Reseñas: Shang-Chi: Marvel Limited Edition 1: Maestro del Kung-Fu (1973-1975)

La necesaria expansión del Universo Marvel en los 70, hacia otros campos diferentes al superheroico, trajo consigo personajes y temáticas relativas a otros géneros. De esta forma, se incorporaron toda la nómina de monstruos clásicos del terror, colecciones inmersas en la sci-fi futurista o en la fantasía heroica, así como la incorporación de la blaxploitation como corriente sociocultural.

Este último movimiento, la blaxploitation, estalló en los 70 en la industria cinematográfica, lo mismo que el género que encarna e inaugura la colección que nos ocupa: las artes marciales y la cultura oriental. La icónica figura de Bruce Lee, fallecido unos meses antes del primer número de Shang-Chi, no hay duda de que es el espejo en el que se refleja nuestro héroe.

Shang-Chi, o Master of Kung Fu, como en realidad se titulaba la nueva colección, hizo su debut en la serie Special Marvel Edition, hasta el momento dedicada a las reediciones.

Tras tan sólo dos números bajo esa cabecera, la colección pasó a titularse Master of Kung Fu de forma definitiva.

Steve Englehart a los guiones y Jim Starlin al arte gráfico, forman el equipo que da inicial forma al universo de Shang-Chi.

Un mundo que, se supone, debe girar en torno al principal reclamo de la colección, las luchas de Kung-Fu. Sin embargo, la colección incorpora otra figura dispuesta a restar un 50% del espacio ocupado por las artes marciales. Fu Manchú.

Fu Manchú es un personaje de la literatura de la primera mitad de siglo, creado por el escritor británico Sax Rohmer. Más que conocido por haber protagonizado películas y series, Fu Manchú es uno de los arquetipos del malvado diabólico más clásicos, pero su universo nada tiene que ver con las artes marciales.

En todo caso, un chino malvado desde la perspectiva tópica que se tenía en occidente por aquel entonces, bajo una visión forzosamente racista.

Fu Manchú no es la única licencia que incluye esta colección. Su nemesis en las novelas de Sax Rohmer, Sir Denis Nayland Smith, también se incorpora al mundillo de Shang-Chi, lo mismo que su acompañante, el Doctor Petrie.

En definitiva, el resultado es una combinación del género de artes marciales con el relato estilo pulp, en torno a un criminal con ilimitados recursos. De alguna forma, los autores nos están sugiriendo las dos caras opuestas de la filosofía china, el Yin y el Yang, que inevitablemente se complementan, representadas por Fu Manchú y Shang-Chi, respectivamente.

Shang-Chi, hijo de chino y de norteamericana, ha sido preparado física y mentalmente desde pequeño por su padre, Fu Manchú, para convertirse en la más mortal arma entre sus fieles. En un frío asesino al servicio de su causa.

El villano envía a su hijo a su primera misión homicida, asesinar al Dr. Petrie. El joven cumple su cometido, pero la experiencia le abre los ojos y deserta de la lealtad y subordinación hacia su padre.

Desde este momento seguirá una doctrina. No tiene ningún derecho a privar de la vida a nadie, ni siquiera a los asesinos que envía su padre para acabar con su vida.

El primer número nos presenta a los personajes y sienta las bases de lo que será la colección. Notable número de presentación, muy bien escrito y muy bien narrado por un Jim Starlin cuyo trabajo sabe embellecer Al Milgrom.

Steve Englehart, por su parte, se muestra más poético de lo habitual, especialmente en los bocadillos de narración. El guionista sabe ponerse en situación en un tipo de relatos muy diferentes a los que nos tiene acostumbrados. Creo que es notoria su entrada en la lógica oriental mediante el uso de algunos proverbios a modo de moralejas. Ignoro si proverbios chinos o no.

Los números que siguen, también a cargo del tándem Englehart-Starlin, continúan la línea marcada. Relatos donde no falta la inevitable acción cuerpo a cuerpo.

Si bien es cierto que se repiten algunos esquemas, como los continuados ataques de asesinos variopintos enviados por Fu Manchú hacia su hijo. Por lo que se echa en falta mayor diversidad de planteamientos.

