RESEÑAS: Los Enemigos Superiores de Spiderman, de Nick Spencer y Steve Lieber (2013-2015)

Los Enemigos Superiores de Spiderman es una serie de 17 números (The Superior Foes of Spider-Man #1-17) publicada originalmente por Marvel entre septiembre de 2013 y enero de 2015. Los creadores implicados fueron Nick Spencer en los guiones (excepto dos números de relleno) y Steve Lieber en el dibujo de la mayoría de los números.

Sin lugar a dudas, la segunda década del segundo milenio fue un momento de cambios y pruebas para Marvel. En 2012, se propulsó un relanzamiento llamado Marvel NOW!, que vendría seguido al poco (diciembre de 2013) por otro llamado All-New Marvel NOW! y más tarde (2015) por otro llamado All-New, All-Different Marvel (parecía hasta broma). Centrándonos en ese primer Marvel NOW!, una de las sorpresas más grandes vino de la mano del incansable Dan Slott, que hizo que el mismísimo Doctor Octopus fuera Spiderman, pero no un Spiderman cualquiera, sino un Spiderman Superior.

Era una época totalmente distinta en Marvel y en la cabecera del antiguamente amistoso vecino Spiderman. Y si ya de normal su franquicia es explotada todo lo que se puede, con este nuevo rumbo que tanta atención estaba atrayendo, no tardaron en aparecer nuevas series satélites como Superior Spider-Man Team-Up o The Superior Foes of Spider-Man, conocida ésta última en España como Los Enemigos Superiores de Spiderman.

Llegados a este punto, el lector de cómics ligeramente experimentado, podría sentir ya su sentido arácnido activarse; Marvel sacando más series para exprimir al aficionado, una historia repetida por las editoriales durante incontables ciclos, ¡qué sorpresa! Y puede que en principio esa fuese la intención; simplemente aprovechar el tirón de la serie principal para comenzar proyectos anexos, o quizás fueron actos de buena fe para propiciar la creatividad de otros autores, pero incluso de los movimientos más comerciales de las empresas, pueden salir productos que realmente merecen la pena, como es el caso de Los Enemigos Superiores de Spiderman.

Una vez puesto el contexto en el año 2012, hemos de retrotraernos hasta la década de los 60 para fijar nuestra atención en un variopinto equipo de villanos del trepamuros; Los Seis Siniestros. El Buitre, Electro, Kraven, Mysterio, el Hombre de Arena y el propio Doctor Octopus conformaban en The Amazing Spider-Man Annual #1 la encarnación original de un malvado grupo nacido para poner en jaque a nuestro arácnido héroe. Obviamente, la alineación fue sufriendo cambios, y llegados a septiembre de 2013, con la publicación de The Superior Foes of Spider-Man #1, tendríamos una nueva iteración de Los Seis Siniestros: Búmerang, Demonio Veloz, Turbo, el Conmocionador y la nueva Escarabajo unían fuerzas para liarla parda. Sí, has contado bien, son cinco, pero… ¿qué hay mejor que Seis Siniestros que sólo tienen que repartir ganancias entre cinco?

Fred Myers (Búmerang) es un perdedor, o esa es la sensación que transmite. Desde cierto momento en su vida, todo ha ido cuesta abajo y sin frenos. Tanto es así, que al principio de la serie está entre rejas, y ese no es su único problema, ya que está en deuda con el Camaleón y más le vale pagarle… Pero si algo queda claro al poco de conocer al carismático Búmerang, es que es un hombre de recursos, y tiene un plan: robarle al Búho. Para ello (y para salir de prisión) necesitará la ayuda del resto de sus Seis Siniestros, que quizá no sean muy leales, pero nunca dicen que no a un buen golpe.

Lo interesante es qué le van a robar al Búho: la cabeza de Cabello de Plata. Un objeto al que rodea una extraña leyenda, y que otorgará a su poseedor el control de la banda criminal que antaño liderara Cabello de Plata: la Maggia. Pero no va a ser una misión fácil, y menos aún para un grupo tan variopinto como estos Seis Siniestros. No sólo tendrán que lidiar con el golpe en sí y la multitud de cosas que acarreará, sino que también tendrán que vigilar sus espaldas… de ellos mismos.

Así comienza una loca sucesión de aventuras protagonizadas por una panda de villanos de ¿tercera? ¿cuarta? fila. Un puñado de personajes olvidados, y que desde luego no eran los favoritos de nadie, pero que aquí adquieren una nueva dimensión. Y no es porque de repente sean unos villanos peligrosos o unos tipos que en el fondo son buenos… No. Son incompetentes, egoístas, mentirosos, manipuladores, cuentistas… en especial nuestro protagonista; Búmerang. Todo esto queda más claro todavía cuando los comparamos con otros villanos “de verdad” que aparecen por aquí, como los anteriormente mencionados Búho y Camaleón u otros como Lápida.

