Reseñas: El Monstruo de Frankenstein: Marvel Limited Edition (1973-1975)

Tras la incorporación de Drácula y el Hombre Lobo al Universo Marvel en sus respectivas colecciones, no podía faltar el otro gran monstruo clásico: Frankenstein. O, mejor dicho, el Monstruo de Frankenstein.

Gary Friedrich y Mike Ploog son los elegidos para revivir al mítico monstruo, y lo hacen de una forma un tanto especial.

Como había que justificar de alguna forma, la aparición del Monstruo en el tiempo presente, decidieron dedicar los tres primeros números adaptar la novela de Mary Shelley. Con la diferencia de que, lo ocurrido hace casi dos siglos, lo narra un bisnieto de Victor Frankenstein en tiempo presente.

De esta forma, el Monstruo es encontrado durante una expedición al Ártico. Y a partir de ahí, la novela queda integrada, de forma muy fiel, en la historia a modo de flashbacks.

Tal como ocurre en la novela, y a diferencia de la imagen icónica heredada de las películas, el Monstruo de Frankenstein no sólo disfruta de la facultad del habla, sino que es un ser inteligente.

Muy buen trabajo de Friederich, al compaginar la novela y el tiempo presente de forma satisfactoria. Y un Mike Ploog soberbio, en uno de sus mejores trabajos para Marvel.

Es a partir del cuarto número cuando nos encontramos con líneas argumentales totalmente nuevas.

Friedrich intenta conservar el espíritu novelesco en sus bocadillos de narración, cosa que creo que le va al dedillo a la serie.

El fondo de la parte escrita exterioriza el drama por el que pasa el monstruo. Su sufrimiento por su condición y por el daño causado, o su infructuosa búsqueda de amistad y amor.

Sobre esta base van transcurriendo relatos autoconclusivos. En un principio resultones, pero pronto iniciando un claro descenso.

Una andanza sucedida hace siglos cuando se vio envuelto en un conflicto entre tribus. Un encuentro con una mujer lobo. Y un flojo relato en un castillo frente a un ejército de monstruos sin mente.

En este momento Ploog abandona la serie para dar paso a John Buscema, ni más ni menos. Si bien John Verpoorten no es precisamente el mejor entintador que le podría haber tocado a big John.

El problema, definitivamente, lo tenemos en la parte argumental. Tras un número flojete sobre un campamento gitano y vampiros, entramos en un arco que goza del protagonismo de un conocido personaje.

Se trata de Drácula, que aparece en la colección inesperadamente y de forma bastante forzada. Simplemente, tenía que producirse un enfrentamiento entre Drácula y Frankenstein. No creo que haya otra explicación que esa, dada la irrelevancia argumental de la situación.

Es en este momento, y también bajo una excusa poco creíble, cuando Friedrich decide enmudecer a nuestro monstruo protagonista. Probablemente con la intención de recuperar al Frankenstein más reconocible, el del cine, y también de unificar las dos trayectorias del Monstruo en Marvel, como veremos más adelante.

Finalmente hace su aparición un descendiente de Frankenstein, teóricamente el último de los de su saga. Le acompaña su sirviente Ivan, un gigante grotesco con la mentalidad de Hulk.

Por desgracia, lo que apuntaba a historia interesante termina en un cúmulo de salidas absurdas y diálogos que no van a ninguna parte. Decepcionante.

Por si fuera poco, la segunda mitad del arco la dibuja Bob Brown, cosa que certifica la brevedad de la etapa dibujada por John Buscema.

No es el primer Frankenstein de la época actual que participa en el Universo Marvel, puesto que en la serie de Estela Plateada otro descendiente de Victor Frankenstein ejerció de antagonista del surfista. Pero al parecer se trataba de un personaje diferente.

Nuevo ciclo y un serial en paralelo.

Doug Moench y Val Mayerik pasan a hacerse cargo de la colección a partir de este momento y hasta el final de la serie.

El primer número del nuevo equipo, el #12 de la colección, marca un punto de inflexión para nuestro monstruo. En él queda insertado un resumen del otro serial dedicado a Frankenstein, que ya se estaba publicando en el magazine Monsters Unleashed desde hacía un año. De modo que su única función parece ser la de fusionar las dos series existentes dedicadas al mismo personaje, que hasta entonces parecían discurrir por caminos distintos.

De esta forma, lo que sigue a este número “unificador”, en el presente tomo, no es otra cosa que el serial en blanco y negro originalmente publicado en Monsters Unleashed, por entero.

