Colección Extra Superhéroes Los Vengadores Vs. Thunderbolts: Los protocolos de Nefaria

colextsuphp141Poco después de la llegada de Fabian Nicieza a la cabecera de los Thunderbolts, entramos de lleno en un crossover con los Vengadores, que se encuentran sumergidos en la etapa orquestada por Kurt Busiek y George Pérez. Para los seguidores del grupo liderado por Ojo de Halcón, este volumen se me antoja un poco extraño, ya que la mayor parte de los contenidos tienen más relación con el siguiente capítulo de los Héroes más Poderosos de la Tierra que que con estos ex-villanos que buscan desesperadamente la redención. A pesar de que el evento está construido de forma diferente al habitual en este tipo de recursos que buscan la cohesión del Universo Marvel, el mayor foco de atención se lo llevan los Vengadores. Sin embargo, la primera mitad del recopilatorio es esencial para seguir la evolución de los Thunderbolts y algunas de las subtramas que está planteando Nicieza, por lo que la editorial italiana podría haber intentado suprimir algunos contenidos, aunque el tomo tuviese algunas menos páginas, en beneficio de los que sigan una sola colección. Tengo la extraña sensación que hoy día parece haber cierta animadversión a la publicación de cómics que no superan las trescientas páginas y los 18 euros. Quizá sea uno de esos misterios editoriales que acompañan a la crisis económica actual, cuyo final parece que no vaya a llegar nunca.

Dejando la controversia editorial a un lado, volvemos a tener un buen ejemplo de las capacidades creativas de Busiek, que mantiene su mirada en el pasado del Universo Marvel, con el objetivo de crear nuevas y entretenidas historias acompañadas de ese toque clásico tan característico del guionista, algo que queda patente en la misma saga que da nombre a este volumen: los protocolos de Nefaria. Tanto en los Thunderbolts como en su etapa al frente de los Vengadores, el guionista ha buceado en los más recónditos rincones del universo de ficción de la Casa de las Ideas para recuperar tramas y personajes que habían caído en el más absoluto de los ostracismos, congraciándose con el aquel sector del fandom más veterano. Además, la recuperación del villano tiene varios objetivos. El primero de ellos es homenajear una saga que posteriormente ha adquirido un nivel de culto y que es conocida popularmente como la Trilogía de Nefaria, de la que hace poco publicamos un artículo en nuestra web hermana, Excelsior. Curiosamente, tendría que haber sido George Pérez el que la dibujase pero, por diversas vicisitudes de la vida, se encargó de ella finalmente John Byrne, por lo que a Busiek le pareció acertado reutilizar el concepto bajo el paraguas de un crossover para despedir de la colección al dibujante.

1Pero si hay algo realmente destacable es que, a pesar de que la historia cuenta con siete capítulos repartidos entre ambas colecciones regulares, no transmite la sensación de unidad hasta el final. No existe la estructura básica de este tipo de recursos narrativos, sino que tenemos varios hechos aislados que solo el lector más avispado ira relacionando hasta llegar al centro de la cuestión. Esto provoca que se puedan leer de forma aislada aunque, obviamente, lo más sensato es leerlo en el orden preestablecido. No obstante, me parece importante hacer hincapié en que cómo realmente se toma consciencia de todo lo que está sucediendo es habiendo leído ambas series de manera paralela hasta llegar aquí. Si no fuese el caso, hay muchos datos que pasan desapercibidos y algunas subtramas que podrían dejar al lector un poco perdido. Y es que es realmente curioso como el tema central de la historia, Nefaria, su conexión con la organización criminal conocida como la Maggia y la relación paterno filial con Madame Máscara se diluyen entre la multitud de tramas que arrastran ambas cabeceras. Fabian Nicieza, a pesar de llevar pocos números al frente de los Thunderbolts, continúa desarrollando todo el misterio que rodea a Capucha Escarlata y Dallas Riordan, junto a la investigación del asesinato de Jolt, el miembro más joven del grupo. Por si fuera poco, Piedra Lunar anda desaparecida para sus compañeros, que la buscan con insistencia mientras ella parece estar centrada en intentar descubrirse a sí misma. Incluso quedará resuelta por fin la duda de Atlas sobre cierta camarera.

4jpgPor otro lado, en el seno de los Vengadores, la Bruja Escarlata, la Visión y el Hombre Maravilla siguen siendo el centro de las miradas, ya que se encuentran inmersos en una relación a tres bandas bastante compleja. A esto hay que sumarle las dudas sobre la Comprensión Trina, la relación del pasado entre Tony Stark y Madame Máscara, y la sombra que planea sobre Hank Pym tras la última misión. En definitiva, la sensación es que ningún autor quiere darle una mayor prioridad a la saga, sin sacrificar lo que están construyendo, de manera que todo fluye con cierta coherencia hasta llegar al punto en el que ambos equipos se reúnen y todo se resuelve en un monumental enfrentamiento en el que la sensación de peligro es real. Además de ser el escenario perfecto para que George Pérez se despida por todo lo alto, incluyendo aquellos elementos que más le gustan: muchos escombros y multitud de personajes invitados para la traca final. El resultado, obviamente, es una historia tremendamente entretenida con ese regusto clásico tan característico que observamos en toda la obra de Busiek durante finales del siglo pasado y principios de este. Eso sí, hay que reconocer que hay cierta desestabilización gráfica, ya que ver a Mark Bagley justo después de George Pérez supone un bajón importante, a pesar de que nunca he sido un gran detractor del dibujante de Ultimate Spiderman, pero ya se sabe, las comparaciones son odiosas.

