Reseñas: Los Defensores: Marvel Limited Edition 1: “Origen” (1971-1973)

Desde el lejano 1963 que dio origen a los Vengadores y la Patrulla-X, que el Universo Marvel no había experimentado el nacimiento de un nuevo grupo de superhéroes con serie propia.

Este primer tomo recoge las primeras aventuras del llamado no grupo. Pero antes de éstas, el volumen se inicia con un par de sagas con protagonismo de los posteriores integrantes del grupo.

Tanto el crossover del Sin Nombre como el arco de los tres titanes, por mucho que sean objeto de referencia en algunas tramas posteriores, son historias que poco o nada tienen que ver con el origen del grupo, más allá de la coincidencia en sus protagonistas. Así que me remito a los comentarios ya expuestos en las correspondientes reseñas de los tomos del Doctor Extraño y Namor, respectivamente, en los que se incluyen los dos arcos.

Las aventuras de este nuevo grupo inauguraron una nueva colección genérica llamada Marvel Feature. Los Defensores ocuparon tan sólo los tres primeros números, para a continuación estrenar título propio.

Recordemos que el Hechicero Supremo estaba retirado desde el precipitado final de su serie propia. Así que la solución de emergencia fue añadir una historia corta en el primer número de Marvel Feature, donde se explicaba su regreso al mundo de los superhéroes. Funcional, sin más.

 Entrando ya en las aventuras del grupo, sus fundadores son el Doctor Extraño, Namor y Hulk. De los tres números de Marvel Feature, el primero es bastante flojo, mientras que los otros dos son más interesantes. En el tercero, una locura de historia, Thomas decide recuperar uno de los monstruos de la era Atlas creados por Jack Kirby. Se trata de Xemnu, el titán, al que en aquellos relatos iniciales se le puso el nombre de Hulk, ni más ni menos. El cambio de nombre se hacía inevitable en un monstruo que, si no estoy equivocado, es el primero de aquella era pre-Marvel en ser integrado en el universo superheroico.

El dibujo corre a cargo de Ross Andru, con resultado gris y desigual según el entintador.

La variante que marca la diferencia respecto al resto de grupos de superhéroes, está en el hecho de que los Defensores no se sienten un grupo en ningún momento. Cuando termina el percance, cada uno se va a su casa, sin ningún deseo de volver a ver las caras de sus compañeros. Lógico también, teniendo en cuenta el carácter insociable de sus miembros, por lo menos de Hulk y Namor.

Título propio y el grupo alcanza la edad adulta.

Tras el banco de pruebas de Marvel Feature, la serie regular es el siguiente paso. Steve Englehart y Sal Buscema son los elegidos para darle forma.

Que algo ha cambiado para bien lo constatamos ya en la saga inicial, la de los Inmortales. Algo así como tres historias enlazadas o bien un largo arco desarrollado en tres escenarios.

Tras la presentación de un nuevo villano místico, Necrodamus, la trama lleva al grupo al Himalaya en búsqueda de Estela Plateada, para finalmente acabar todos en la dimensión del Sin Nombre. Este extraño ídolo viviente fue el centro de atención en el mencionado crossover que se incluye al inicio del tomo.

Pese a la englehartada de turno, la imagen de Estela Plateada, como buen samaritano, prestando ayuda intelectual a unos supuestos simios de las nieves, el arco es de lo más entretenido. Una mezcla de intriga, misticismo y aventura que hará las delicias de todo buen fan marveliano.

Además, Sal Buscema está magnífico en todos los aspectos. Para mi gusto, su Hulk es la imagen del piel verde que ha quedado para la posterioridad como la más representativa.

La siguiente aventura, igualmente entretenida, esta vez ambientada en un mundo en el que deambulan personajes propios de las leyendas artúricas.

El evento trae consigo un hecho trascendental para la colección. Un nuevo defensor entra en escena, la Valkiria. Se trata de una imagen de guerrera tras la que ocasionalmente se oculta la Encantadora, como ya habíamos visto en el sí de otras colecciones. La diferencia está en que esta vez la Encantadora transfiere su creación de forma permanente al cuerpo de una mujer.