Entre todos los sicarios del diabólico chino, cabe destacar a Medianoche. Un contrincante que es como un hermano para Shang-Chi. Nuestro héroe se ve obligado a combatirle, pero sus sentimientos impiden lastimarle. No así el propio Medianoche, cuya lealtad a Fu Manchú pasa por encima incluso de la vida de su “hermano”.

Por la parte de los buenos, se van sumando personajes que, a la postre, serán parte indispensable de la colección.

Es el caso de Black Jack Tarr, el corpulento ayudante y brazo ejecutor del inválido Sir Denis Nayland Smith. Black Jack no demuestra mucho aprecio hacia los orientales, incluido Shang-Chi, a quien siempre se refiere como “chino”.

Tras unos pocos números, Starlin es sustituido por uno de los nombres que quedarían ligados a la colección por siempre más. Se trata del dibujante Paul Gulacy, que en su estreno empieza a ofrecer algunas muestras de su estilo, todavía en crecimiento. En especial viñetas a toda página vagando entre el surrealismo y el colorido arte oriental.

Tras un episodio en los Everglades, lugar cercano a la base de operaciones de Fu Manchú, en Miami, con el Hombre-Cosa como invitado, Englehart abandona también la colección.

Su temporal sustituto es Gerry Conway, que realiza otro entretenido número, siguiendo la misma tónica que su antecesor.

Hasta el momento, creo que estamos ante una buena colección de acción, crimen y venganza, pero todavía pendiente de despegar.

Moench-Gulacy, el equipo definitivo.

Entramos en el momento clave para las aventuras de Shang-Chi. La llegada del guionista que la convertiría en una de las series más celebradas de los 70, dentro del Universo Marvel.

Paul Gulacy sigue siendo el dibujante oficial, si bien es cierto que en varios números salteados es sustituido por artistas como Ron Wilson, Craig Russell o Al Milgron. En uno de estos números, participan hasta cuatro dibujantes distintos. Una lástima, porque semejante baile en el apartado gráfico resta algo de consistencia a la serie.

En estos primeros compases de la etapa guionizada por Doug Moench, poca evolución se aprecia respecto a lo relatado por su antecesor.

Se repite el esquema de Fu Manchú enviando asesinos a matar a su hijo o bien de Shang-Chi inmiscuyéndose en los pérfidos planes de su padre. Poco contenido y mucha acción.

Lo más destacable estaría en la incorporación de algunos conceptos y personajes que se harían un hueco en el futuro inmediato.

Caso de los si-fan, el ejército de asesinos fieles a Fu Manchú, cuya voluntad pertenece al villano chino. O el Consejo de los Siete, una especie de junta de elegidos entre los si-fan, en permanente rotación por las continuadas bajas de sus miembros.

Luego está Ducharme, amante esclavizada de Fu Manchú, a quien le permite hacer las veces de consejera.

Y, unas historias más adelante, se incorpora un colega de Sir Denis Nayland Smith. Clive Reston, un agente especial inglés que parece inspirado en Sherlock Holmes.

En el primer Giant-Size Master of Kung Fu, pura acción sin más, es donde Gulacy empieza a definir su estilo con el lápiz ya con mayor precisión.

La influencia de Jim Steranko sale a relucir sin complejos, especialmente en las secuencias de viñetas en las escenas de acción, en algunas composiciones a toda página y en expresiones que hablan por sí solas. Lo único que no adapta de Steranko es todo el componente de arte psicodélico y fondos alucinógenos.

Otro de los constantes recursos argumentales es el uso que hace Smith de Shang-Chi, valiéndose del mestizo como si fuera su particular Agente 007.

El esquema siempre es el mismo. Smith cita a Shang-Chi, en distinto lugar cada vez, con el fin encargarle una misión, a lo que el chino accede con religiosa fidelidad. Las misiones, no hace falta aclarar que siempre tienen a Fu Manchú en el punto de mira.

Mientras pasamos por un número de Giant-Size Spiderman en el que Shang-Chi es la estrella invitada, y que será digno de análisis en el tomo correspondiente a Marvel Team-Up, la serie regular sigue sin acabar de despegar.

El escenario se desplaza a la Selva Amazónica, en un par de historias bastante discretas.

Primero tenemos una mezcla de aventuras en la jungla con nazis, incluido mensaje antiracista bastante facilón.

