Reseñas: Marvel Two-In-One: Marvel Limited Edition 2: «Mi Amada…¡Mi Asesina!» (1976-1978)

Dejábamos el primer tomo recopilatorio dedicado a la colección setentera protagonizada por la Cosa, en manos de un Bill Mantlo cuya etapa se concentra en casi su totalidad en ese primer volumen.

Al inicio de este segundo recopilatorio, y antes de retomar los guiones del propio Mantlo, nos encontramos con un pequeño paréntesis en el equipo creativo, tomando el relevo Roy Thomas acompañado de los hermanos Buscema. La razón no es otra que el cruce con la serie de los Cuatro Fantásticos, guionizada por Roy Thomas en este momento, en un arco que engloba el anual 11 del cuarteto, el primer anual de Marvel Two-in-One y el número 20 de esta misma colección.

El anual de los 4 Fantásticos, ya comentado en la correspondiente reseña del cuarteto, es una estupenda aventura en la que el grupo viaja a la Alemania nazi en busca de un cilindro de vibranium. Entre otras cosas, allí se encuentran con el supergrupo del momento, los Invasores.

Un número que es necesario para entender el crossover en su conjunto, pero en realidad una historia con su propio cierre.

La parte correspondiente a Marvel Two-in-One es una prolongación de la aventura junto a los Invasores, que se alarga en los citados anual 1 y número 20 de la serie de la Cosa, pero al mismo tiempo constituye un arco en sí mismo.

Roy Thomas se sigue haciendo cargo del guion, mientras que Sal Buscema sustituye a su hermano John a los lápices.

Cuando la crisis del vibranium y los nazis parecía resuelta, la Cosa descubre que una parte del cilindro fue a parar a otro lugar del pasado, casualmente también a manos de los nazis.

Los héroes invitados, lógicamente, también pertenecen al pasado. Se trata de la Legión de la Libertad, el otro grupo formado por superhéroes de la Timely, muchos de ellos de segunda división, todo hay que decirlo.

Pero lo que es para dar de comer a parte es el núcleo de villanos asignados. Tenemos a un as de la aviación apodado el Tiburón Aéreo y a su inseparable compañero oriental. Un dúo de lo más cómico que no puede evitar recordar a cierto villano de dibujos animados y a su riente perro, a bordo de su automóvil de competición.

También irrumpen en escena el Hombre Maestro y el atlante colaborador de los nazis llamado Hombre-U, ambos originarios de la serie de los Invasores. Y, para rematar, una inmensa esvástica que, no sólo tiene vida propia, sino que resulta ser el cerebro detrás del III Reich.

Todo muy kitsch, con la probable intención de perpetrar una gran puesta en ridículo del nazismo. Un divertido arco que no creo que tenga mayor valor que el de la parodia. Y creo que logra su cometido.

De vuelta a la normalidad, entramos en el fin de ciclo para Mantlo, si bien comparte el trabajo argumental con Jim Shooter en un par de números.

En el apartado gráfico, Ron Wilson regresa a la colección como artista estable, si bien Sal Buscema se encarga de un solitario número.

La recta final de Mantlo empieza con un número que cuenta con Doc Savage como invitado, un personaje licencia, cuyos derechos no pertenecen ya a Marvel, que vive en los años 30, además de la Antorcha Humana. Un número que gira alrededor de Sol Negro, un villano nacido de la unión de dos genios enloquecidos, padre e hijo. Lo bueno del número es la forma como está narrado. La mayor parte de su extensión consiste en dos narraciones en paralelo muy parejas sobre las crisis de padre e hijo, cada uno en su época, la actual y la de Doc Savage. Un buen número.

Sol Negro no termina aquí su historia ya que sirve de excusa para la nueva trama.

Thor es el héroe invitado mientras que el villano es Seth, dios egipcio de la muerte. El arco, sin ser precisamente rompedor, es disfrutable por toda la parafernalia mitológica y cósmica. Básicamente cuando la acción se desplaza a la Senda Dorada de los Dioses, una especie de Bifrost de la mitología egipcia. Allí, Seth suelta a un monstruo de diseño kyrbiano, el Devorador, pero al pobre diablo se le va de las manos y tiene que recurrir a su odiado hermano Horus. Un poco refrito del clan asgardiano que tan bien conocemos de la serie de Thor, pero con el propio Thor de espectador privilegiado.

Un número más bien anodino, con Goliat Negro de invitado, pone fin a la etapa guionizada por Bill Mantlo. El dibujo de Sal Buscema es lo único apreciable en una trama que rescata a un villano de cuarta fila de lo más hondo del armario. Un tipo llamado el Secuestrador, del que parece que sólo se acordaban Mantlo y Shooter, cuya única aparición data de los primeros tiempos de la serie del Hombre Hormiga.

Marv Wolfman toma el relevo.

A estas alturas, Marv Wolfman ya es uno de los guionistas consolidados del género, con varias series en curso en Marvel.

Para su primera línea argumental, Wolfman se trae a Puño de Hierro como compañero de aventuras de la Cosa. Los dos protagonistas se ven envueltos en una reyerta entre dos países ficticios localizados supuestamente en algún lugar de Oriente. Una aventura romántica a la antigua usanza sobre príncipes y princesas aderezada con escenas de artes marciales.

Wolfman viene con los deberes hechos, puesto que a la primera ya podemos certificar que ha entendido a la perfección en qué consiste la colección. Entretenimiento de sobremesa y guiones tan manidos como simpáticos.

