Reseñas: Spiderwoman: Marvel Limited Edition 1: «Origen» (1977-1978)

El personaje de Spiderwoman nació producto de una necesidad más que de una idea planificada. Fue la posibilidad de registro del nombre feminizado del personaje estrella de la casa por parte de otras marcas, lo que hizo que los editores se apresuraran a registrar una Spiderwoman.

De modo que no tenían otra que dar salida a una mujer araña y así certificar el registro. Un nuevo personaje que iba a protagonizar un número aislado y aparentemente sin continuidad dentro del título Marvel Spotlight. Un número que, por supuesto, abre el presente tomo.

Archie Goodwin y Sal Buscema fueron los elegidos para pasar el trámite.

No estamos ante un nuevo personaje previamente trabajado y meditado por los editores, por lo que me imagino que los dos autores tuvieron que improvisar una historia de origen en un tiempo más bien reducido. De ahí que nos encontremos ante un relato muy de la Marvel primigenia, espontáneo y directo al meollo.

Lo primero que llama la atención es que, aunque el nombre del nuevo personaje parezca indicar que estamos ante la versión femenina de Spiderman, Spiderwoman, en realidad, no tiene nada que ver con Spidey, ni en la naturaleza de sus poderes ni en el origen mismo del personaje. Para empezar, esta mujer araña lanza rayos venenosos y vuela.

Vale, sí, se supone que no vuela, sino que planea con sus aletas axilares. Pero que no nos engañen, porque alguien que planea no puede levantar el vuelo desde el suelo como hace cualquier pájaro.

En cuanto al origen de Spiderwoman, el Alto Evolucionador juega un papel primordial en una historia que tiene un extraño punto gore y repulsivo para estar destinado a una superheroína. Una idea más propia del cine de terror fantástico de los 50-60, diferente, cautivadora…

Por lo demás, Spiderwoman debuta como criminal al servicio de Hydra para luego ser reconvertida a heroína.

Una vez creado el personaje, éste queda a disposición de quien guste darle continuidad. No pasan muchos meses hasta que Marv Wolfman se trae a Spiderwoman a una de las colecciones que estaba guionizando: Marvel Two-in-One.

Spiderwoman entra como uno de los héroes invitados de la colección de la Cosa, pero acaba quedándose durante cuatro números.

Ron Wilson ilustra los guiones de Wolfman en esta serie de números que también se incluyen en el presente tomo, y que sirven para mantener viva la llama de la arácnida justo antes de pasar a protagonizar su propio serial.

Una serie de episodios, ya analizados en la correspondiente reseña de Marvel Two-in-One, que se inician con un arco bastante bien hilado que ofrece buenos golpes de efecto y entretenimiento a raudales.

Una línea argumental en la que la arácnida vuelve a ser manipulada por Hydra, está vez sin Nick Furia como objetivo.

Posteriormente, Spiderwoman pasa a un plano más secundario en una historia sobre brujería con Modred de invitado.

Spiderwoman, el título propio.

El futuro de Spiderwoman vuelve a quedar aparentemente en el aire, pero pocos meses más tarde es el propio Marv Wolfman, ya convertido en valedor del personaje, el encargado de guionizar una colección protagonizada por la nueva superheroína. Camine Infantino acompaña a Wolfman en el apartado gráfico.

Lo primero que hace Wolfman es volver a contarnos el origen de Spiderwoman en una secuencia en flashback, pero lo hace matizando considerablemente lo relatado por Archie Goodwin. El Alto Evolucionador sigue estando ahí, pero ahora resulta que Spiderwoman sí es una humana y su nombre es Jessica Drew. Una lástima, porque el relato original me parece mucho más fascinante frente a la mayor convencionalidad del de Wolfman.

El otro cambio que Wolfman aplica a Spiderwoman está en su uniforme, concretamente en la máscara. Si antes cubría toda su cabeza, ahora deja al descubierto una larga melena. Además, Jessica tiñe su cabello de negro, me imagino que con el objetivo de acentuar las diferencias respecto a la otra superheroína con colección propia en ese momento: Ms. Marvel.

Aunque la principal diferencia entre ambas colecciones está en la intención de base. Mientras que Ms. Marvel tiende a entrar en temática feminista, en Spiderwoman no hay nada de eso. Más bien todo lo contrario, porque no faltan algunos comentarios de corte machista.