El primer episodio del serial en paralelo fue publicado un año antes a ese número 12 de la serie regular y el último un año más tarde. Pero me parece una buena decisión incluirlo todo como un bloque, no en vano sigue un mismo hilo conductor.

Pese a seguir una línea argumental diferente, el serial en blanco y negro está escrito y dibujado paralelamente por los mismos autores que la serie en color. Así, los primeros episodios corresponden a Gary Friedrich y John Buscema, hasta que Doug Moech y Val Mayerik pasan a tomar las riendas, igual que en la colección bajo título propio.

Lo que mejor certifica que las dos series iban por libre, es el hecho de que el Monstruo no tiene la facultad del habla en los primeros episodios de Monsters Unleashed, mientras que en los números simultáneos de The Monster of Frankenstein todavía era capaz de hablar.

Parece evidente que en la serie del magazine se optó desde un principio por un Frankenstein más acorde al del cine. Por si había alguna duda de ello, el episodio en el que Frankie es revivido por medio de la electricidad confirma la sospecha.

Entrando en el contenido de los relatos de Monsters Unleashed, especialmente en los diálogos de Friedrich notamos un tono más adulto, a diferencia de lo que llevábamos visto del autor en la primera parte del tomo.

Eso no significa que lo que nos cuentan deba ser más interesante. No empieza mal el serial, pero a partir del trasplante de cerebro del Doctor Wallach entramos en una reiteración del mismo argumento hasta cierto aburrimiento. Trasplantes de cerebro o de moléculas mentales entre diferentes personajes, que carecen de un mínimo ingenio. Hasta el punto de que el propio Monstruo de Frankenstein acaba accidentalmente con la mentalidad de un ratón.

La entrada de Doug Moench pone las cosas más interesantes. De entrada, Moench escribe bastante mejor que Friedrich. Y Val Mayerik está que se sale en uno de los mejores trabajos que le he visto.

Tras una nueva dosis de trasplantes, tenemos algunos episodios más autoconclusivos que no están nada mal.

Un relato en el que una legión de seres deformes quiere vengarse del mundo exterior erradicando la belleza. Y otro sobre un asalto terrorista a un tren donde viaja el Presidente de la nación.

Historias sobre monstruo de pocas luces, incomprendido, en busca de bondad y belleza, muy en la línea de Hulk.

Y finalmente, un divertido episodio sobre una fiesta de disfraces con intriga criminal de por medio. Relato que en realidad fue incluido como complemento en el unitario número de la Legión de Monstruos.

Final de trayecto con Moench y Mayerik.

Tras el Giant-Size Werewolf número 2, con participación de Frankenstein, que obtendrá su pertinente análisis en el correspondiente tomo del Hombre Lobo, volvemos a la serie regular de Frankie.

El tándem formado por Doug Moench y Val Mayerik, habiendo heredado ya la versión muda del Monstruo, plantean la serie quizás más al estilo de la del Hombre-Cosa, aunque sin el componente místico.

Rápidamente nutren las historias con un plantel de secundarios estable y se embarcan en líneas argumentales continuadas.

Un joven que se autoproclama como el único amigo del Monstruo, un detective de procedimientos rudos y una nueva descendiente del Barón Frankenstein, ejercen como nuevos comparsas del Monstruo.

A partir de aquí vemos a Frankie enfrentado a una versión todavía más aberrante de su propia naturaleza. Una criatura formada por tejidos, por pedazos, de doce especies animales.

Lo que da inicio a una extensa trama que no está nada mal. Una organización criminal quiere al Monstruo para crear un ejército de Monstruos de Frankenstein, al tiempo que Veronica Frankenstein pretende todo lo contrario. La Frankenstein bondadosa de la familia quiere expiar el mal causado por su antepasado concediendo al Monstruo del don de la palabra.

Sin romper el hilo argumental en ningún momento, la colección evoluciona hacia un espíritu muy Hulk. El Monstruo encuentra un amigo en la figura de un coloso mecánico enviado para destruirlo. La imagen del androide encontrando su humanidad gracias a Frankie es bastante ingenua, pero la relación entre ambos está llena de ternura.

Bill Mantlo entra en la colección para guionizar el que sería su último número. Partiendo del hilo dejado por Moench, Mantlo parece ponerle ganas iniciando una nueva trama. Con presentación incluida de una nueva descendiente de Frankenstein, la enésima última descendiente del clan. Y atención al excelente arte de Val Mayerik entintándose a sí mismo, a la altura de los mejores.