Pero Nick Spencer hace magia; de la noche a la mañana, estos nuevos Seis Siniestros destilan carisma. Gracias al enfoque cómico que se le da a la serie,y a un cuidado desarrollo de personajes, Búmerang y los suyos brillan con luz propia. Sus personalidades quedan perfectamente retratadas, cada uno con su forma de ser y dando mucho juego en las interacciones entre ellos. Pese al claro protagonismo de Búmerang, el resto de personajes no quedan en un segundo plano y son tratados y trabajados con mimo, no haciéndolos encajar en la historia que quiere contar, sino haciendo que la historia surja de los propios personajes. Según avanzamos las páginas, puede que veamos que estos enemigos superiores no triunfan demasiado, pero ya han dado un golpe importante; le han robado el corazón al lector.

La historia en sí tiene un claro enfoque humorístico. No es algo nuevo ver cómics potagonizados por villanos, pero el trato que se les da bajo esta perspectiva de comedia, crea un producto fresco, original y tremendamente adictivo. Llegados a este punto, he de avisar que si este tono distendido, en ocasiones ridículo, no gusta, es preferible huir de esta etapa. Pero si entras en esta dinámica (y advierto que es treméndamente fácil hacerlo), Los Enemigos Superiores de Spiderman te van a dar una lectura de calidad, con un toque muy diferente a otras series superheroicas.

La trama en sí está muy bien llevada. El interés está desde el primer número, y a partir de ahí, Spencer juega con el lector y va cambiando el rumbo de la historia de maneras sorprendentes a base de golpes de guión inesperados. Esto le da un ritmo muy dinámico a la lectura, que no tarda en resultar cautivadora, lo que, junto al tono ligero de la misma, casi obliga a no dejar de leer. A partir de ahí, todo aquel que se acerque a este cómic quedará totalmente a merced de Nick Spencer. Ya puede presentar el giro argumental más inverosímil o el elemento más extravagante y poco creíble, que lo único que podemos hacer es pedir más.

Al principio, hablaba de dos números de relleno, que son el #10 y el #11, y con ellos pasa algo sorprendente: son buenos. Obviamente, no están a la altura del resto de la serie, pero como ya se habían establecido las normas del juego, los guionistas (James Asmus, Tom Peyer y Elliott Kalana) las utilizan para contarnos batallitas de bar de los protagonistas o historias de un ridículo grupo de apoyo de villanos fracasados, y la verdad es que son muy divertidas, no sucede como en otras series que se nota una abrupta bajada de calidad.

Volviendo a la historia principal, me gustaría destacar cómo detrás de una trama, en apariencia, irrisoria, se esconde una inteligente planificación. Por muchos cambios de rumbo que sufra la serie, no se sienten forzados, y al mismo tiempo que se maneja la historia, hay espacio para introducir un montón de personajes del Universo Marvel, especialmente villanos ridículos, con la sana actitud de que el propio guionista se ríe de lo que está haciendo. Y hablando de risas, los gags recurrentes, las referencias culturales, esos enfoques cómplices… aseguran más de una risa, o, como mínimo, una sonrisa constante al leer el tebeo.

En definitiva, Los Enemigos Superiores de Spiderman es una serie tramendamente recomendable, distinta a lo habitual en el género superheroico, pero que consigue encajar a la perfección dentro de él con frescura y originalidad. Unos personajes entrañables, situaciones disparatadas y graciosas, una trama interesante, atrapante y bien llevada… poco más se le puede pedir a un cómic. Los Enemigos Superiores de Spiderman no es ninguna obra maestra, pero, ni lo necesita ni pretende serlo. Los Enemigos Superiores de Spiderman es un cómic de los de pasarlo genial y salir un poco de la rutina del resto de lecturas. Es una lástima que las ventas no permitieran sacar más de 17 números, pero lo positivo es que así, quedó algo bien cerrado y que no perdió la fuerza en ningún momento. Si no te importa dejar de lado la seriedad y tienes interés en esta panda de villanos especialmente perdedores… este es tu cómic. Y si ya lo has leído y te has quedado con ganas de más, te recomiendo echarle un ojo a otras dos obras del mismo guionista: The Fix (Image Comics) y Hombre Hormiga (quizás le dedique una reseña…).

