Reseñas: Los Vengadores: Omnigold 5: “La Guerra Kree-Skrull” (1971-1973)

Tras el cuarto tomo recopilatorio de los Vengadores, con su recomendable segunda mitad, para mí lo mejor que nos ha dado la colección hasta el momento, el quinto empieza seduciéndonos con una de las sagas más famosas de la colección.

Sigue Roy Thomas, en su larguísima etapa como guionista de la serie, mientras que el apartado gráfico no dispone de un artista fijo.

El primer arco corre a cargo del menor de los Buscema y podríamos decir que es la antesala de la Guerra Kree-Skrull.

La sensación es que ocurren cosas y aparecen personajes un poco sin ton ni son. Sin una utilidad real. Mientras que algunos diálogos de Thomas son redundantes respecto a lo que ya vemos en imágenes.

Los acontecimientos quedan vinculados a la escena en la colección de los Cuatro Fantásticos, en que Reed Richards queda atrapado en la Zona Negativa. Me da que como excusa para que Rick Jones y Mar-Vell se libren durante unos números de su estancia alternada en la Zona Negativa, porque la idea no aporta nada más a la línea argumental.

Nada del otro mundo, aunque la escena en Alaska por lo menos es entretenidilla. No contento con acabar con su odiado compatriota Kree, Ronan pretende eliminar a la raza humana haciéndola evolucionar en regresión. Hasta que recibe un aviso de su planeta ante el inminente ataque Skrull y se larga dejándolo todo, como si de un bombero de guardia se tratara.

 La Guerra Kree-Skrull, propiamente dicha.

De esta forma empieza la susodicha saga. Y lo hace contando todavía con Sal Buscema en el número inicial, para luego hacer su entrada Neal Adams y su entintador estrella Tom Palmer. Para hacer historia en uno de los trabajos mejor dibujados del Marvel clásico.

El concepto es atractivo ya de por sí, quizás el más monumental realizado por Marvel hasta el momento. Ni más ni menos que una guerra intergaláctica.

Contamos con varios ingredientes de lo más variopinto. Tenemos un político “alienófobo” llamado H. Warren Craddock, dispuesto a encerrar a los Vengadores por dar cobijo a una supuesta amenaza alien como es el Capitán Marvel. Tenemos hasta un juicio a los Vengadores y los Cuatro Fantásticos por los motivos esgrimidos por Craddock. Está Ronan, que gobierna tiranamente el planeta Kree. Y, como no, los Skrull, que capturan a Mercurio, la Bruja Escarlata y Mar-Vell. Y la irrupción de los Inhumanos que comentaré más abajo.

Neal Adams debuta con la sobrada del número en que Hank Pym, enfundado en su traje de Hombre Hormiga, se introduce dentro de la Visión, en una escena que parece inspirada en el clásico film Viaje Alucinante. Sobrada porque no parece aportar nada a la trama. Pero claro, los diseños de Neal Adams son tan espectaculares y está narrado con tal maestría, que no podemos más que maravillarnos.

Como podría ser previsible, los Skrull suplantan a todo quisqui mediante su habilidad metamorfa. Aunque reconozco que a mí me la han colado en más de una ocasión. La cuestión es que muchos de los giros consisten solamente en eso, en las inesperadas suplantaciones.

Lo más inesperado ocurre con la llegada de Tritón, que viene a pedir ayuda desesperada a los Vengadores. Así que nuestro grupo de superhéroes decide dejar de buscar a sus compañeros por un rato y centrarse en ayudar a los Inhumanos. Pese a todo, no queda mal, y la mini trama de los Inhumanos tiene buenos momentos, además de dejarnos alucinantes páginas de Neal Adams para la historia. En realidad, los hechos finalizan una historia narrada en la serie de los Inhumanos en Amazing Adventures.

Cuando, al fin, los autores se deciden a poner hilo a la aguja, lo que nos encontramos es una guerra entre los Vengadores y los Skrull. A los Kree, quitando a Mar-Vell, no se les ve ni se les espera.

Bueno, vemos a Ronan en su mundo, dispuesto a invadir la Tierra antes que los Skrull.