5Una vez superado el crossover, nos adentramos en una saga que tuvo repercusiones en el resto del Universo Marvel de la época y que sirve para volver a demostrar los increíbles conocimientos que tiene Busiek del universo de ficción de la Casa de las Ideas. Si bien es cierto que Maximum Security podría considerarse un evento al margen de su etapa al frente de los Héroes más Poderosos de la Tierra, prácticamente constituye un capítulo más dentro de dicha etapa. No solo porque los Vengadores juegan un papel fundamental en la resolución del problema, sino porque tiene sus consecuencias de cara a la nueva reestructuración del equipo, con importantes regresos y algunas despedidas. Pero sobre todo, porque esta historia vuelve a hundir sus raíces en conceptos narrados en diferentes momentos de la dilatada trayectoria del equipo. Además, nos devuelve a los Vengadores a una historia de carácter cósmico en un claro recuerdo a memorables arcos argumentales que perviven en la memoria de todos los seguidores de Marvel. Sin embargo, me gustaría destacar un aspecto que me parece que quizá pueda pasar desapercibido. Es obvio ver en el trabajo del Busiek de aquella época un constante homenaje al pasado del Universo Marvel, casi siempre por partida doble. En esta ocasión, casi me atrevería a decir que triple, ya 6que utiliza la trama de la miniserie para rescatar a prácticamente todas las razas alienígenas que pertenecen a este universo de ficción, además de recordarnos cuan importante fue la influencia del fenómeno OVNI en los orígenes de la Era Marvel de los Cómics, la cual dirigía una mirada constante a las estrellas en busca de enemigos a los que batir. La amenaza alienígena era el pan nuestro de cada día, da igual que fuera con razas extraterrestres reincidentes o con otras de aparición anecdótica. La cuestión era mostrar una amenaza proveniente del espacio exterior, lo cual propiciaría la creación de una multitud de razas que se han visto perjudicadas por el ser humano de una u otra forma. A partir de ahí, el Parlamento Intergaláctico será el escenario en el que se decida que la humanidad es un peligro para el resto de la Galaxia. Por lo tanto, nuestro sistema solar se convierte en un mundo prisión al que se enviarán todos los criminales extraterrestres que se encuentran diseminados por el Universo, los cuales se verán abocados a un enfrentamiento con los superhéroes de la Tierra. Una interesante mezcla de ciencia ficción y conspiración intergaláctica se cierne sobre la plana mayor del Universo Marvel en una trama que va ganando enteros a medida que avanza. Aunque hay que reconocer que la resolución es algo previsible, no deja de ser una saga muy entretenida que utiliza todas las herramientas del género con bastante eficiencia.

8En el apartado gráfico tenemos a Jerry Ordway, otro dibujante de la vieja escuela que encaja perfectamente con ese ambiente clásico que generan las ideas de Busiek. En la colección regular tendremos a John Romita Jr., que se encargara de ilustrar una historia protagonizada por los Vengadores del Infinito, una escisión del grupo principal que tuvo serie propia y que hasta hace poco permanecía inédita en nuestro país. Una vez más, el guionista bebe de la rica fuente que le proporciona una historia plagada de elementos listos para ser empleados. Quizá para otros autores esto sería un lastre pero, sin embargo, para él es todo lo contrario, obteniendo como resultando un producto perfecto para el disfrute y el entretenimiento de los seguidores más veteranos de la editorial, cuando la continuidad importaba algo en los cómics y se utilizaba con inteligencia y, sobre todo, sin intenciones pretenciosas.

7Finalmente, tenemos dos números de la colección protagonizada por los Vengadores que, tras un breve epílogo de la saga, vuelve a tomar impulso retomando su frenético ritmo con multitud de tramas en paralelo. Cabe destacar la llegada de Steve Epting a los lápices, un autor que ya dibujó una buena temporada a los Héroes más Poderosos de la Tierra durante la etapa escrita por Bob Harras. En lo que respecta a las líneas argumentales, Busiek retoma a la Comprensión Trina, una trama que arrastra desde casi el principio de la colección y que comienza a mostrar signos de agotamiento, a pesar de que el aura de suspense que la rodea podría ser interesante. Aunque lo realmente remarcable de estos dos números es el ritmo que se imprime, ya que los Vengadores deberán dividirse para hacer frente a dos amenazas: una en Eslorenia y otra en la propia mansión; su hogar. Por enésima vez, el guionista es capaz de transmitir esa sensación de tensión propia de los tebeos en los que puede pasar cualquier cosa, aunque solo sea un espejismo, ya que todos sabemos como va a concluir todo. Sin embargo, la sensación está ahí y siempre utilizando elementos relacionados con la historia del grupo o de cualquiera de sus componentes, exprimiendo al máximo los vastos conocimientos de un guionista que devolvió a los Vengadores al centro neurálgico del Universo Marvel allá por el año 2000. Y sin necesidad de matar a nadie, ni de dar golpes bruscos de timón, ni, en definitiva, de pervertir la historia del universo de ficción con el que crecieron millones de lectores. Sin lugar a dudas, el efecto dos mil en Marvel tiene nombre propio y se llama Kurt Busiek.

oskarosa

oskarosa

Asgardiano afincado en Jerez de la Frontera. Apasionado de los cómics y adicto a la lectura. Forero y colaborador de Universo Marvel desde tiempo inmemorial. Hacedor de fichas. Colaborador en la web Excelsior.
oskarosa

Un Comentario

en “Colección Extra Superhéroes Los Vengadores Vs. Thunderbolts: Los protocolos de Nefaria
Un Comentario en “Colección Extra Superhéroes Los Vengadores Vs. Thunderbolts: Los protocolos de Nefaria
  1. Pingback: Colección Extra Superhéroes Thunderbolts: Tendencias heroicas

Deja un comentario