Apartado gráfico

Uno de las cosas que le dan más valor a esta etapa es que el apartado gráfico es bastante sólido. En la gran mayoría de números, tenemos el equipo formado por Steve Lieber como dibujante y Rachelle Rosenberg como colorista. Lo cierto es que juntos consiguen darle a la serie una atmósfera totalmente acorde con el tono del guión, gracias a ese estilo tan peculiar de Steve Lieber, más cercano al cómic independiente que al cómic de superhéroes. La narración gráfica es muy ágil, haciendo que el peso del texto pueda ser menor. Se hace un uso reiterado de los planos cercanos, en los que vemos una gran habilidad a la hora de plasmar la expresividad de los personajes. Este recurso es ideal para una serie de tono humorístico como esta, donde la culminación de la comicidad del guión o los diálogos será tarea del dibujo.

La historia, que tiene tanto acción como momentos de calma, con reuniones y conversaciones, sirve para demostrar la versatilidad de Lieber dibujando en ambos contextos, haciendo gala de un gran dinamismo y buen gusto a la hora de componer y distribuir las viñetas. El color de Rosenberg es la guinda del pastel, el complemento perfecto para el carácter de Lieber, consiguiendo mostrar los contrastes entre la luminosidad de los disfraces de los villanos y los sórdidos ambientes por los que se mueven.

En los números que se tiene que sustituir a Lieber total (#7) o parcialmente (#9 y #14), el encargado es el dibujante Rich Ellis con el color de Lee Loughridge en el #7 y el de Rosenberg en el resto. El dibujo de Ellis es más limpio que el de Lieber, pero carece de la misma fuerza, aún así, es un digno sustituto y mantiene cierta coherencia con los números de Lieber. El color de Loughridge es muy bonito, con tonos pasteles y cierto aire “vintage”, pero creo que se aleja demasiado de la paleta de Rosenberg.

Los dos números de relleno (#10 y #11) están dibujados por numerosos artistas: Gerardo Sandoval, Carmen Carnero, Nuno Plati, Siya Oum, Pepe Larraz y William Sliney, con varios entintadores y coloristas. La verdad es que son estos dos números los que tienen un nivel gráfico más irregular y una escasísima coherencia artística entre ellos. Con tantos artistas con estilos tan distintos, se notan mucho los cambios y evidentemente hay algunos que lo hacen mejor que otros. Dentro de lo malo, al estar cada número dividido en varios capítulos y siendo los cambios de capítulos el momento de cambio de dibujantes, la inestabilidad artística no se nota tanto, pero habría sido mucho mejor si hubieran elegido a un solo artista por número.

Ediciones

Actualmente hay dos opciones distintas en España para disfrutar de este material:

  • Por un lado, tenemos la primera edición de la obra, que fue como complemento en la serie regular de Spiderman (los clásicos tomitos mensuales). Los números en cuestión, abarcan desde el #87 al #99, que incluían uno o dos números de la cabecera, aparte de los números que tocaran ese mes de las series y complementos de Spiderman. La edición es en rústica y suele incluir algún extra (ver cada ficha en concreto para más información). El precio de estos tomitos oscilaba entre 5,95€ y 8,95€ siendo de 6,95€ en la mayoría de casos. Pero si lo que se quiere es leer únicamente Los Enemigos Superiores de Spiderman, esta es, claramente, la opción menos recomendable.
  • Ficha: Spiderman Volumen 2 – Panini
  • Por otro lado, tenemos otra edición de esta serie, mucho más sencilla de conseguir. En enero de 2019, Panini Cómics reeditó la etapa completa en un volumen integral dentro de su colección 100% Marvel HC. La edición se trata de un tomo encuadernado en cartoné con algunos extras (Para verlos en detalle, acudir a la ficha). El precio es de 35,95€ y tiene un total de 384 páginas. Esta es una muy buena opción para tener la serie entera sin muchas complicaciones.
  • Ficha: 100% Marvel HC: Los Enemigos Superiores de Spiderman

12 Comments

on “RESEÑAS: Los Enemigos Superiores de Spiderman, de Nick Spencer y Steve Lieber (2013-2015)
12 Comments on “RESEÑAS: Los Enemigos Superiores de Spiderman, de Nick Spencer y Steve Lieber (2013-2015)
  1. Muy buena reseña, Steven. Por lo menos muy bien escrita e interesante por como lo cuentas.
    Porque es una de las muchísimas colecciones que no he podido leer todavía.

    • Muchas gracias rockomic, te vi aportando mucho con las reseñas de clásicos y me decidí a aportar mi granito de arena. Si todavía no la has leído y no te importa el humor en cómic, ¡te lo recomiendo mucho!

  2. Un buen comentario…y en cuanto al material: bastante mejor que la actual etapa (con pocos visos de mejora y ya eternizandose pese a ser pescado fresco) de Spidey del Spencer.