No contenta, la Encantadora también convierte al Caballero Negro, que había estado ayudando al grupo, en piedra. La estatua del legendario personaje pasa a formar parte del mobiliario del Santuario del Doctor Extraño, cual pieza decorativa, mientras que la Valkiria no pierde ocasión para quedarse con el caballo alado y la espada del vengador.

Por mucho que la Valkiria insista en considerarse miembro de los Defensores, la idiosincrasia del grupo no ha variado. Cada protagonista aparece y desaparece del grupo a lo largo de todo el tomo, con Estela Plateada como el más destacado ejemplo.

El propio Namor se pasa todo el volumen recordando que los Defensores no tiene miembros.

En el caso de Hulk, lo que no para de repetir es cómo le disgusta que el “mago tonto” le dé órdenes. Es una constante y realmente resulta gracioso. Me gusta pensar que Hulk es la estrella en la sombra. Cada vez que abre la boca se come la pantalla.

Más decepcionante, para lo que se esperaba, me parece el enfrentamiento a Omegatron, la máquina que amenazaba al planeta entero en el Marvel Feature 1.

Las siguientes líneas argumentales están mejor. Primero tenemos como oponente Cyrus Black, un mago fracasado al que se le toma cierto cariño. Y a continuación tenemos una extraña alianza entre Attuma y el Fantasma Rojo. De lo mejorcito del volumen, entretenimiento a raudales que supone la entrada en el grupo de un nuevo no miembro, ni más ni menos que Ojo de Halcón. Tratándose de un grupo de inadaptados, no existe mejor lugar que los Defensores para el bueno de Clint.

A Steve Englehart se le pueden achacar muchas cosas. Que los personajes sacan conclusiones sin apenas fundamento, que algunos giros son inverosímiles, que sus diálogos tienen poco contenido, que se nutre de ideas recicladas… Pero oye, pocos autores de la época eran capaces de hacer cómics tan entretenidos.

Vengadores Vs. Defensores.

Llegamos al momento del gran acontecimiento de la colección. Aprovechando que Englehart también era el guionista de los Vengadores en ese momento, se le ocurrió realizar un crossover entre ambos grupos que se alargaría durante seis números y dos prólogos, a partes iguales entre ambas series.

La premisa es muy buena. Tiene que ver con la recuperación del alma y el cuerpo del Caballero Negro, mientras que una alianza entre Dormammu y Loki es el detonante. Englehart vuelve a echar mano de una de sus prácticas favoritas: la recuperación de objetos, ideas o personajes del pasado lejano de Marvel, de los que ya nadie se acuerda. El premio esta vez corresponde al Ojo del Mal, que tuvo sus quince segundos de gloria en la serie de los 4 Fantásticos allá a mediados de los 60.

La idea da para toneladas de entretenimiento. El Ojo del Mal fue dividido en seis partes escondidas en seis emplazamientos a los que se deben desplazar los seis Defensores. Allí, cada uno de ellos se enfrentará a uno o dos del total de ocho Vengadores.

Lástima que el desarrollo del arco no está a la altura de las expectativas iniciales. Milagrosa localización de los objetos nada más llegar y sarta de mamporros entre los impulsivos oponentes de ambos grupos. De hecho, hasta el penúltimo combate, entre Namor y el Capitán América, nadie es capaz de preguntar ni dar explicaciones. Ni antes ni después de empezar a repartir.

La empresa termina en un todos contra Dormammu en su propio reino. Un buen final para la epopeya.

El desenlace trae la aparición del Vigilante, que francamente no aporta nada. Parece evidente que su uso es funcional con el objeto de satisfacer otra de las aficiones de Englehart, los textos explicativos finales. Por aquello de los posibles cabos sueltos o incomprensiones varias.

En lo que respecta a la parte gráfica, de cada colección se encarga el dibujante titular en ese momento. Bob Brown para los Vengadores y Sal Buscema para los Defensores. Buscema se merienda a Brown tres veces.

El último número hace las veces de epílogo. No es otro que el esperado desenlace en el caso Caballero Negro. En una aventura que traslada a los Defensores a la era de las Cruzadas. El Caballero decide quedarse en la época que supuestamente le corresponde, mientras el grupo regresa al presente.

Un poco ida de olla, pero ciertamente se trata de una aventura de lo más divertida.

En la última página, desbandada general. Todos los no miembros abandonan el barco con la excepción de Extraño y la Valkiria.