Llegados al desenlace, para nuestra sorpresa descubrimos que la Inteligencia Suprema era quien estaba moviendo los hilos todo el rato para provocar el final deseado. Un final que tiene a Rick Jones como pieza clave, en base a un rollazo que nos cuenta la Inteligencia Suprema sobre un poder latente que reside en él y en todos los humanos, que resulta ser ilimitado. En un último número de la saga a cargo de John Buscema, gráficamente extraordinario, por supuesto. Realmente es épica al más puro estilo Marvel, y mola que Rick invoque a todos los héroes de la Marvel. Así que el número, pese a sus muchos defectos, se disfruta.

Ah, y Thomas, en una de sus ideas de bombero metidas con calzador, nos saca de dudas sobre qué ocurrió con el cuarto Skrull, en aquel lejano Fantastic Four número 2.

Francamente, un poco disperso todo. Mejorable en la parte escrita e insuperable en la visual.

Una saga que funciona por seducción. Por escenas espectaculares aisladas y como obra conceptual grandiosa a la que no nos podemos resistir. Pero a la que le falta congruencia y consistencia.

Pese a todo, un pedazo de historia de Marvel cuya importancia e influencia no se puede negar.

Tras la popular saga espacial, Barry Smith entra como dibujante para tres números. No es el Barry Smith malo de los 60, sino el bueno, pero aun y así queda a distancia de lo que está haciendo en Conan en ese momento.

La presente saga lleva a los Vengadores al rescate de Hércules. Más concretamente Visión, Bruja Escarlata, Mercurio, Ojo de Halcón, Capitán América, Thor y Iron Man, además de Rick Jones. Sí, digo Ojo de Halcón porque Clint Barton vuelve a la acción bajo el disfraz del arquero favorito del Universo. Aunque estrenando nuevo uniforme, esta vez sin antifaz.

Ares, el Dios de la guerra del Olimpo, es el villano de turno, con la inestimable ayuda puntual de la Encantadora.

Un arco que francamente es bastante mejorable, donde lo más resaltable está en los dos extensos flashbacks. Me refiero a la explicación de Clint sobre como encontró al perdido Hércules. Así como el flashback que narra el Caballero Negro en el número 100, muy en la línea de fantasía heroica que los propios Thomas y Smith ejecutan en la serie de Conan.

Un número 100 donde participan todos los Vengadores habidos hasta el momento, incluido Hulk. Y también acaba uniéndose a la fiesta el Espadachín de forma un poco torpe por parte de Thomas. Choca mucho que el supuesto villano aparezca de sopetón como un buen tipo, y que la excusa sea la máxima de los Vengadores: Una vez vengador, vengador para siempre. Todo porque el chico fue parte del grupo por casualidad durante un par de viñetas.

Toma el relevo una nueva historia escrita por el novelista de ciència ficción Harlan Ellison. Con guión de Roy Thomas, al tiempo que entra Rich Buckler a los lápices.

Como historia aparte de sci-fi puede resultar, pero insertada en esta colección queda muy desubicada. Ya desde el inicio, con lo de la competición de ajedrez, se advierte que la historia va con el pie cambiado.

Por suerte, mucho mejor está la saga de los Centinelas, en la que, además, el dibujo de Rich Buckler luce muy bien al contar con el entintado de Joe Sinnott.

Esta vez es a la Bruja Escarlata a quien hay que rescatar, tras ser secuestrada por los Centinelas. Por un lado, Mercurio, y por otro, el resto de los Vengadores.

El propósito de los gigantescos robots cazamutantes, el de siempre: aniquilar a toda la especie llamada Homo superior. Pero la explicación final, en base a una serie de carambolas, es realmente descabellada. Y más decepcionante, si cabe, resulta la verdadera naturaleza del centinela líder. Pero no se puede negar que la saga es muy entretenida.

El fin de una era: Roy Thomas no more. Adelante Steve Englehart.

Englehart entra como guionista fijo en sustitución del casi perpetuo Thomas, mientras que en el apartado gráfico no podemos decir lo mismo. Ya el primer arco cuenta con cuatro números y cuatro dibujantes diferentes. John Buscema, Rich Buckler, Jim Starlin y Don Heck.

La cosa sigue yendo de Vengadores desaparecidos. En este caso, Mercurio.

La trama empieza muy bien con la escena en la Tierra Salvaje y el enfrentamiento a los llamados Mutantes de la Tierra Salvaje.