    • ¡Muchas gracias Suso! La verdad es que pese a que Spencer me gusta mucho (las mencionadas en la reseña The Fix y El Hombre Hormiga son dos series muy buenas) ante la marea de críticas que estaba despertando su trabajo en Spiderman, decidí mantenerme al margen, y por lo que comentas veo que hice bien.

  3. The Fix es tremendamente divertida…y por momentos bastante macarra. Hombre Hormiga no llega a tanto, pero resulta como mínimo entretenida incluso si no eres nada del personaje. Ánimo con futuras reseñas. Salud y cómics.😎

  4. Hombre Hormiga es cierto que queda detrás de The Fix, pero para mí está a la altura de Los Enemigos Superiores de Spiderman, y como dices, da igual que no sepas nada del personaje, funciona bien como punto de entrada. Muchas gracias por comentar y un saludo 🙂

  5. A mi amiguete argentino Emiliano Adrián Rodríguez le gusta mucho la encarnación Scott Lang del Hombre Hormiga, así que se le ajusta al dedo mucho más que a mí este revival en plan perdedor que vuelve a recordarnos su antes ya casi olvidado pasado criminal y que trata de jugar con los mayores y ganarse las lentejas honradamente sin dejar de usar el disfraz con resultados a veces…
    Para mí en clave de humor funcionaba mejor el tercer Hombre Hormiga, el mucho menos honrado (ay, ya nos hemos acostumbrado a la corrupción en SHIELD) Eric O’Grady, que como nuestro Erik poco se preocupaba también por la corrección, especialmente cuando lo escribía en plan macarra el celebérrimo Robert Kirkman. Funcionaba mejor en ese palo. (Y haría falta una reedición del Incorregible Hombre Hormiga, probablemente…deberían aprovechar la próxima peli… Quizás también para un tomo unitario de las desventuras de esta última versión de Scott Lang…no te parece que la “primera temporada” era mucho más fresca?) The Fix seguramente aquí en España habrá funcionado mucho peor…los que se han leído Enemigos Superiores y les ha gustado no deberían perdérsela, ahí tienen a los autores con libertad total para hacerselas pasar camitas a sus entrañables (aunque solo el perrete tiene cierta dignidad …”humana”?) personajes. Saludos desde la verde Galicia de parte de otro letraherido con tinta de viñetas envenenando su sangre. Salud y cómics.😎

  6. Ostras, el Incorregible Hombre Hormiga de Robert Kirkman es una etapa muy golosa también, a mí me gusta mucho y no entiendo la poca repercusión que ha tenido, más teniendo en cuenta la fama de su guionista. Necesita reedición ya, aunque el tono es más ácido que estas obras de Spencer, va muy bien con éstas.
    ¿A qué te refieres con la primera temporada?
    The Fix creo que ha tenido bastante apoyo en España, lástima que el proyecto esté en stand by en Estados Unidos, a ver si deja Spencer Spiderman si tan poco os está gustando y se centra en sus obras más personales. El perro es el único que se salva de toda la maraña que aparece en el cómic 😆
    ¡Un saludo Suso, y a disfrutar de esa tierra tan bella!

  7. Es que durante el virreinato de Quesada estuvo vetado el promocionar las obras que Kirkman hizo para ellos por lo mucho que el adepto a los zombis (Marvel Zombis incluidos rajaba sobre ellos) y el odio mutuo que se profesaban al final. De hecho hay un cómic inédito de Kirkman y Liefeld para Marvel (una miniserie de Killraven), que según a quien hagas caso estaba completo ya o solo a medias, en todo caso parece que nunca lo veremos (tampoco es que vaya a añorar algo de Liefeld dibujando a mi querido marcianofobo), en todo caso Kirkman sí completó el guión.

  8. Con lo de primera temporada me refería al primer arco argumental (lo que luego fue el primer recopilatorio, me parece que con cinco números) de Spencer y Rosanas (ahora estaría bien un integral con esa veintena de números o así para promocionar al personaje con la próxima peli, como también con Incorregible). Por aquella época Marvel apenas sacaba miniseries que no estuviesen vinculadas a grandes eventos (o al menos a eventos familiares), pero las series de personajes “menores” (Ojo de Halcón, Viuda Negra, Hombre Hormiga, Hulka,…) eran concebidas o como una concatenación de miniseries (pensando en los recopilatorios… aunque con todo se pensaba ya demasiado en el recopilatorio, estirando en las series regulares tramas que daban para uno o dos números hasta la media docena) o como temporadas televisivas anuales (diez o doce números en vez de cinco o seis por lo general, pero a veces también solo cinco o seis). Hasta pronto.😎

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.