Pero no hay tiempo para más. La cancelación de la serie es tan fulminante, que deja un interesante cliffhanger roto por completo y por siempre jamás.

Como añadido, se incluyen dos arcos con participación de nuestro querido Monstruo, en Marvel Team-Up y en la serie de Iron Man. Ambos serán dignos de análisis en las reseñas de los respectivos tomos.

Conclusión.

Creo que lo mejor de este volumen está en la adaptación de la novela de Mary Shelley, en los tres primeros números.

Pero la parte escrita en general me parece mejorable. El trabajo de Doug Moench creo que es bastante correcto, mientras que Gary Friedrich cae bastante en picado tras la adaptación de la novela. Lo mismo valdría para ambos autores en lo que respecta al serial de Monsters Unleashed.

Eso sí, la parte gráfica es muy recomendable durante toda su extensión. Tanto Mike Ploog como Val Mayerik hacen un magnífico trabajo, en algunos casos excelente. Mientras que John Buscema quizás no raya a su habitual nivel, pero no deja de ser un gran trabajo.

Enlace a la ficha:

26 Comments

on “Reseñas: El Monstruo de Frankenstein: Marvel Limited Edition (1973-1975)
26 Comments on “Reseñas: El Monstruo de Frankenstein: Marvel Limited Edition (1973-1975)
  1. Buen trabajo, Rock. Puede que no uno de los mejores, pero sin duda uno de mis MLEs favoritos. Me encanta. Especialmente el trabajo del gran Mike Ploog, para mí uno de sus mejores trabajos en cómic (así y todo, lo mejor de su producción fue como ilustrador, también principalmente tocando el terror) …y “Big John” no lo hace nada mal tampoco, ja. Tenemos también por aquí a Bob Brown, a un resultón Val Mayerik, al mucho más modesto Don Perlin (pero muy querido por mí …y por Shooter), al por lo general ya poco valorado George Tuska (aunque tuvo sus fans en la Era Vértice) y al bueno de Sal Buscema (esos Marvel Team Up)…con Bill Mantlo. Gary Friedrich no empieza mal (y Mike Ploog participa en los guiones activamente, quizás eso ayude)…luego Doug Moench. Un tomo que recorre toda la vida setentera del personaje (lo que es el grueso de la visa del personaje, pues poco se lo ha aprovechado luego …y para tonterías como duelos con Hulk o Logan, a menudo sin respetar su personalidad).

  2. El choque con Drácula (en cierto modo un claro bis a aquellas pelis de serie B de la Universal que reunían a sus monstruos presentados antes en pelis de más enjundia artística) estaba cantado …como también tuvimos cruce de colmillos y caninos y garras entre el Señor de los vampiros y la parte menos locuaz de Jack Russell bajo la luna llena. Embrujado por Topaz me siento todavía al recordarlo. Salud y cómics, nenes y nenas, monstruitos todos. 🧐😎✌️

  3. Imaginativo el cabronazo de Moench en aquellos años sin duda (como sabe cualquiera que haya leído sus seriales Simios … especialmente los que no adaptaban las pelis …o las estupendas aventuras y desventuras del Caballero Luna, nada raro que luego lo fichas en para escribir a Batman).

  4. Muchas gracias a todos por comentar. 🙂

    La verdad es que no esperaba encontrarme con tanto fan de esta colección. Parece que este tomo lo amas o lo odias, por otras opiniones que he leido en el foro.

    Yo me situo en medio. No me convence la etapa guionizada por Gary Friedrich, pero lo de Moench me parece interesante. Es una lástima que no dispusiera de más tiempo para desarrollar las lineas argumentales. O si no, Mantlo, que apunta buenas maneras pero casi no tiene tiempo ni de decir hola.

    Pero gráficamente creo que nadie puede discutir que raya casi todo a gran altura. Rompo una lanza por Val Mayerik, que me parece un artista mucho más capaz que el poco reconocimiento que ha recibido.