Estos primeros pasos de la colección tienen lugar en la misma localidad en la que se desarrollan los citados arcos de Marvel Two-in-One: Londres. No deja de ser curioso el paralelismo con la colección del Capitán Britania publicada en Marvel UK, más que nada en la incorporación de personajes y referencias relativos a las leyendas artúricas.

Primero, un ladronzuelo arranca la legendaria Excalibur y es poseído por la propia espada y por Morgana le Fay, encarnación del mal en las viejas leyendas celtas. Y, a continuación, se incorpora un hechicero llamado Magnus como figura protectora de Jessica Drew. El tal Magnus, que ya se había enfrentado a la propia Morgana en los tiempos de Camelot, parece la viva imagen de Merlín.

Por lo demás, un agente de SHIELD destinado a Scotland Yard, Jerry Hunt, se incorpora también como personaje secundario.

Son unos números iniciales bastante discretos, siendo generosos, en los que Wolfman no parece tener muy claro qué quiere hacer con el personaje. Más, cuando el guionista se inventa una excusa para trasladar a Spiderwoman a los EEUU a las primeras de cambio. Magnus se apunta también al traslado de residencia y a un radical cambio de imagen, mientras que Hunt, obsesionado con la superheroína, también cruza el charco.

Tampoco es que ayude el dibujo de Carmine Infantino. El entintado de Tony DeZuñiga arregla bastante los trazos del italo-americano en los números iniciales, pero pronto se van acentuando los peores vicios del dibujante: poses antinaturales, rostros poco expresivos y una estética en general poco agraciada.

A continuación, entramos en un arco que abarca varios números, en el que Jessica busca resolver el asesinato de su padre.

Primero hace su presentación el Hermano Grimm, un enigmático villano muy calculador, y posteriormente Wolfman recupera una de sus creaciones de su etapa como guionista del Hombre Lobo: el Ahorcador.

La trama cambia de rumbo de forma un tanto desconcertante cuando entramos en las artes oscuras y los pasajes ilusorios (lástima de Infantino), metiendo al Darkhold, el Libro de los Muertos, en medio del meollo. Además de la irrupción de Morgana le Fay y la intervención del mismísimo Hombre Lobo.

De ahí volvemos a la cuestión sobre el padre de Jessica, en lo que pasa a ser un thriller de acción que creo que podría haber dado para mucho más.

Para finalizar, el número que cierra este primer tomo es de lo más insólito. Un número que está dividido en dos relatos cortos de misterio, en los que Spiderwoman podría no haber intervenido y su ausencia no se hubiera notado en nada. Como historias cortas para revista de relatos independientes tienen un pase, pero insertadas en la continuidad de las aventuras de la arácnida no aportan nada.

Conclusión.

No empieza demasiado bien la colección de Spiderwoman.

Lo mejor del tomo es precisamente lo que no forma parte del título de la protagonista, los números de Marvel Two-in-One. Mientras que el relato inicial en Marvel Spotlight acaba gozando de ideas más atrayentes que el grueso de números correspondientes a su colección propia.

En lo que respecta a Carmine Infantino, en su línea: muy mejorable.

Enlace a la ficha:

35 Comments

on “Reseñas: Spiderwoman: Marvel Limited Edition 1: «Origen» (1977-1978)
35 Comments on “Reseñas: Spiderwoman: Marvel Limited Edition 1: «Origen» (1977-1978)
  1. Con este MLE al final piqué (un año después de que saliese, porque mi intención inicial era pasar del mismo, como de Luke Cage, que tuve ambas en Vértice y por algo no las conservé …vamos, que ya sabía bien lo que había, como con Campeones, vale que esa es una debilidad de mi infancia, pero recomendarla no se la recomiendo a nadie).

  2. El propio Marv Wolfman reconocía en la introducción del Marvel Masterworks que no sabía que hacer con el personaje y la serie y que por eso la abandonó esperando que cayese en mejores manos. Aún la mejor etapa (la de Claremont, al que no veremos hasta el tercer tomo) dista mucho de ser un imprescindible.

