Reseñas: Capitán Marvel: Marvel Gold 3: “Vida y Muerte del Capitán Marvel” (1973-1974/1982)

Tras los pobres dos primeros tomos que recopilan la colección del Capitán Marvel, nos enfrentamos a la etapa, de largo, más reconocida del Kree, en este tercer volumen.

En este caso estamos ante un recopilatorio que va algo más allá. Un recopilatorio que no se limita a la propia serie del Capitán Marvel, sino que, sobre todo, engloba la trayectoria completa de Jim Starlin en las aventuras del Kree.

El carácter completista de este volumen hace necesaria la inclusión del número iniciador de la saga de Thanos. El Iron Man #55, en el que Starlin nos presenta de una tajada a Thanos, Drax, Mentor, Eros y Cronos, personajes esenciales en su trayectoria como autor de cómics.

Tan sólo un mes más tarde, tiene lugar la entrada de Jim Starlin en Capitán Marvel. En el primer número, como dibujante; a partir del segundo, como argumentista y dibujante, con diálogos de Mike Friedrich; y a partir del cuarto, como autor completo.

La mano de Mike Friedrich se nota en el primer número. Una historia que sirve de inicio a lo que nos tiene preparados Starlin, con los Skrull intentando borrar al Capi del Universo. Cierto interés en la intriga, pero giros poco creíbles en un embrollo de cuidado. A lo que se suma un Jim Starlin todavía muy verde al lápiz.

Cuando Starlin se hace con la batuta, no tarda ni tres páginas en implantar todo su imaginario cósmico, con centro neurálgico en Titán, la ocupada luna de Saturno.

No tardamos en comprobar como Thanos es la representación del mal inexpugnable. Villanos tan orgullosos como el Superskrull o el Controlador aparecen aquí como meros siervos del titán. Y el Cubo Cósmico como arma con la que Thanos alcanza el poder infinito.

 El arte de Jim Starlin pronto pasa a ser parte indisociable del conjunto. Por mucho que el apartado anatómico no sea su fuerte, estas historias no serían lo mismo sin su personal forma de grafiarlas. Juegos de viñetas reducidas que se expresan sin necesidad de texto. O imponentes ilustraciones a toda página iluminadas por el universo manchado de estrellas.

La obra va creciendo en dimensión hasta la escena que cambiará a Mar-Vell para siempre.

El Kree recala en el mundo de una entidad multiforme llamada Eón, el que espera. Fundamentándose en la mitología y el pasado de Titán, Eón somete a Marvel a un psicoanálisis. Lo pone delante de un espejo y lo prepara mentalmente para que sea el protector del Universo frente a Thanos.

El fin es el de originar una metamorfosis interior en el Kree. Provocar un cambio de conciencia, de guerrero a protector.

Lo podríamos traducir como el “haz el amor y no la guerra” propio de la cultura pacifista de aquella época. Buena prueba de ello es la siguiente escena, en la que Mar-Vell intenta razonar inútilmente con un maníaco como el Controlador.

No es que antes Mar-Vell se comportara como un soldado intransigente, pero como giro argumental da el pego.

Nace así una epopeya de proporciones épicas que esconde mucho de simbología en torno al Capitán y a su antagonista. Un Mar-Vell que encarna la vida, frente a la representación de la muerte por parte de Thanos, siempre acompañado por una siniestra figura encapuchada con la que vive un idilio. Una figura personificada en una mujer, a la que el mismo Thanos se refiere como La Muerte.

Conciencia cósmica contra Cubo Cósmico. La batalla está servida.

Por lo que respecta a Rick Jones, su papel en esta saga resulta menor, por mucho que Starlin lo pasee de vez en cuando fuera de la Zona Negativa, a veces de forma un poco forzada. En una epopeya cósmica poco puede aportar alguien como Rick Jones.

A media saga se incluye un número de Marvel Two-In-One protagonizado por La Cosa y Iron Man. Pese a que Thanos hace su presencia en un papel secundario, creo que es argumentalmente prescindible.

Thanos intenta dejar fuera de juego al Capitán Marvel, Dragón Lunar, Iron Man, Drax, Mentor y Eros, como peligrosos obstáculos para su propósito. Usar al Cubo Cósmico para alcanzar la condición de Dios y someter al Universo por entero.

Ya con un Jim Starlin fascinándonos con composiciones espectaculares y llenas de color.

Steve Englehart entra como dialoguista en el último número de la saga.

Los Vengadores entrando en escena, desfases temporales, deformaciones de la realidad y cierta aura metafísica, para concluir en el desenlace de la obra.

Lo que menos me convence es la idea de que Thanos necesite ser adorado permanentemente para poder existir como Dios, siendo así un punto débil del villano. Parece más una de esas ideas románticas disparatadas de Englehart que de Starlin. Eso y que la saga peca de un poco densa durante parte de su extensión, son los únicos puntos negativos de una saga notable.

Ya fuera de la línea argumental sobre Thanos, Rick Jones recupera protagonismo en el último número de Jim Starlin para la colección.

