellos, son adaptados de relatos escritos. A diferencia de las aventuras correspondientes al sector superheroico de la casa.

Y, finalmente, la colección está fuera de la continuidad Marvel. Por lo menos aparentemente en estos inicios, porque tiempo más adelante se certificaría que sí forman parte de la continuidad clásica, sólo que acontecen en otra época, la llamada Edad Hyboria.

Robert E. Howard es el creador de Conan a principios del Siglo XX, en una revista que recogía relatos pulp.

El universo creado por Howard personifica como pocos el género de la fantasía heroica, y parece una inevitable influencia para posteriores universos de renombre del mismo género, como los creados por Tolkien o George R.R. Martin.

Entrando ya en el contenido del presente volumen, Roy Thomas y el joven Barry Smith son los encargados de trasladar los relatos pulp de Howard a la historieta gráfica.

Si nos atendemos a los créditos, buena parte de las historias son adaptaciones de los relatos originales de Howard. Algunas adaptaciones son más literales, otras más libres o parciales, y finalmente también hay un buen número de argumentos propios de Thomas.

Como aperitivo, antes del primer número de Conan se incluye un relato muy corto publicado en la colección Chamber of Darkness, protagonizado por un bárbaro llamado Starr que es claramente un embrión de Conan. De hecho, los autores de la historia son también Thomas y Smith.

Lo que nos encontramos aquí son, sintetizando al máximo, las aventuras de Conan fuera de su tierra natal. El cimmerio se pasea por reinos, aldeas, ciudades-estado, desiertos y demás entornos, donde hará uso de su espada ante cualquier amenaza.

Más de la primera mitad de los números incluidos aquí, son relatos autoconclusivos sin apenas continuidad entre unos y otros, más allá de la figura de Conan.

De hecho, hasta el número 8 no encontramos a otro personaje que repita en una segunda aventura. En este caso Jenna, una de las muchas mujeres que pasan por los brazos del cimmerio.

Historias no especialmente complejas que ocasionalmente terminan con moraleja. Pero con un atractivo irresistible gracias a un Roy Thomas que hace el mejor trabajo de su carrera en una labor escrita muy sólida.

Y, como no, al trabajo de un Barry Smith que da un salto de gigante respecto a lo que le habíamos visto hasta ahora. Se terminó la excesiva influencia de Kirby y Steranko, así como la incapacidad anatómica. Smith depura su estilo hasta hacerlo propio y ya en estos primeros números da muestras de un gran talento como dibujante.

Así, se van sucediendo relatos clásicos del personaje. Épicas luchas espada en mano, reinados tiranos, Dioses, criaturas sobrenaturales o brujería son algunos de los ingredientes que podemos degustar ya desde los primeros números.

El primero hace de número de presentación donde Thomas nos pone en situación. Ubica la Edad Hyboria, en la que transcurren estas historias, tal como originalmente hizo Howard, entre el hundimiento de Atlantis y los primeros hombres primitivos de nuestra era.

Todos los relatos son disfrutables, siendo uno de esos casos en los que cada lector tiene sus preferidos. Pero bueno, quizás yo destacaría el robo en la Torre del Elefante, con sus buenas dosis de brujería y un despliegue gráfico brillante. También la guerra entre Brythunia e Hyperbórea, el diablo alado de Shadizar, los guardianes de la cripta y especialmente la siguiente contra el ser alado negro o la del Dios Araña.

El relato del monstruo-pulpo sería posteriormente reeditado en Savage Tales, versión que también se incluyen al final del tomo.

En cuanto a la personalidad de nuestro protagonista, desde luego no es el modelo de héroe ejemplar. En todo caso un buen modelo de antihéroe, bastante primario, codicioso, lujurioso… Sus intereses parecen reducirse al dinero y las mujeres, y a mantener su pellejo a salvo, claro.

Si bien también es un personaje que intenta hacer justicia donde cree que no la hay. Que intenta proteger a los más indefensos, aunque le cueste reconocerlo.

Los personajes secundarios son, en este inicio, muy fugaces. De hecho, apenas hay un amigo, de los que Conan va haciendo por el camino, que acabe sobreviviendo al relato de turno, o como mucho a una segunda aparición.