Conclusión.

La palabra entretenimiento creo que pocas veces había sido tan descriptiva para una etapa de cómics Marvel.

Se le pueden poner muchos peros al trabajo de Englehart, pero no se puede negar que tiene mano para contar historias con las que pasar un rato divertido. En base a argumentos donde reina la simpleza y cierta ingenuidad propia del pasado, pero al fin y al cabo puro Marvel.

También es cierto que el excelente trabajo de Sal Buscema ayuda lo suyo.

Así que mi valoración general de la parte correspondiente al título propio es positiva.

Los tres números de Marvel Feature me parecen tan sólo un esbozo de lo que vendrá, pero me valen como aperitivo.

Enlace a la ficha:

19 Comments

on “Reseñas: Los Defensores: Marvel Limited Edition 1: “Origen” (1971-1973)
19 Comments on “Reseñas: Los Defensores: Marvel Limited Edition 1: “Origen” (1971-1973)
  1. Y llegó el no-grupo por excelencia del universo Marvel: Namor, el subacuático (pero de inflamable temperamento) Hijo Vengador de la antigua Atlantis (mestizo híbrido mutante, casi un semidiós cuando está húmedo …umm, qué mal suena eso, ja), el Doctor Extraño (Stephen Strange, maestro de las artes místicas …y en sus mejores momentos Hechicero Supremo de la Tierra), Hulk (casi elemental fuerza de puro poder bruto gracias a la irradiación gamma, más poderoso cuanto más se enfada …y como sabríamos más tarde, la ira de Banner, como sus traumas, es enorme) y Silver Surfer (Norrin Rad, exiliado de otro planeta dotado del impresionante poder cósmico por Galactus, el Devorador de Mundos, responsable también de su arresto domiciliario en la parcelita del planeta Tierra), una pandilla de parias e inadaptados que en sus primeros años de existencia no tendrían demasiado éxito comercial por separado, pero que se convertirían en personajes de culto casi de inmediato por su evidente potencial y carisma, entrando pronto en un ciclo de retornos y reinvenciones. Algo parecido pasaría también con el grupo que pronto formarían, pese a parecer entonces todos unos outsiders de cuidado, condenados a la soledad por los días de los días (alguno en cambio acabaría acumulando pertenencias a grupos con los pasos de las décadas). Al mismo pronto se sumarían un efímero Caballero Negro (que iniciaría aquí buen largo historial de maldiciones místicas y sufrimiento), la bella guerrera Valkiria (inspirada en Veronica Lake cuando la dibujaba con primor nuestro admirado don Silvio B.), un también breve Ojo de Halcón (Clinton Francis Barton, en una de sus temporadas fuera de los Vengadores, que siempre le meten en líos, tipo riñas por pelirrojas con otros héroes, matrimonio tipo “screwball comedy” con super espía rubia por encima de sus posibilidades, paseos con los Thunderbolts, lío amoroso incluido con supervillana manipuladora/psiquiatra manipuladora o este periodo Defensor) …o luego (SPOILER, ja) Halcón Nocturno (el único al que en esos primeros tiempos parecía hacerle ilusión eso de ser Defensor, aparte de a la pobre Valkiria, …claro que la mujer entonces era casi una pizarra en blanco …y frágil cuando no había violencia física de por medio, lejos de la futura diosa segura de sí misma, en realidad ya otro personaje, aunque a veces parece que algo se perdió con el cambio). …Grandes Englehart (con todas los peros que se puedan poner a estos sus primeros Defensores) y Sal Buscema. Cómics sumamente entretenidos todavía, tantos años después (y no es fácil). …Y un pequeño aplauso también para Rockomic por la amena reseña …y por recuperar una envidiable productividad. En plan Johnny Comet pisando el acelerador en la recta final.😎😉✌️

  2. Gran Tomo repleto de historias geniales. Todavía recuerdo lo que me alucinó ver a los Defensores luchando con los Vengadores. Sal Buscema se sale y Englehart se convirtió ipso facto en uno de mis guionistas favoritos. Un trabajo excelente.