Lo mejor, para mi gusto, el humor sarcástico que gasta Clint Barton, que parece encontrarse en muy buena forma en base a su personalidad. Tampoco es mala idea todo el proceso interno por el que pasa la Visión, que necesita sentirse humano para merecer a Wanda.

Pero pronto la cosa se va torciendo por obra y gracia del señor Englehart.

El guionista se inventa una historia disparatada, según la cual el Fantasma del Espacio (¿no había villanos para recuperar con peor carisma?) se hizo pasar por Madame Hidra en los tiempos del Capi de Steranko. Posteriormente, nos cuenta, se bajó la capucha de Hidra para presentarse al Capitán y a Rick Jones. Total, para borrarles la memoria a ambos para que no recordaran nada. Por si fuera poco, el mismo Fantasma del Espacio también fue quien provocó el engaño sobre la identidad secreta del Capi en esa misma etapa de su colección. O sea, que el bueno de Englehart le cambia el sentido a parte de la aclamada etapa del Capitán América de Steranko y se queda tan ancho. Además de que la historia ya de por sí es una tontería.

Y luego está la escena del Capi haciendo señas a la Visión a espaldas del Segador, el otro villano del arco, indicándole que le siga la corriente. Un poco risible, la verdad.

Todo el cúmulo de explicaciones que dan algunos personajes a modo de narradores, como la que da el Capitán Marvel entre otras, es un gran paso atrás. Cuando se recurre a los textos largos para esclarecer un determinado acontecimiento, es que narrativamente algo ha fallado. Además de aburrir al personal.

Como colofón a la historia, Wanda y la Visión se declaran amor eterno.

Pese al desaguisado del comentado arco, la cosa todavía puede ir a peor.

Entramos en una etapa que recuerda terriblemente a los peores años de la colección a mediados de los 60. De nuevo con Don Heck a los lápices, pero esta vez dando lo peor de sí. Y guiones de Steve Englehart ingenuos hasta decir basta. Mucho tendrá que mejorar de cara a los próximos años.

De la horrorosa historia con uno de los villanos más nefastos que recuerdo, el tal Champion, lo único que vale la pena es ver de nuevo a Ojo de Halcón con su uniforme clásico.

Del mismo calibre de dejadez es la explicación de la reaparición del desaparecido Mercurio, de quien todos parecían haberse olvidado. Crystal, la de los Inhumanos, lo encontró, lo curó, y se enamoraron. Y patada adelante.

El berrinche que pilla Pietro al enterarse de lo de su hermana y la Visión sólo es comparable al de Johnny Storm cuando se entere de lo suyo con Crystal. Así que parte peras con su hermana y se queda con los Inhumanos. Una buena excusa para perderlo de vista una temporada.

De mediocre también calificaría el siguiente arco en que se las ven con Magneto. La trama lleva insertado un crossover con la serie de Daredevil, que sólo sirve para que un desesperado Ojo de Halcón vuelva a hacer el ridículo. Esta vez al intentar llevarse a la Viuda Negra como si fuera de su propiedad.

Lo único resaltable de todo ello, es ver a una indecisa Viuda Negra ingresando, al fin, como vengadora oficial. Aunque un número más tarde decide dejarlo y volver con Daredevil.

El número en cuestión sigue la pobre línea de los anteriores. Con nuevo fantoche, el Dios León.

Bob Brown hace su entrada como dibujante en una historia que no está mal. Unos fanáticos racistas atentan contra los Vengadores porque no aceptan que un androide tenga relaciones con una mujer.

Posteriormente, Englegart decide darle una nueva oportunidad al Espadachín como vengador. De paso también ingresa Mantis, nuevo personaje femenino y pareja sentimental del Espadachín.

Pero nada más a destacar en las dos historias que concluyen el tomo, que poco aportan más allá de giros de guión finales infantiloides y facilones.

Conclusión.

La saga de la Guerra Kree-Skrull, con todos sus defectos, acaba siendo lo mejor del tomo, visto el nivel tan mediocre o bajo del resto del volumen. No hace falta decir que el apartado gráfico de la famosa saga no va incluido en su lista de defectos. Todo lo contrario.

Diría que tan sólo la saga de los Centinelas está a la altura. Y la historia de Harlan Ellison, pero como relato autónomo.

La etapa Englehart me parece directamente mala.