La segunda historia, ambientada en la tribu de los salvajes jíbaros, está algo mejor.

Sin duda, lo mejor de este primer tramo de la etapa Moench lo encontramos en los Giant-Size 2 y 3, ambos a cargo de Paul Gulacy en el apartado gráfico.

El segundo es una amalgama de espionaje, aventura y hasta terror de lo más emocionante. Especialmente excitante es la alucinógena secuencia en la residencia de Fu Manchú, donde Shang-Chi se enfrenta a una carrera de obstáculos consistente en mortales e ingeniosas trampas.

El tercer Giant-Size, donde se nos presenta a Clive Reston, es un relato de pura intriga. La nueva misión, esta vez en Londres, trae consigo una nueva amenaza, los fansigars. Se trata de una secta de asesinos de la India equiparables a los si-fan de Fu Manchú. Pero el momento más relevante está en el sorprendente regreso a la vida del Doctor Petrie, que exculpa definitivamente a nuestro héroe ante la justicia británica.

El tramo final del volumen coincide con el paréntesis más largo de Paul Gulacy sin participar en la serie.

Son cuatro números, incluyendo el Giant-Size 4, en los que el apartado gráfico se va alternando entre Keith Pollard, John Buscema y un nuevo número dibujado a seis manos por otros tres dibujantes.

Números no especialmente destacados, pero por lo menos entretenidos.

Lo más resaltable sin duda está en la presentación de un nuevo personaje rescatado de las novelas de Sax Rohmer. Se trata de Fah Lo Suee, hija de Fu Manchú, poseedora de poderes de persuasión y tan despiadada como su padre.

Lo interesante del personaje es que aspira a los mismos logros que su padre, pero odia a su progenitor por encima de todo. De esta forma, logra formar un imperio del crimen integrado por si-fans renegados del propio ejército de Fu Manchú. Se prepara una guerra entre los imperios de padre e hija, y Shang-Chi puede quedar en medio.

La primera línea argumental consiste en la búsqueda, en Egipto, de unos Ojos de Rubí capaces de esclavizar a cualquier ser humano. Todo misterio relacionado con el Antiguo Egipto ya es de por sí atrayente, pero el número no pasa de correcto.

Luego tenemos un debate filosófico entre padre e hijo, en el que se nos explica algo más sobre Fu Manchú en cuanto a su pretensión de cambiar el mundo entero.

Llama la atención la facilidad con la que Shang-Chi se cuela en la base de su padre sin que éste ni sus innumerables guardianes lo adviertan.

Los dos últimos números incorporan antagonistas de características muy similares. Por un lado el Cazador de Sombras, un si-fan renegado de Fu Manchú y traidor a Fah Lo Suee; y por el otro Garra de Tigre, otro si-fan desertor de Fu Manchú, que también va por libre.

Este número que cierra el tomo, el cuarto y último Giant-Size correspondiente a Shang-Chi, presenta un tono bastante diferente. Una historia de acción sin pausa con elementos de comedia. Algo así como una buddy comedy, en la que Shang-Chi se ve acompañado por un taxista llamado Rufus T. Hackstabber, que es la viva imagen de Groucho Marx. Un gracioso personaje cuyo nombre es un evidente homenaje al personaje interpretado por Groucho en Sopa de Ganso, Rufus T. Firefly. Ante semejante personaje no nos podemos tomar demasiado en serio este episodio, pero por lo menos resulta divertido.

Conclusión.

En general creo que estamos ante un buen tomo, sin más. No creo que alcance en ningún momento el notable, pese a que unos pocos números son bastante buenos, pero tampoco veo apenas episodios que desentonen por la parte de abajo.

Eso sí, es ciertamente una etapa relevante al ser presentados casi todos los personajes secundarios que nutrirán la colección.

En el apartado gráfico, tanto Starlin como Gulacy cumplen muy bien, para empezar.

Pero lo mejor está por llegar.

Enlace a la ficha:

55 Comments

on “Reseñas: Shang-Chi: Marvel Limited Edition 1: Maestro del Kung-Fu (1973-1975)
55 Comments on “Reseñas: Shang-Chi: Marvel Limited Edition 1: Maestro del Kung-Fu (1973-1975)
  1. Y no es para menos: serie mítica y largamente esperada. Como La Tumba de Drácula. De rebote, como no le gusta a Feige (la mala prensa que supone Fu Manchú) no se va a reeditar en breve (puede que nunca?)