Espada y brujería.

Creo que es a partir del número 14 cuando la colección da el definitivo paso hacia la leyenda del cómic americano de siempre.

El subgénero de la espada y brujería define ya a la perfección lo que nos encontramos en estas páginas, siempre dentro de la fantasía heroica como género más general. Lo sobrenatural y la hechicería ganan enteros sin que las luchas espada en mano pierdan protagonismo.

El primer arco que se alarga más allá de un solo comic-book nos trae una importante incorporación. Elric de Melniboné, personaje creado por Michael Moorcock, es introducido por Thomas en el universo del cimerio. Aunque en realidad el mundo de Elric existe en otro plano existencial. Quizás hasta podríamos hablar de una primera versión del Multiverso.

Thomas aprovecha una sinopsis del propio Moorcock en la que es, para mi gusto, mejor historia hasta el momento, la de la Emperatriz Verde. Una genialidad de arriba abajo, con un Barry Smith que ha evolucionado hacia un estilo más detallista y perfeccionista. Enorme trabajo de diseño y narrativa por parte del británico.

A continuación, un breve relato que ya había aparecido en blanco y negro en Savage tales 1, versión que también se incluye al final del tomo, sin la censura hacia el ligero erotismo original que sufrió la versión en color. En él se introducen elementos de la mitología nórdica y se trata de otra delicia visual y poética.

Gil Kane sustituye a Smith durante un par de números en una aventura que también parece inspirada las leyendas nórdicas y en especial en los vikingos. Kane hace un estupendo trabajo, desde luego, pero le falta ese algo especial que transmiten las páginas dibujadas por Barry Smith.

De vuelta con Smith, entramos en la gran epopeya de esta primera etapa. Una larga saga que abarca hasta siete números, si bien la saga pasa por etapas diferenciadas.

La grandiosa línea argumental se asienta sobre el enfrentamiento entre turanios e hyrcanos, por el poder y posesión de Tarim, el Dios Encarnado.

Conan se mueve entre unos y otros, tras haber sido usado por ambos bandos de forma traicionera. Viviendo diferentes andanzas sin abandonar la línea argumental principal. Tan interesantes como la del monstruo de los monolitos o la del hombre-bruitre.

Y por encima de todo la entrada en escena de Red Sonja, o Red Son-Ya, una valiente guerrera de roja cabellera que podemos considerar como la primera figura secundaria de peso. El número del asalto a la torre, por parte de ambos protagonistas, es uno de los mejores del tomo.

Por desgracia Barry Smith no termina la saga del Tarim, puesto que abandona la colección en el número 24.

Pero su sustituto no es otro que John Buscema, por lo que el apartado gráfico, lejos de empeorar, se puede decir que apunta a lo más alto.

Los dos números restantes cierran el arco con la espectacular invasión a Makkalet, con Big John en modo Dios. Además de otros deleites como la asombrosa identidad del Tarim, un ruin asesinato y algunas ideas geniales como el espejo donde se puede ver el futuro.

Conclusión.

Historia imperecedera del cómic americano.

Poco que ver con el catálogo superheroico de Marvel, pero de inevitable paralelismo en la forma de argumentar, narrar y dibujar de sus autores.

Roy Thomas en la obra maestra de su carrera y Barry Smith en un trabajo gráfico para la posterioridad.

Imprescindible.

Enlace a la ficha:

33 Comments

on “Reseñas: Conan: Omnibus 1: “La Llegada de Conan” (1970-1973)
33 Comments on “Reseñas: Conan: Omnibus 1: “La Llegada de Conan” (1970-1973)
  1. OBRA MAESTRA ” todo aficionado al mundo de los comics debería tener un rinconcito para este ómnibus.

    Uno de los comics más bonitos jamás dibujados, a los lápices el genio” BARRY SMITH, sublime y detallista, sus viñetas parecen cuadros de Velázquez, no les faltan detalles de ningún tipo, “una maravilla”.

    Y a los guiones un ROY THOMAS, que se pone al mismo nivel que el dibujante, para mi gusto lo mejor de THOMAS, recreando las historias de Howard.