Comparando con los anteriores tomos del grupo, en conjunto, creo que éste es uno de los más flojos.

Enlace a la ficha:

19 Comments

on “Reseñas: Los Vengadores: Omnigold 5: “La Guerra Kree-Skrull” (1971-1973)
19 Comments on “Reseñas: Los Vengadores: Omnigold 5: “La Guerra Kree-Skrull” (1971-1973)
  1. Buen trabajo, Rockomic. Y cómics muy entretenidos, aunque Roy Thomas (como antes Stan Lee) fuese improvisando las tramas sobre la marcha (lo que en las sagas se notaba mucho más que en las historias de uno o dos números). Además el arte es cosa seria: Sal Buscema, Neal Adams (a él debemos la idea del viaje al interior de la Visión o de recuperar a los Inhumanos en la serie de los Vengadores), John Buscema (con el friqui de Rick Jones, aquí casi un alter ego del propio Thomas, materializando a esos sosias de los viejos héroes Timely), Barry Smith, Rich Buckler, Jim Starlin, …vale, también Heck (a su lado Bob Brown un figura), que a estas alturas era un claro retroceso volverlo a ver por la serie aunque fuese momentáneamente. … Aunque comparto sin ambajes gran parte de las pegas que pones, este tomo (aún en sus momentos más bajos, y tiene son duda momentos bajos) es muy superior a toda la etapa Stan Lee y a los comienzos del jovial Roy (también Englehart empezaría flojo, aunque también mejoraría) antes del desembarco de “Big” John.

    • Por supuesto, el histriónico H.W. Craddock era un sosias marvelita tardío (ni de coña en la Era Atlas se hubiesen atrevido a tanto, por mucho que Stan Lee a posteriori dijese lo mucho que se enfrentó a los hostigadores en debates en medios y centros de enseñanza…la mayoría de veces en su imaginación …Timely y Atlas fueron primero abiertamente anticomunistas, incluso invitando en algún cómic del Capi a los niños a denunciar a familiares y vecinos “antiamericanos” y luego, cuando el medio de los comic-books sufrió también su propia “Caza de Brujas” mediática y política, el sello intentó llamar la atención lo menos posible, dejando de publicar cómics de terror y de crímenes en favor de los del Oeste) del infame senador republicano J.R. McCarthy.

  2. Gracias, Suso. 😀

    Sí, la colección de los Vengadores creo que no despega hasta el final del tercer tomo. Y luego el cuarto para mí es el mejor, aunque no todo está a gran altura.

    Todo lo anterior no pasa de correcto, en el mejor de los casos.

    El presente tomo para mí es un paso atrás respecto al cuarto. Aún con el esfuerzo de espectacularidad que es la guerra Kree-Skrull.

    Realmente los números de Englehart me parecen muy flojos incluso sin contar la parte gráfica. Si bien es cierto que Heck realmente está horroroso, y Brown tampoco es que mejore mucho.

    • Al menos Bob Brown valía para dibujar superhéroes. Don Heck hizo algunas páginas notables en cómics románticos y algunos cómics de terror (principalmente en los cincuenta) decentes o medio decentes, pero superhéroes… Ni por estilo de dibujo ni por narrativa. Solo sobre bocetos de John Romita (en Asombroso) funcionó su dibujo (y aún luego Romita tuvo que retocar sus páginas, con lo que finalmente no se ganó nada con el supuesto “adelanto” para la producción que suponía que Romita solo abocetase en vez de hacer lápices completos).

    • Estoy de acuerdo, pero a mí me gustó hasta la historia de los centinelas, después fui perdiendo interés sobre el grupo hasta que descubrí los números de Shooter, Byrne y Perez

      • Es que los números de Shooter, Michelinie y compañía (por mucho que se pueda discutir algún argumento de Michelinie…o lo que le hacen a la pobre Carol Danvers) son de lo mejorcito de toda la serie (y no hablamos de una serie floja, pese a que empieza muy flojo, como JLA, otro cómic que en la Silver Age vendía muy bien con cómics muy malos).

  3. Bueno, amigos. Nos vamos de vacaciones. 😉

    Durante el mes de agosto no creo que publique ninguna reseña. Lo poco que vaya leyendo durante este mes ya quedará para septiembre. Para volver con fuerzas renovadas, seguro que sí.

    Por supuesto, todas las líneas están abiertas durante este mes que viene.