  3. Carmine Infantino, aunque no te anime demasiado el leerlo, no hace aquí si peor trabajo para Marvel. El hombre, cuando tuvo que volver a ejercer de freelance después de que lo botaran de su puesto en la dirección de DC para contratar a la joven Jenette Khan ya no era precisamente un crío…y estaba muy decepcionado con la industria. Aún así Marv Wolfman y Chris Claremont lo recuerdan con cariño. Luego volvería a casa (DC), donde haría cosas peores …que lamentablemente recuerdo haberle sufrido en Zinco acabando de enterrar a Barry Allen y a Kara Zor-El (editorialmente eran cadáveres antes de que les diesen la extrema unción en Crisis en Tierras Infinitas)…o algo que no sufrimos acá: Super Powers (el cómic de la línea juguetera de DC …la primera miniserie, la menos mala, acá publicada por Zinco, la dibujó Kirby, luego le tocó a Infantino, que tuvo el dudoso honor de plasmar en imágenes como unos chavales macarras del deprimido Barrio Suicida de Metrópolis daban una tunda al derrocado Darkseid…o como este se disfrazaba de súperhéroe bajo la identidad de Janus).

  4. En este tomo, aparte de a Wolfman (el hombre lobo asesino de masas y de mundos, que diría Morrison 😈) y a Infantino, un todavía young-gun y otro ya todo un veterano iniciando su recta final, tenemos a Archie Goodwin (a medio camino), Sal Buscema, Ron Wilson y (brevemente) a John Buscema. Pero es un tomo solo para los ya fans (y bastante) de Jessica Drew (así y todo mejor que el MLE de Hulka).

  5. Es un cómic muy del periodo de transición de Marvel a finales de los setenta, con Shooter asumiendo el mando pero empezando todavía a barrer la Casa de las Ideas y teniendo todavía que compartir el poder con los reinos de taifas anteriores (las parcelas controladas por Len Wein, Gerry Conway, Marv Wolfman y Roy Thomas, en las que Archie Goodwin, anterior Editor Jefe, nunca se atrevió a meter mano, pese a saber que funcionaban demasiado a su aire …y salvo Thomas y Wein con tendencia al caos…y Thomas cuando se editaba a sí mismo, ya no tanto cuando editaba a otros😈).

  6. Por cierto, dato para quesito: en 1975 Jean Maxey Thomas ya había convertido a Valerie «la librera» (personaje del show televisivo The Electric Company …de la gente de Barrio Sésamo) en Spider-Woman (una Spider-Woman afroamericana) en el olvidado cómic infantil Spidey Super Stories (o la cuadratura del círculo, pues en The Electric Company hacían un serial de Spiderman live Action para críos pequeños …y Marvel acabó sacando su cómic que lo «adaptaba», usando también a los personajes de The Electric Company …supongo que por derechos de imagen y eso complicado que vayan a reeditarlo un día … aunque lo mejor eran las portadas, muchas de Romita).

    • Valerie se encontraba un día una de las «bolsas de red» (telaraña de fluido arácnido) de Peter (solo que en vez de la muda de calle tras disfrazarse esta llevaba uno de sus uniformes) y la muchacha decidía convertirse en heroína del barrio (eso sí, poniéndose una máscara tipo antifaz y no la tipo capucha, que no era cuestión de estropear su peinado afro a lo Jackson 5) pese a su ausencia de poderes (tras el fracaso inicial intentaría solucionar la cosa con ventosas en las botas, cuerdas y otros trucos).

  7. La de Spiderwoman es una de las series más originales e interesantes de los 70, que ya es decir teniendo en cuanta que hablamos de la década más creativa de Marvel, con un Carmine Infantino en el punto álgido de su carrera que está genial, y especialmente divertidos son los arcos de la «etapa oscura», con personajes la mar de originales e interesantes como el Hermano Grimm, el Ahorcador (más correcta hubiera sido la traducción de «Hangman» como «Verdugo»), la Aguja…
    En fin, que este caso no comparto del análisis más que el origen de Spiderwoman propuesto por Goodwin es muchísimo mejor que el de Wolfman. Un origen antológico el de Goodwin, no sé por qué Wolfman lo vulgarizó.
    En conclusión, que para gustos, los colores.

    • Creía que los chavales no iban a empatizar (igual hasta les pasaba como al gigoló de Hydra, que le daba asco tocar a la Drew, ja😈) con una heroína que básicamente era una araña evolucionada. Así que la humanizó.