    Comics míticos, en los que salen , la “torre del elefante , el dios araña o el diablo alado de Shadizar ” hacen de este tomo , un imprescindible.

    Y todo esto lo tenemos en el formato cuasi definitivo.

    Un formato de calidad tremenda, nada que ver con los onmigolds ¡ lastima del satinado! que aunque no es tremendo le resta calidad al tomo.

    Lo dicho una “OBRA MAESTRA ”

    Buena reseña ROCKOMIC.

    Este ómnibus es espectacular y ojo que lo que viene en los proximos tomos ,también son palabras mayores el gran JOHN BUSCEMA .

    El que mejor supo plasmar en dibujo, si CONAN fuera real, como seria su físico verdaderamente.

    • La única pega a la etapa BWS (todavía titubeante en el primer par de números pero ya evolucionando incluso en estos respecto a sus trabajos previos) es el sombrero de marras que le pone al albino hechicero elfico Elric, que tiene mucho delito, ja. Como bien dice nuestra calavera magnética residente: obra maestra.😎👍👌

  2. Lo del material licenciado no era ninguna novedad, aunque a Martin Goodman no le gustaba mucho el gastar (su fama de tacaño es mítica), en sus compañías siempre hubo algo de material licenciado, antes y después de Marvel. Ya Timely (y la cosa seguiría en menor medida en laenos boyante Era Atlas) tenía personajes procedentes de revistas y novelitas pulp, de comic-strips (la felina Ms Fury que mencionamos ya anteriormente), personajes procedentes de la animación (como los Terry Toons) e incluso de seriales de radio, cine o TV (caso de My friend Irma). Stan Lee estaba acostumbrado a trabajar con él como guionista o editor ya antes del inicio de la Era Marvel, pero sabía que Goodman prefería que hiciesen sus propios personajes adaptando las modas del momento (e incluso plagiando descaradamente personajes preexistentes de otras editoriales o de las productoras de animación más en boga …Timely tuvo sus sosias de Mickey, Donald y otros …no, Howard no fue el primer pato parlante del multiverso Marvel, aunque sí el más cínico).

  3. Conan es codicioso, sí, pero también aventurero (es esta sed alimentada por las historias escuchadas en su niñez lo que le empuja a alejarse de la ruda Cimmeria) e impulsivo (y por impulsos se mueve a menudo, para salvar vidas o arrebatarlas). El dinero no es un motivo en sí, solo un medio para obtener la siguiente comida …y mujeres y alcohol, que sí le mueven muuuuuuucho más. De hecho en más de una ocasión desprecia a los hombres civilizados por valorar a un hombre o a su honra por su dinero o posición, no por si fuerza o valor … así como por cambiar de bando meramente por dinero (un buen motivo para alquilar la espada pero no para renunciar a la palabra o vender el honor).

  4. Recurramos a las palabras de John Victor Romita: “Lo que Barry hizo fue crear un mundo de verdad, lógico y coherente en sí mismo. Era la antítesis de lo que había hecho en aquella historia de Daredevil, donde no había fluidez entre viñeta y viñeta; cada una era una solución individual a un problema. Cuando le cogió el truco a Conan, logró crear un mundo de verdad. Creó todo un universo gótico sobre papel. Fue la primera vez que le vi realmente en plena evolución y me quedé boquiabierto. Estaba poniendo tanto de sí mismo en su obra… Era maravilloso.”

  5. “(…)Incluso tuve que cargar con las consecuencias de tener que modificar las páginas de otros dibujantes, especialmente Barry Smith. Barry estaba en lo cierto. Éramos realmente crueles: cortabamos partes de los dibujos de otros artistas y les poníamos mis caras. En la portada del número 1 de Conan el Bárbaro yo modifiqué el rostro de la chica: se publicó con la cara que yo había dibujado. Aún hoy, siempre que veo a Barry me siento culpable por ello. No fue algo que yo quisiera hacer.” (John Romita, 1994).