    Así que, a disfrutarlas!! 🙂

  4. Sin duda, no sólo la mejor historia de los Vengadores de todos los tiempos, sino la piedra angular que definió los años venideros de la serie….hya un antes y un después de la guerra kree-skrull……

  5. Muchas gracias, Erik.

    Para mí no es la mejor saga de los Vengadores, pero sí que entiendo su importancia histórica, incluso como piedra angular de la serie. No se puede negar que se trata de un proyecto grandioso y ambicioso nunca visto hasta el momento, y que fue el modelo a seguir a partir de entonces. Además del revolucionario arte gráfico.

    • Es como muy bien dice ERIK, después de esta saga hubo un antes y después en la coleccion de VENGATAS.

      Han pasado 40 años , y claro no es lo mismo leerla ahora, que cuando salio en su día.
      “Incongruencias en guiones y a ratos absurdos, personajes que ni fu ni fa, etc.

      Pero fue la primera gran saga cósmica del universo MARVEL.

      En el apartado gráfico, como bien comenta SUSO, nos deja unos dibujos maravillosos con perspectivas nunca vistas hasta entonces gracias al genio de NEAL ADAMS. “El cuerpo por dentro de vision” como comenta SUSO.

      Y en los guiones a pesar de numeros un poco absurdos , nos llevan al clímax de la GUERRA KREE, SKULL.

      Yo sinceramente de VENGADORES para mi gusto pocas etapas son mejores que esta .

      Me encantó en su día” SIEMPRE VENGADORES” o la saga de korvak etc…. pero que sean mejor que esta , bueno para gustos los colores.

      Un saludo a todos
      Buena reseña ROCKOMIC a disfrutar

      • Las páginas del viaje de Pym al interior de la Visión en compañía de los pobres Crosby, Stills y Nash todavía memorables, Magneto. Uno de los grandes momentos marvelitas de Adams, que tanto entusiasmaron a Bill Sienkiewicz y a Brent Anderson…o Armando Gil. Incluso al denostado Bendis.

        • La saga de Korvac es una de mis favoritos de todos los tiempos (de los Vengadores). Entraría fácilmente en mi Top 5 junto con la de Nefaria (Byrne) y la de Wundagore. Saludos, Magneto. Y a todos: Salud y cómics.😎✌️

  6. Es que lo has comentado magistralmente como siempre,
    Esa viñeta de TRITON saliendo fuera del agua en el puerto Puaf “es como mínimo magistral”.
    Grande NEAL ADAMS.

    Hablando de sagas de VENGATAS, esta también “la corona de la serpiente, la de ultron , vengadores desunidos etc.

    Pero de verdad es mejor que la de KREE SKRULL, a pesar de esos 40 años que quieras o no, se les nota.

    Para mi esta saga de VENGATAS KREE,SKRULL , es la similar que,” fénix oscura ” para los XMEN en cuanto a la identidad de cada grupo.

    Las dos marcaron una época muy difícil de superar en aquellos años .

    Hoy en día por supuesto que las hay mejores .

    Pero curiosamente en los XMEN no.

    Ninguna saga de los XMEN a superado a la obra maestra de CLAREMONT.
    Saludos maestro desde los Pirineos.

    • A mí lo de Vengadores Desunidos de Bendis no me gustó nada (aunque luego sí tragase con su larga etapa en diversas cabeceras Vengadoras …aunque acabé vendiendo toda esa grapa ….y sin sustituirla por tomos). En cambio los de Busiek (salvo los fill-ins de la etapa con Pérez y todo lo de Triatlón) me agradó bastante. Y Avengers Forever sí me parece una de las grandes sagas del grupo.

  7. En este tomo tenemos además a los Vengadores abriéndose al exotismo (y a todo el universo Marvel, imitando a los 4F …y a lo “multiculti”) con Mar-Vell (aunque nunca pase de aliado…y su categoría de libro honorario se la Dean póstumamente), Hércules, el Caballero Negro y Mantis (solo a Englehart se le podía ocurrir fichar a una prostituta asiática en plena marejada del Vietnam, ja) y a la Viuda siendo reconocida al fin oficialmente. Además el regreso de Ojo de Halcón (lo que Clint Barton debe ser, no Goliat o Robin), el Espadachín…o la Encantadora.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.