  2. Con Marvel tanteando todas las modas televisivas y especialmente cinematográficas tenían que acercarse antes o después en serio a la fiebre setentera por las artes marciales. Y como lo del pulp les había funcionado bien con Conan (y familia), pues ya se habían hecho con los derechos de las novelitas de Fu Manchú y, aunque no iba de ese palo, al ser chino el villano (y por eso de los tópicos raciales), algo hizo click en Lee y Thomas y decidieron incorporarlo (con todo su “universo”) como gran amenaza a la nueva serie. Ya solo necesitaban un héroe nuevo (sus enemigos tradicionales no les servían si la cosa iba a ir de Kung-Fu).

    • En todo caso, ni los propios creadores de la serie estaban muy convencidos con la idea de los jefazos, ambos veían a Fu Manchú como un estereotipo muy racista incluso antes de leerse nada del personaje. Pero no había opción, venía impuesto, querían sacarle provecho al personaje ya.

      • Eso sí, para tener estás preocupaciones, vaya ocurrencia la de que buscando tener un hijo genéticamente perfecto, el diabólico FM decida aparearse con una belleza americana (la mujer perfecta para un chino supremacistas era caucásica?). Desafortunado. Eso, a ojos de hoy, huele a racista desde ambos lados.

  3. Luego, Englehart empezó a leerse las novelitas originales para documentarse y ahí ya se sintió horrorizado de veras. Su intención, tras la presentación, era derivar la serie hacia una poco disimulada imitación de la serie televisiva Kung-Fu (la del Carradine), con el prota vagabundeando en busca de un nuevo destino, intentando alejarse de su pasado y encontrando en el camino nuevos problemas. Una forma de que los secuaces de papá saliesen poco y este menos …pero le dijeron que nones, que este tenía que seguir saliendo. Y el escriba decidió que sin él. Starlin (sensibilizado por su rotación asiática), ya había protagonizado su propia espantada un poco antes.

    • Aunque el tándem Englehart & Starlin se llevó el mérito (y los racanos beneficios) de la creación de personaje y serie, sería el posterior tándem Moench (un Moench entonces con una de las tarifas más bajas de Marvel, lo que le obligaba a una alta productividad: a escribir un buen puñado de páginas al mes entre seriales, correos y artículos) & Gulacy (un dibujante que pronto llama la atención …y todavía mejorará mucho en esta cabecera, volviéndose uno de los más cinematográficos, por narrativa y por recurrir a referencias fotográficas de actores para sus personajes, como si ya elaborarse el casting de una peli imposible de Shang-Chi plagada de estrellas: Bruce Lee, Clint Eastwood, Sean Connery, Marlon Brando,…). Un tándem bien engrasado que hace suya pronto serie y personaje, reformulandolos y sacando su jugo como no parecía posible …y lo mejor todavía está a la vuelta de la esquina. Y, afortunadamente, se trata de un tándem creativo de largo recorrido, dentro y fuera de esta cabecera. A disfrutarlo. Con altura!

  4. Y enhorabuena al prolífico enanito bonachón de Rockomic, que parece que no para de “laburar” en su mina subacuática.,😈 Sí, señor. Bravo.👏👏👏

  5. Estupenda reseña !!
    En 2023 hay anunciado en usa el tercer epic collection dedicado a Shang Chi clásico. Por lo cual no veo razón para que no se publique aquí también. Puede que den luz verde a que se publique aquí una vez pasado el tiempo desde que se estrenó la película y que ya no les importe que el Shang Chi clásico no le haga sombra a la imagen actual que quisieron vender con la película.
    Desde luego, no parece que sea por una cuestión de derechos con los herederos de Sax Rommer.

    • Esa es la esperanza: que dado que no les sirvió de nada la corrección, que China los vetó igual, que acaben pasando del tema con el tiempo y decidan sacar tajada de los cómics.

  6. Gracias, amigos. 🤗

    Estaba esperando con ganas tu aportación, Suso. 😉
    Ya sabía yo que esta vez te había dejado buen material con el que complementar la reseña.
    Algo había leído sobre las salidas de Englehart y Starlin. Pero ese trabajo os lo dejo a vosotros, que sabéis más. 😉

    Mil gracias.