  6. “Neal Adams nos llevó hasta Bill Sienkiewicz. Adams y Sienkiewicz se basaban más en el dibujo que en la narrativa, a pesar de ser tíos muy inteligentes. Barry Smith desarrolló más la narrativa, porque estaba trabajando en Conan, que creo que le dio una base muy sólida. Era un personaje con fuerza, con carácter. Barry creó todo un mundo para Conan.” (John Romita senior).

  7. Este es el mejor tebeo que hay ahora mismo en 3spaña y con mucha diferencia ni el nemo de macay ni el valiente con fronteras ni el bluberry de moebius ninguno NINGUNO y otra cosa no creo que nadie llegue a superar ……..esto es muy muy fuerte……… como esto NADA

    • Bueno, yo me quedaría quizás con el Valiente de Foster, al que incluso John Buscema consideraba el ejemplo a seguir. Pero justo después los Conan de BWS y de Big John, claro.😎

  8. “Había mucha familiaridad por parte de toda la gente que había leído los libros a lo largo de los años. Barry les dio vida, estoy seguro, de un modo muy diferente a como la gente los había imaginado.” (John Romita Sr.).

  9. Pues para matarlo como mínimo a ROMITA 😂😂😂
    Vaya tela

    A mi me encantaba SMITH por lo detallista que era , en una viñeta la de detalles que le ponía “la torre del elefante es una muestra “que palacio” y el elefante puaf “lo bordó ”
    El único de superviviente de su raza y el pobre encadenado de por siglos, que pedazo de comic en todos los sentidos, “tanto GRAFICAMENTE y como GUIONISTICAMENTE

    Se nota que soy un admirador de SMITH

    Y por supuesto de la obra de Howard

    Ojo y esto acaba de empezar cuando salga KULL “agárrense los machos ”

    Se me ponen los pelos como escarpias , nada más que pensar en esos comics de KULL
    Yo los tengo y os aseguro que no tienen nada que ENVIDIAR a CONAN

    KULL es “OBRA MAESTRA “jeje ,veo que me he salido del personaje de CONAN ,me ha podido la emoción sorry. 😂😂😂😂😂😂

    • Bueno, en esos primeros años las órdenes de esos retoques en portadas y viñetas venían siempre de Stan, que marcaba además lo que a él no le gustaba. Luego, más adelante sí sería ya cosa de Romita padre (las portadas) y Don Perlin (los interiores), ya atendiendo a criterios artísticos y no de gusto personal (aún así siempre hay un componente personal, claro) y contando con un equipo de ayudantes novatillos.

    • Esto era muy habitual tanto en Marvel como en DC, ambas eran muy celosas de su “imagen de marca”, que iban asociadas a ciertos dibujantes que, por así decir, encarnaban con su estilo la imagen de cada editorial. John Romita SR estuvo durante muchos años siendo el director artístico de Marvel en cuanto a diseño de personajes, y era algo aceptado por todos los dibujantes en plantilla, tanto las correcciones de las caras como de uniformes. En DC echaban mano de gente como Al Plastino o Dick Giordano para esos menesteres, que recayeron después en JL García Lopez (Y George Perez después), o el canon que asentó entre finales de los 60 y principios de los 70 Neal Adams. Mientras, Marvel se dejaba llevar por los delirios de Dave Cockrum en cuanto al diseño, el canon forjado por Romita y Buscema (aunque muchos autores mirasen sobre todo a Kirby) y al soplo de aire fresco que significó la irpoción de Byrne en el 76/77.

      • José Luis García López nunca hizo correcciones (tampoco Pérez). Pero sí fue responsable durante mucho tiempo de la imagen corporativa de los personajes, al haber sido responsable del “Libro de estilo” que servía de guía para nuevos autores y para empresas que contrataban con DC. También fue el principal ilustrador del departamento de publicidad en aquellos años …y su arte fue el más utilizado en merchandising (lo es todavía), antes solía serlo el de Boring y el Swan.