    • Yo todavía recuerdo con ilusión de crío (6 o 7 años) aquellos Triple Acción de Vértice. Y a disfrutar ahora con los MLE de Englehart y Gerber. Y para el próximo año David Anthony Kraft, Giffen, Janson y Hannigan.😎

  3. Yo este tomo creo que me lo voy a pillar en breve.. Lo único es que la copia que estuve mirando en mí libreria tenia varias páginas con poco color como de haber salido mal impresas. A alguien más le ha pasado con este tomo ? No se si se podrá pedir por otro lado, si es que aun quedan existencias suficientes de este tomo…

    Buenas reseñas Rockomic y el siempre presente y esperado maestro Suso. Saludos y comics!

    • No me he fijado en la disponibilidad de SD, pero al menos por librerías todavía se ve fácilmente. No parece de los MLE que más haya vendido (no olvidemos que son ediciones caras…y al tener los Marvel Gold en rústica gran parte de su público potencial, la mayoría se quedan con dicha edición y no cambian, salvo que odien el papel satinado …o sean de los que no soportan tener una misma serie repartida en dos o más ediciones cuando hay otras opciones). Salud y cómics.

    • Yo sí me estoy pillando los MLE. Las etapas Englehart, Gerber, Kraft y DeMatteis me gustan mucho además. Ojalá ahora, a partir de próximo año, con el material ya complicado de conseguir, remonten las ventas y eso asegure la continuidad, pues me gustaría que saliese la serie completa …o como mínimo hasta la marcha de DeMatteis (pero lo de Gillis, con sus altibajos, tampoco estaba mal).

  4. Acabo de venir de la librería y me acabo de pillar el OMAC de JACK KIRBY que buena pinta tiene y siendo del rey se tiene que pillar” si o si”.

    También me he pillado el THORGAL 4 y el último de ANIQUILACION.

    Para mis los clásicos terminan en los 80,

    Son las dos décadas mejores de en cuanto a calidad de comics 70 y 80.
    Bien es cierto que en los 60 fue cuando la mayoría de los comics de superheroes se crearon, pero en las siguientes décadas fue cuando los guiones eran más maduros y no tan infantiles.

    Alguien sabe algo de la línea ALBIÓN?
    esto va para el gran KING.

  5. Es que de DEFENSORES no puedo opinar ya que SUSO Y ROCKOMIC lo han bordado como siempre y solo me queda leeros jajaja.

    DEFENSORES es un grupo que solo por su composición de miembros, es de lo mejor del universo MARVEL , ni unos ni otros pegarían para nada en la imaginación de cualquier aficionado a la hora de crear un grupo MARVEL

    y sin embargo aquí los tenemos .
    Como decis EL ¡NO! grupo.

    Para mi unos de los mejores o el mejor grupo del universo MARVEL

  6. Yo, confieso que compraba algún que otro Vértice de Defensores solo porque estaba La Masa y, claro, don Silvio. Ahora, sin embargo le doy más valor. Compré los primeros tomos en versión mg y el siguiente en mle y ya no cambio los mg. No es mi grupo favorito, no, pero me gustan.Es verdad que Roc y Suso ya nos lo dejan todo mascado, jajaja. Grandes !

  7. Pues este tomo es una maravilla de MARVEL, con nada más ver el elenco de dibujantes y guionistas de primera línea que salen en el tomo ,queda todo dicho.

    A mi me puede GENE COLAN “dios que maravilla de artista”.

    A todos los que nos gusta los clásicos este tomo es un imprescindible para nuestra colección

    Por cierto le he echado una ojeada a mi tomo y esta perfecto “nada de hojas descoloridas”

    Si os soy sincero yo me lo pille hace 2 meses y ojo quedan muy poquitos, el que aún no lo tenga, esta tardando dentro de poco estarán agotados.

    Eso si se hará reediciones pero en otro formato y en PANINI, son muy dados hacer tomos con colores satinados les sale más barato el papel .

    Estos en concreto lo bueno es que no están satinados .

    • Ya sabes que tampoco a mí me gusta Heck (solo en algún cómic romántico y de terror me ha parecido tolerable), Samsagaz, pero aquí lo tenemos en este tomo, ja. No vamos a ocultarlo…no? Tampoco Ross Andru, dibujante mucho más destacable está aquí para echar cohetes. Prefiero de hecho lo de Bob Brown (aunque normalmente preferiría a Andru sobre Brown).

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.