    • Sir Denis Nayland Smith y el Doctor Petrie sí son un guiño (explotación descarada más bien, como tantos otros entre los diez y los treinta del pasado siglo) claro de Rohmer a Holmes y Watson, claro. Con la diferencia de que los de Conan Doyle eran agentes independientes y estos muy oficiales (identificación total con el Imperio). Como el propio Fu Manchú, nacen hace ya ciento diez añitos. En su debut Nayland Smith es un Comisionado (lo suelen traducir como Comisario) de la Policía británica en Birmania (la actual Myanmar, Burma para los anglosajones), un funcionario público, vamos (pero con pasado en el ejército británico, al que volverá ocasionalmente durante la guerra, como coronel de Inteligencia, Marvel mantendría está vinculación con los Servicios Secretos, pero más bien con los Servicios Exteriores), aunque como ya en su primer relatito se cruza con Fu Manchú (de cuya bellísima hija será amante “prohibido”), así que se convertirá en la misión de su vida el ir persiguiéndolos por todo el globo (al Diabólico Doctor y a Fah Lo Suee) y desbaratando sus planes (contra toda lógica, dados los recursos casi inagotables y el ejército personal de este😈). Dio la cosa para unas cuantas novelitas de gran éxito internacional en sus primeras décadas (hoy olvidadas fuera de las islas pérfidas …y poco leídas ya incluso allí).

      • Rohmer todavía crearía a otro supervillano de éxito (también trasladado al cine, pero de forma más discreta): Sumuru, una supremacistas feminista que busca la paz mundial mediante la conquista (y la sumisión de los hombres a sus superiores femeninas …y a ella). Por supuesto, con tales ideas (feminismo y pacifismo, pero usando la fuerza para conseguirlo), es considerada una amenaza peligrosísima para el natural estado de las cosas y de los estados, y perseguida denodamente por uno de esos anglosajones campeones de lo correcto …pero Sumuru (que como la Ella/Ayesha de Haggard también debe ser obedecida) también cuenta con amplios recursos y planes y una red de devotas agentes que abarcan continentes.

      • No te quejes Suso que la versión “fusilada” de Nayland y Petrie que saco Robert E Howard con un comisionado britanico pero en vez de un doctor lo cambio por un veterano de guerra yanqui adicto a las drogas, y que al tomar este una poción que le facilita un trasunto de Fu-Manchu de segunda división dandole fuerza y agilidad sobrehumanas (Howard tiene su superhombre) y que el personaje alegremente le gustaba liquidar chinos como si fueran chinches, la cosa no tiene precio. Y mas cuando resucita una antiguo hechicero de Lemuria “Kathulos el brujo” y monta una conspiración mundial con sus adoradores que son los amarillos, negros, tostados y marrones para acabar con la única raza que lo rechaza “la blanca”. Uno de los pulps que es cabecera de cama de cierto felino muy fan de Howard y que relee una y otra vez.

        • Detectives drogatas (otra influencia de Holmes) hay unos cuantos en la Era Pulp (incluso alguno en el primer Hollywood, como el amigo “Coke”, del que ya hablamos en el hilo del Plan). Y el racismo estaba también a la orden del día. Y la “amenaza amarilla”, de la que Fue Manchú es el gran arquetipo (de él vienen los megalomanos chinos y japoneses del pulp USA, así como los villanos de las comic-strips tipo emperador Ming, el futuro Imperio Mongol de Buck Rogers, Dragon Lady y sus piratas y bandidos en Terry y los piratas, etc).
          …En DC también tendríamos en la Golden Age a Slam Bradley dando palizas a grupos enteros de criminales chinos en Action Comics.😈…Y al mismísimo Fu Manchú en Detective Comics…mucho antes de Batman, antes incluso del Vengador Carmesí (hombre misterioso molón, puro pulp).