      • Pues ya digo que es una pena, porque ese origen es de los más originales (valga la redundancia) e impactantes que se han visto en Marvel. Que lo del accidente radioactivo que da superpoderes, aparte de muy trillado, fue un vil engaño para muchos niños que llegamos a creer que la radioactividad, en lugar de un veneno mortífero, era una especie de «espinacas de Popeye», no me jodas… Ya les vale a los titos Stan, Steve y Jack cuando idearon los orígenes de Spidey y Hulk…
        Recuerdo ser muy jovencito, de hecho, la primera vez que leí esa historia del origen de Spiderwoman, allá hacia mediados de los 80, y ciertamente me impactó, que NO asqueó porque las arañas nunca me han dado asco, al contrario, desde niño me ha fascinado verlas al acecho en sus telas de araña y ocultas en sus fantasmales agujeros de las paredes, y hacerlas salir moviendo la tela con un palito. Son un prodigio de la naturaleza y unas depredadoras alucinantes.
        Me da la impresión que muchos adultos atribuyen sus «ascos» y sus «prejuicios» a los niños, para no tener que reconocer que los melindrosos son ellos.

  8. La «necesidad» de Marvel de improvisar una Spider-Woman para retener la marca se dio a causa de que se enteraron de que la Filmation (productora de animación «barata», al estilo Hanna Barbera), que ya había mostrado interés en el campo de los superhéroes estaba desarrollando una serie de una Spider-Woman (el proyecto se remontaba al menos al ’76 …pero no vería la luz hasta el ’78, dentro del contenedor sindicado Tarzan and The Super 7, en el que probaban suerte con algún que otro seudo súperhéroe, todos más bien poco originales …lo más curioso era el supergrupo de la Freedom Force, que reunía a Hércules, Merlín, Sinbad, Isis y el Super-Samurai), que tras aparecer la Spider-Woman marvelita (con intención inicial de aparecer solo para ser registrada …pero el supuesto one-shot tuvo un éxito importante) tuvo que ser renombrada como Web Woman (heroína animada que no tuvo demasiado éxito).

  9. Irónicamente, al año de lo narrado en este primer MLE, la propia Jessica Drew probaría también suerte en el campo de la animación. Una serie breve (temporada única y corta, de las de media temporada) producida por la DePatie-Freleng (y la propia Marvel) que no tuvo el éxito esperado (en USA, que en México y buena parte de Latinoamérica la serie arrasó durante muchos años … también era la época de audiencias enormes en los programas infantiles porque como acá en la mayoría de estos países había únicamente uno o dos canales de televisión …Siendo todavía muy recordada allá la sintonía latina cantada por Memo «Capitán Memo» Aguirre).
    .

  10. Nota anecdótica irrelevante: en el campo de la animación superheroica teníamos ya el precedente de una mujer araña (y diseñada por el gran Alex Toth!) a mediados de los sesenta en la serie de la HannaBarbera El Fantasma del Espacio (Space Ghost): la villana The Black Widow (sí, muchas referencias marvelitas en el personaje, ja …ver el episodio «Revenge of the Spider-Woman»😈).

  11. Otro detalle para el trivial: Aunque el dibujante del debut de Jessica Drew es el querido don Silvio («our pal Sal») Buscema, la diseñadora del personaje (y considerada cocreadora junto con Archie Goodwin) fue Marie Severin, entonces un talento a tener en cuenta en Marvel en la época que hacía un poco de todo (aunque se le sacase más provecho como colorista y en los cómics de humor …y en su última etapa en la línea infantil) y que como su amigo Trimpe se tiró tres décadas largas ininterrumpidas en la compañía, aunque como su hermano John, «Riri» era ya una veterana cuando entró en Marvel (empezó joven). MUY fan del Pogo de Walt Kelly, por cierto (otra cosa que tenemos en común).

  12. En realidad el personaje no queda a disposición de quien pase por allí, sino que dado el éxito del Marvel Spotlight (del que se había tenido que encargar el propio Goodwin pese a ser el Jefe tras la llamada de Stan Lee, pues no había encontrado a nadie solvente «libre» y dispuesto y la cosa urgía dada la situación) llaman a Marv Wolfman para que se encargue de darle continuidad. De hecho querían empezar ya directamente con una serie regular del personaje. Pero Wolfman vio que el personaje (y él mismo) necesitaba de tiempo y reposo …y cambios!, que dado el origen que le habían encasquetado y su falta de background (y el estar un tanto alejada del centro operativo del universo Marvel) no había mucho por donde tirar, así que la introdujo como secundaria principal en una larga (para el concepto de la serie) saga de Marvel Two-In-One para tener una base de arranque… aunque es evidente cuando al fin llega después su #1(que es para lo que se había requerido inicialmente a Wolfman, para darle serie propia a Spider-Woman) que Marv todavía no tenía excesivamente claro por donde tirar a continuación (pero ya había modificado ligeramente su origen, se había retocado su uniforme y se le medio había acoplado al pobre fracasado de Modred el Místico).