  10. “Yo solía decirle: “Por favor, resérvate una semana al mes para hacer cómics. Tú quieres hacer tus cuadros, tus pósteres, tus litografías, tus álbumes; ningún problema, los haces, pero por lo menos reserva algo de tiempo para hacer cómics. Haz una historia cada seis meses, pero haz algo! Me resulta doloroso verte fuera del mundo del cómic. Me está volviendo loco esa sensación de Y SI.” Ya sabes, “y si Barry no hubiera dejado de hacer cómics? Qué habría hecho?” Es imposible saber lo que hubiera logrado. Su Arma-X fue sensacional! Imagínate si hubiera tenido continuidad. Quizá sea lo mejor. Quizá salió ganando al actuar como lo hizo. Pero en el momento en que lo dejó, me apenó realmente.” (John Romita).

      • Y sus números de Logan y Ororo en Uncanny. Que belleza aquellas planchas con una melancólica Ororo en la cama de Forja …o aquellas de Logan en la nieve con la pequeña Katie Power, perseguido por la perturbada Dama Mortal y aquellos vulgares sicarios del Club Fuego Infernal a los que había mutilado (renacidos como cyborgs con mucho odio que lanzarle).

        • Grabado a fuego en mi memoria todas esas historias, fue el momento en el que fui consciente de que el cómic de super héroes podía ser algo más que un entretenimiento para chavales (hablo de un joven Dr. Bedlam en aquel momento), y que esas historias con esos dibujos (y dialogos de Chris Claremont) cambiaron mi vida para siempre.

  11. Comicazo con dibujazos. Sí, yo también me emocioné con los comentarios y con la -pese a ser más concisa de lo habitual- muy potente y apasionada reseña de Rockomic. Las citas que escribió Suso… Ufff. Gloriosas. ¡Y no me amarguen la mañana comparando y debatiendo sobre Conan, Windsor-Smith, Thomas y Buscema con Príncipe Valiente y Foster! Jejejeje…

  12. Pero qué grandes sois, compañeros, y que grandes vuestras aportaciones. 👏👏👏
    Y qué grande Romita. 😉

    De verdad que es un lujo teneros aquí, complementando estas reseñas con datos y puntos de vista valuosísimos.

  13. Creo que esta vez sí ha compensado el buscarlas, ja. Han quedado bien, la verdad. Un saludo, Rockomic (y a tus fieles, ja), buen trabajo. Salud y cómics.😎✌️

  14. La verdad es que siempre quedan bien, Suso.
    No hay mejores fuentes de aprendizaje y conocimiento que las de los propios autores. Y si tienen la memoria privilegidada de Romita… 😉

  15. Hola MFD no comparaba lo que quería decir que si tengo 50 pavos me los gasto en este tebeo antes de 2 integrales de bluberry o 2 de valiente con fronteras

  16. Sobre la hora del dragon yo desaconsejo su compra el papel aun sin tocarlo solo de oídas es malo malo malo el mismo de la biblioteca unos mantas los de panini unos mantas yo a aconsejo el 2 y el 3 de esta coleccion por que los negros se ven mejor que en la biblioteca
    Una ñapa y a 30 pavos nada nada como somos el pais más rico del mundo

  17. Este tomo sí que es un clásico con mayúsculas. Sobresaliente en guión y dibujo, con historias inolvidables y ese magnífico colofón final que es la ‘saga del Tarim’.
    Espectacular es la palabra que me viene a la cabeza.
    Estos 4 primeros omnibuses con toda la etapa setentera de Thomas, Smith, Buscema y compañía es de lo mejor no sólo de Conan, sino de toda Marvel.
    En términos bárbaros, esta etapa sólo es superada por el magazine Savage Sword en sus números 1 a 60 aprox donde todos los autores implicados dieron lo mejor de sí mismos.
    Afortunadamente, también la estamos disfrutando ahora en dos ediciones de Panini (en los MLE y en Biblioteca Conan).
    Un saludo para todos.

  18. Te compro la idea Suso porque los números 66-67-68-69 fueron los últimos de Thomas antes de su marcha a DC.
    Aunque de estos 4 números sólo 2 (‘El botín de la isla muerta’ y ‘Las capas negras de Ophir’) están a la altura de los anteriores en cuanto a guión.
    Los otros 2 de Thomas son flojos y los que van del 61 al 65 son ‘otro nivel’

  19. Pues nada alan ya sabes pasar por caja la historia es buena no muy buena y ese tramo en color pues esta también bien pero yo papel rugoso el imprescindible

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.