  7. Obra maestra para mi gusto personal son los mejores comics publicados por PANINI y SD hasta la fecha.
    Y sin son los más cotizados pero no es para menos, empiezas a leerlos y te metes en un mundo de artes marciales y espionaje a lo JAMES Bond una maravilla.
    Han pasado 40 o 50 años desde que se publicaran y siguen igual de frescos ,el paso del tiempo al contrario que a otros no les ha afectado con unos dibujos y guiones perfectos en todos los sentidos

    OBRA MAESTRA

    Muy buena reseña ROCKOMIC y SUSO que decir de ti “MAESTRO “

    • Sí, a Moench sí le venía bien un villano megalómano omnipresente, pues lo que quería hacer era el equivalente a una superproducción de Bond desquiciada (o sea: sin límites de presupuesto, en plan sueño loco de D.W. Griffith)

  8. Buen comentario rock igual que el anterior de los vengadores
    Si fumanchu es muy muy malo su base secreta la tiene a más de 7000 metros de altura cerca de la frontera con Nepal y esta preparando una muy gorda muy muy gorda quiere sacar a la luna de su órbita para poder cambiar el eje masnetico de la tierra y matalnos a todos

  9. El Black Jack Tarr de Englehart es abierta y descaradamente racista y antipático (digno reflejo especular viñetero del menos respetuoso policía colonial), Moench lo irá “dulcificando”, manteniendo su tosquedad, pero tornandolo en un noble bruto con problemas para demostrar sus afectos, un remedo humano de Ben Grimm que sorprendentemente se gana pronto nuestras simpatías.

  10. Y Rufus T. Hackstabber es el remedo Marvel del otro Rufus T. más famoso y con el mismo rostro y carácter, claro. No será el único homenaje que harán en la serie a los cómicos de Hollywood (veremos por ejemplo anecdóticamente al sosias se un actor muy querido por Wallace “Woody” Wood), pero sí el más destacado. Y aparte de las celebridades que prestan rostro a los grandes secundarios de la serie, también caerán otros homenajes en futuros tomos, claro, como el del Rick de Casablanca.

    • El Consejo de los Siete (como Fah Lo Suee, Nayland Smith, Petrie y Karamaneh) viene de las novelitas del Doctor Diabólico. También el elixir vitae (presentado en La máscara de Fu Manchú) que mantiene vivo y lozano al seductor conquistador chino.😈

      • La orden criminal del Si-Fan también viene de las novelas, claro. Grupo formado originalmente por miembros de las grandes organizaciones criminales de Oriente, desde los herederos de la mítica secta de los hassassin a la yakuza (que se separarían de nuevo de la organización, pasadas las décadas), pasando por triadas chinas, dacoits birmanos y estranguladores thugs, con el nexo común de la adoración fanática a la Diosa sangrienta (Kali, Sekhmet, Coatlicue,…) y a su líder, el Diabólico Doctor Fu-Manchú (también llamado Shan Ming Fu, Hanoi Shan, El Doctor Diablo, El Dragón Ubicuo, El Doctor de las Muertes Extrañas,…). Por debajo de él, su hija Fah Lo Suee (“Suave Perfume”) y El Consejo de los Siete, pero solo los primeros y más elevados de entre sus esclavos.

          • Jack London bastante preocupado por la condiciones sociales y lucha de clases, era socialista y que apreciaba a gente de otras minorías… escribió un relato corto en que en un “futuro” y para avance de la humanidad se bloqueaba a China en todas sus fronteras y con un virus se exterminaba a toda la población. Vamos, que en esa época no los tragaba nadie, y eso que aun faltaban años para que Mao unificara el pais con su doctrina comunista tras la 2 Guerra Mundial. De hecho en algunas novelas de James Bond son mas moderados como enemigos e incluso actúan esporádicamente como aliados los rusos de la Guerra Fria, que la China comunista

        • Lo poco que lo saca Moore en la Liga ya acojona lo suyo. Yo me he leído las tres primeras novelas y lo retratan aun siendo algo diabólico como un superhombre por las proezas y su sobrenatural inteligencia. Tengo una novela en digital en que un amigo y discípulo de Sax Rohmer escribe una novela que enfrenta a Sherlock Holmes y Nayland Smith en compañía de sus dos ayudantes al temible doctor oriental en un duelo de voluntades jamás visto… eso si que es buena literatura

          • Aún sus enemigos reconocen que es el mayor hombre de ciencia de su era, de Oriente o Occidente (y siempre cumple su palabra, ese honor lo tiene, en plan Doctor Doom …no como su equivalente marvelita, más rastrero), también el mayor experto del mundo en drogas. Y el Si-Fan la mayor organización de trata de blancas y tráfico de opiáceos.