  13. Lo del cambio del diseño de la máscara es de suponer que fue cosa de Carmine Infantino, que en los sesenta era apreciado como dibujante de féminas y que tenía mucha mano para el diseño y la concepción de la página (otra cosa ya es que artísticamente hubiese iniciado ya su declive y que por edad le costase más llegar a las fechas sin rebajar todavía más la calidad), así que sin duda veía que la máscara tipo capucha impedía resaltar estéticamente la belleza del personaje …y le robaba la posibilidad de jugar con su melena al viento.

    • Y para alguien con su larga experiencia en el diseño de personajes resultaba evidente que una melena negra quedaba mucho mejor con un clásico uniforme rojo y amarillo con tanta masa de rojo.😈

  14. Ah, en realidad la incorporación de Morgana (originalmente un «hada» buena) a los mitos artúricos como villana es tardía. En las leyendas celtas era de los buenos. Originalmente era otra hermana la que ejercía de villana, pero con los siglos se fueron simplificando los mitos (originalmente Arturo tampoco era rey siquiera, sino una especie de señor de la guerra local y aún después como rey el Arturo «celta» es solo levemente identificable con el «moderno», establecido siglos después) y se «fusionaron» las hermanas. Hacia finales del siglo XX, con el revisionismo feminista se la volvería a reivindicar, primero intentando justificar sus cambios y luego recordando que no siempre había sido así (incluso recientemente en Príncipe Valiente, intentando acercar los distintos mitos se ha contado que al principio había sido la protectora mística de su hermano en su guerra de unificación, pero una vez acabada esta, este le dio de lado para poder congraciarse con el pujante cristianismo, ya muy poco tolerante con las hechiceras y sus ritos paganos).

  15. La vinculación del Alto Evolucionador con su origen todavía se reforzaría retroactivamente con las décadas (con los Drew como asociados suyos y con Jessica como objeto de sus experimentos genéticos para salvarle la vida del envenenamiento radioactivo). Incluso metiendo por allí al viejo Russoff (el padre biológico de Jack Russell), el noble (y licántropo) local. Muy concurrido estaba el monte Wundagore/Russoff/Maximoff y sus inmediaciones.😈

    • Probablemente nadie en Marvel (salvo Waid, Brevoort y Busiek) recuerde que no es morena natural …También serán pocos (aunque seguro que algunos más, gracias a que en los ochenta sí solía aparecer de morena de civil, ahora alguno la saca rubia hasta así) los que recuerdan en DC que Canario Negro no es rubia natural y se ponía una peluca (que se mantenía muy bien sujeta en las peleas) al ponerse el uniforme.

    • No es uno de los «buenos», pero yo no me arrepiento de haberlo pillado (cosa que probablemente hubiese hecho con Dazzler …no hace tanto que me libré tanto del Pocket de Ases Bruguera como del Extra Súperhéroes con la miniserie con el galante La Bestia). Ya veré si cae el #2 (pero dado que sí pillaré el #3 por Claremont, aunque tampoco sea canela, pues probablemente …pero un poco tanto me da pillarlo como saltarlo). Pocos cómics Marvel de esa década son ilegibles (aunque haberlos haylos: alguno por malo, algún otro por aburrido, algún otro por anclado todavía en los sesenta y no en lo mejor de los sesenta …vale que suelen ser más números sueltos y etapas que series enteras, pero algunas hubo flojas también durante años e incluso durante un lustro completo muy fácilmente, pocas eso sí, que pese al caos editorial y los problemas económicos de la empresa, fue una década muy creativa y en las que les sobraban buenos autores…que fuera de la línea Epic ya no volvieron a contar con ese grado de libertad).

  16. Gran diseño del personaje gracias en parte a Marie Severin, una superheroina de obligada creación que ha tenido buenos y malos comics a lo largo de sus colecciones. El primer MLE es fundamental para conocer sus origenes y la presentación de la aracnida, ya sólo nos queda esperar hasta Marzo para continuar sus aventuras y ver su encuentro con Spidey ( aunque los personajes cruzaron sus destinos en otros comics de The Electric Company y lucharon contra Kingpin, Octopus … todo ello fuera de la continuidad Marvel ).
    Una de mis colecciones favoritas de finales de los 70. Make Mine Marvel.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.