El villano esta vez es Nitro, un tipo capaz de explotar y regenerarse a su antojo. Número bastante aceptable cuyo incidente final acabaría siendo muy importante para lo que nos encontramos a continuación.

La Muerte del Capitán Marvel.

La colección del Capitán Marvel seguiría, ya sin Jim Starlin, durante un tiempo más, como veremos en próximas reseñas. Pero un volumen integral que recoja la obra del autor sobre el guerrero Kree no estaría completo sin la novela gráfica que se incluye a continuación.

La Muerte del Capitán Marvel marca un hito en la historia de Marvel. Primero, por ser la primera novela gráfica de la historia de la editorial. Y segundo, por su desenlace, ya que estamos ante la primera muerte de un superhéroe por causas naturales, como cualquier humano ajeno a las labores superheroicas.

La primera parte de la novela gráfica narra un repaso a la trayectoria del Capitán a modo de libro de memorias, desembocando en la revelación de la terrible enfermedad que sufre. Mar-Vell lo asume de forma muy natural, muy serena, y así nos lo hace sentir a los lectores.

En cambio, Rick Jones aporta el sentir más inconformista, al negarse a aceptar el presumible fatal desenlace. Rick personifica la lucha en contraste a Mar-Vell, que exterioriza el adiós, el final inevitable.

Entrando Mar-Vell en coma nos encontramos con, quizás, lo mejor de la obra. Un sueño en su agonía, en la que la aparición de Thanos, amante de la muerte, marca el camino hacia la luz.

La parte gráfica no es especialmente destacada, más que nada en el apartado anatómico. Aunque Starlin intenta crear composiciones lo suficientemente impactantes.

También hay bastantes concesiones a la galería, léase la concentración de la práctica totalidad de la plantilla de superhéroes de la casa.

Es muy poco creíble que todos y cada uno de los superhéroes de la Tierra, incluido Hulk, se desplacen hasta Titán a decirle el último adiós a Mar-Vell. O ese momento sensiblero, cuando se presenta el general de sus archienemigos, los Skrull, a mostrar sus respetos a Mar-Vell.

Concesiones al servicio de los fans, que contrastan con la esencia del relato. El abrazo a algo tan real y trágico como es la muerte y la visible degeneración física del protagonista.

Pero no dejan de ser detalles en una historia que merece mucho la pena.

Conclusión.

Desde luego, hay un abismo entre este tercer tomo y los dos primeros recopilatorios de la colección del Capitán Marvel.

La saga de Thanos es técnicamente aceptable a nivel gráfico, visualmente potente y conceptualmente fascinante. Jim Starlin iría a más en su posterior producción, pero esta primera obra ya es muy recomendable.

La novela gráfica que pone fin a la existencia del personaje es otra obra bastante recomendable y un referente de la Marvel de los 80.

Enlace a la ficha:

125 Comments

on “Reseñas: Capitán Marvel: Marvel Gold 3: “Vida y Muerte del Capitán Marvel” (1973-1974/1982)
125 Comments on “Reseñas: Capitán Marvel: Marvel Gold 3: “Vida y Muerte del Capitán Marvel” (1973-1974/1982)
  1. Los creadores de las razas Kree y Skrull, que fueron Lee y Kirby, se basaron en el imaginario alienígena del primero (marcianitos verdes) y en las razas cósmicas de las lecturas de Erich Von Daniken del segundo, y para quien no sepa de qué va la novela de ciencia ficción en que se inspiró Roy Thomas para la guerra Kree-Skrull, «The Island Earth», pues no va de comunistas, fascistas ni nada de eso, la historia gira en torno a una raza de extraterrestres que, al reclutar humanos para un grupo llamado «Ingenieros de la paz», en realidad están usando la Tierra como un peón en una guerra intergaláctica.

  2. Quién se lo iba a decir a un personaje secundario, que no segundón, todo lo que iba a suscitar su hilo, jajaja. Hasta Roc, siempre paciente, ha tenido que sacar el látigo. Bueno, como siempre digo, mientras no se cruce esa línea que todos sabemos, pues bienvenido sea el debate. A mi, como amante de todo lo clásico Marvel, me gusta este otro Capi ( no a la altura de mis dos Capis favoritos, el yankistano y el españistano, claro). Y no sé si había ciertas intenciones conspiranoicas al cargárselo. Tampoco es algo que me `preocupe. Aunque el debate kree-skrull, me ha resultado simpático, leyendo los encontradísimos argumentos de nuestros Fran y King.
    Pero repito, lo que me ha parecido más sorprendente de esta nueva entrega tuya, Roc ( siempre acertada y amena ) es que los muchachos te han hecho ponerte serio !

    • El sonido efervescente del Capitán Mar-Vell y su pelazo producto de la consciencia cósmica, Sam.😈 Con Starlin siempre se puede esperar algo de polémica (incluso sin chicos suicidas de por medio), pero tanta seguro que no se la esperaba nadie …y menos el pobre Rock, nuestro sargento (que se ha cambiado de Compañía …y Multiverso!).😉😎✌️

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.