  11. Clive Reston, si hacemos caso a sus historias, sería hijo de James Bond y nieto de Sherlock Holmes (o las versiones marvelitas de estos).

  12. Pues en mi caso me quedo sin los MLE’s por el tema que toca y espero que en un futuro los reediten, ya que Marvel la ha cagado al poner una directora de origen Chino pero que criticaba al regimen por las protestas de Hong-Kong y el protagonista de Shang-Chi siendo su nacionalidad canadiense los ponía también a caldo, ya que su familia emigro por no morirse de hambre y poder prosperar. Con lo cual al gobierno chino poca gracia le causaría estas declaraciones. Lo mejor para poder pasar la censura es no sacar a ningún chino en la película, así seguro que no ofendes o criticas a su cultura o política… la nueva de Batman no ha tenido problemas de esos y ha pasado perfectamente la censura.

  13. Si estaría bien que se reeditara yo lo compraría tienen buena pinta estos limited la epic collection se quedo en el dos y hay esta del 2019 muy anarquica el uno agotao yo compre el dos por 28 euros en el amazon este material se merece un omnibus al estilo del conan

  14. Este tomo en epic collection está agotado el 2 aún se puede conseguir por 33 pavos que es el bueno de este tomo que le pongo un 7 sacaría una aventura de un niño lo demás es pasable gulacy esta muy tieso en el tomo dos es otra cosa pagar más de 50 euracos por esto ya es demasiao pero lo ves a 200 no se quien se lo comprara

  15. Yo tengo lo de Gulacy y lo que continuo Gene Day, y de momento ahí se quedan. Yo creo que en un futuro si que reeditaran sin problemas todo lo del chino ya que la versión fílmica del personaje no ha calado tanto como la de la Pantera Negra. Encima las peliculas de la Fase 4 de Marvel las únicas que han causado expectación y éxito son la de Spiderman y la futura del Dr Extraño. Las otras no es que sean unos fracasos pero tampoco ningún rotundo éxito

    • Entre la de Gulacy y la de Day estaba la otra gran etapa artística de la serie: la de Zeck. Suele ser comúnmente aceptado que la de Day es la segunda mejor (y me gusta mucho MUCHO), pero yo prefiero la del joven Zeck.

  16. Que bueno Day yo tengo el de blanco y negro que saco forum y lo veo por ahí a buenos precios y los tres tomitos en color también a 9 euros los he visto lo de gene day en color es muy muy goloso
    Esperemos que se reedite en condiciones yo estaba descolgao cuando salió este material

    • A mi cuando salieron los MLE’s no estaba muy boyante económicamente y como es un material que tampoco me apasiona pase de el en su momento. Con esfuerzo hubiese podido comprarlo… pero pase. Obviamente tengo lo de Day Gulacy en Forum

      • A mí me pisparon el segundo tocho (cuando ya era inencontrable), un drama, vamos. Y ya había vendido los Vértice y Surco (tenía todos los de color), aunque todavía tenía en casa al menos los tres tomitos en rústica de Forum, con lo que al menos no me falta ningún número de Gulacy. Al final tendré que acabar pasando por el aro con algún especulador (si no se me cruza un desesperado necesitado de dinerillo rápido), me temo.

        • Al menos es un tomo solo Suso… aunque duela el volver a pagar (y encima mucho mas) por algo que te han pispao es mas “barato” que comprar ahora los tres primeros. Aunque es una faena lo de tu caso, claro y mas con material tan buscado

          • Al menos he tenido el temple de esperarme a que que los que estaban dispuestos a pagar cualquier cifra hayan hecho ya sus compras …esas barbaridades difícilmente ya se van a volver a pagar por ese tomo, aunque la cotización vaya a seguir siendo alta (y como me conozco el mercado local gallego creo que esperandome un poco más todavía voy a tener posibilidades de pillarlo de segunda mano por un precio razonable, con o sin sobrecoste). El secreto es no ser impaciente (ni siquiera con una de mis dos series favoritas marvelitas de los setenta …y probablemente de todos los tiempos), que no soy nuevo en el baile.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.