    • Es uno de los mejores cómics Marvel de Mayerik (y lo mismo de Ploog, claro), junto con la novela gráfica Void Indigo (con el raruno de Steve Gerber a comienzos de los ochenta) o lo de Paradox con Bill Mantlo en el magazine Marvel Previews ya en el filo del cambio de década. La pena con Buscema ves que no le tocase un entintador mejor (no me gusta ser tan cruel, pero Verpoorten era mediocre …eso sí, sabía montar fiestuquis). Moench en los setenta era un valor casi seguro a la hora de leerse un cómic …y todavía en la primera mitad de los ochenta como mínimo. Salud y cómics, criaturillas.😎✌️

  5. Por cierto, el cómic con el enfrentamiento con Drácula fue el primero que conseguí de esta serie en la edición Vértice (y debe de ser el único o casi que todavía conservo, ja).🧐🦇🦇🦇😎✌️

  6. Bueno, entretenida, sin más esta colección. No creo que el personaje, para cómic de más de si. Yo lo veo mucho más para el cine o la literatura. Bastante hicieron los guionistas y dibujantes ( que participan un buen elenco de primeros espadas de los 70s ). Aunque le tengo simpatía a Frankie y al HLobo. Los veo más ” humanos ” , permítase la licencia, que al playboy chupacuellos, que es el que se ha llevado más la fama en el cómic. Dicho sea de paso, con justicia.
    Por cierto, de monstruitos ha salido ya casi todo o está por salir con el Dracumag. Pero me falta lo dedicado a la Momia . No sé si daría para un mle, no recuerdo ahora la colección original Marvel ( imagino que en algún formato tipo Premiere o similar) y qué posibilidades hay para un tomo. Si es que no ha salido en algún recopilatorio de monstruitos ( no compré ninguno, porque casi todo, si no todo, el material está ya en los mle ).
    Sumas y sigues, Roc. Y te leemos, crack.

  7. El serial de N’Kantu (pena que no se encargase Steve Gerber de todo, solo del comienzo, pues Tony Isabella, buen editor e historiador del medio, era un guionista mediocre), Sam, fue corto, una decena de números de Supernatural Thrillers, aquella corta serie que empezó con adaptaciones literarias por interés de Roy Thomas, pero que ante la falta de ventas (pese a empezar con un par de portadas de Steranko y una tercera de Gil Kane, hoy lo más recordado de la cabecera … precisamente ese #3 fue la adaptación de El valle del gusano) se intentó reconvertir (siguiendo la todavía muy reciente nueva moda de series de terror, que había arrancado con Warren y en Marvel con La Tumba de Drácula) a factoría de nuevos personajes de terror para Marvel, también sin éxito. El serial empezó con Rich Buckler al dibujo, que no pasó del primer número, siendo sustituido por Val Mayerik, aunque la última entrega será de Tom Sutton. En el Marvel Horror Omnibus (tocho de más de mil trescientas páginas de hace un par de años) se recopiló todo el serial, junto con las aventuras clásicas (delicia menor) del Hermano Vudú o mi querido exorcista Gabriel Devil Hunter, entre otras cosas. Tanto este Monsterbus (como llaman en USA a los Omnibus de monstruos) como el Marvel Horror Lives Again! (Casi mil doscientas páginas, salió el año pasado con cosas del Manfibio, Satana, Lilith la hija de Drácula, Wendigo o John Kowalski Agente de la Muerte), ambos tienen cosas que ya hemos visto por aquí, pero mucho más que ni hemos olido (alguna cosa ni con Vértice).

  8. Buena reseña suso aquí miki ploog se sale me falta un número de fanton y tengo la mayoría de los escalofrios por eso no tengo mucho interés en el tomo pero si tengo la oportunidad y a un precio razonable lo comprare con este tomo no se le puede dar un coscorron a panini

  9. Ploog y Semeiks están muy bien, de lo mejor que hicieron para Marvel. Buscema está bien (pena que no tenga compañía a su nivel). Mike Ploog siempre me ha gustado mucho, pero con el “Moztro” como decía Ramón Valdés (don Ramón en El chavo del ocho): “Ay mi corazón!”

  10. Pues a añadir a nuestra lista de deseos todo esa monstruoso material que nos falta, incluido lo del momio. Y más, si como dices, hay material inédito en España que ni siquiera Vértice sacó. Hay que ver, con todo lo que criticamos a Vértice y todo lo que sacaron al mercado. Y lo que se la echa de menos . ¿ El nombre de Vértice estará protegido ?
    El copyright. Si a alguien que hipotéticamente en el futuro tuviera los derechos Marvel ( o DC ) y sacara una línea de clásicos con ese nombre…Bueno, de hecho, los og son un pequeño homenaje a Vértice en sus portadas. Pero me gustaría.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.