Lo mismo se puede decir del siguiente arco. En este caso, Wolfman usa como vehículo de inspiración uno de los sucesos más sonados de su país, el asesinato de JFK, trasladándolo al presente y tomando como posible víctima a Jimmy Carter. Nick Furia y Deathlok son las estrellas invitadas, mientras que el dúo formado por el Arreglador y Mentalo, los villanos.

Lo más relevante que nos deja el arco corresponde a Deathlok. El cíborg, nacido en un futuro próximo respecto a la actualidad del UM de entonces, se había quedado sin serie propia hacía poco, dejando algunos hilos colgados. El presente arco no reanuda ninguna trama y se limita a desplazar temporalmente a Deathlok al presente, para ponerlo a libre disposición del autor que guste. El cíborg se queda unos números a cuidado y reparación de Reed Richards, hasta que Nick Furia y SHIELD se hacen cargo.

El número que tiene como invitado a Namor es seguramente uno de los más flojos del presente volumen. La parte escrita es muy mejorable, desde los mamporros impetuosos de la Cosa, hasta el uso de Alicia como objeto de coacción. El objetivo, como no podía ser de otra forma, está en ofrecernos el enésimo choque de titanes entre Namor y la Cosa, para lo que Wolfman se busca un pretexto de lo más trivial. En cuanto al villano, Wolfman se trae a un enemigo de cuarta fila de Namor, el Piraña, aunque significativamente alterado para la ocasión.

Por contra, la siguiente aventura, con la Cosa acompañado de Shang-Chi, resulta divertida. Parece el juego de los disparates entre Shang-Chi, la Cosa y Alicia, que da pie a un malentendido que acaba en la inevitable pelea. Pero creo que el contraste entre el contemplativo Shang-Chi y el cachondo y básico de Ben crea una química de lo más graciosa.

En realidad, se trata del pistoletazo de salida para una extensa saga, escenificada en Londres, que gira alrededor de un personaje recién salido del huevo y con futuro por delante. Estoy hablando de Spiderwoman, la, en teoría, versión femenina de Spiderman, que acababa de estrenarse en una única aventura solista dentro del título genérico Marvel Spotlight.

De esta forma, la presente saga sirve para mantener viva la llama de la arácnida justo antes de pasar a protagonizar su propio serial.

Sin cambios en la parte creativa, siguen Marv Wolfman al guion y Ron Wilson al lápiz, quitando un solitario número a cargo de John Buscema.

El caso es que estamos ante un arco bastante bien hilado que ofrece buenos golpes de efecto y entretenimiento a raudales. Hydra desempeña el papel de organización criminal detrás de todo el meollo, mientras que, por parte de los buenos, Spiderwoman y la Chica Invisible acompañan a la Cosa.

Pero el mayor protagonismo se lo lleva la pobre Alicia, a la que «regalan» el papel de su vida. Verdaderamente, el shock es mayúsculo cuando vemos a la criatura más dulce que haya pisado tierra convertida en una criatura venenosa de pesadilla.

De forma paralela a lo sucedido en la línea argumental de Hydra, vemos como un par de tipos van en busca de un tesoro escondido, desde los tiempos de los nazis, ni más ni menos que bajo la Cámara de los Comunes londinense. Una premisa que despierta interés, sobre todo cuando, de forma inesperada, entra en terreno sobrenatural, pero su enlace con la posterior trama resulta extrañamente inconexo, como si faltara una página.

El caso es que Wolfman, aprovechando la prolongada estancia de la Cosa en Londres, echa mano de leyendas y de arqueología británicas para desarrollar una atractiva historia sobre brujería. Siendo más concretos, construye la trama alrededor de las ruinas megalíticas de Stonehenge y de la leyenda artúrica en la figura de Merlín.

Si bien Spiderwoman sigue por ahí, el invitado de turno es Modred, el Místico, un pintoresco brujo que había disfrutado de un par de números solistas en Marvel Chillers, sin más recorrido.

El relato no está nada mal, si bien podría haber sido protagonizado por Daimon Hellstrom, o incluso el Doctor Extraño, en lugar de Modred sin que se notaran diferencias.

Llegando al tramo final, Wolfman pasa ahora al reciclaje de relatos clásicos de ciencia ficción ya contados en numerosas ocasiones, pero siempre apetecibles.

En primer lugar, Halcón Nocturno es el superhéroe invitado en la clásica historia sobre un monstruo (alienígena, en el caso que nos ocupa) que todos temen por su aspecto aterrador pero que alberga buen corazón. Nada nuevo, pero al menos toca la fibra sensible.

A continuación, es el turno de otro relato de ciencia ficción tan manoseado como apasionante: los viajes en el tiempo con destino a la era de los dinosaurios.

El arco no es otra cosa que el cierre de la colección de Skull, the Slayer, un breve serial sobre un grupo de aventureros perdidos en el cretácico. Tras la abrupta cancelación de la colección, los editores decidieron cerrar el ciclo argumental en Marvel Two-in-One. Destino habitual para este tipo de soluciones de emergencia, por otra parte.

No hace falta aclarar que lo que tenemos aquí es aventura pura y dura. Ben, Skull y los amigos de éste se enfrentan al villano particular de estos últimos, el Sacerdote Azteca, entre dinosaurios y pterosaurios. Por otra parte, Míster Fantástico se une a la fiesta en el segundo capítulo del arco.

Mención aparte para el apartado gráfico, donde Ron Wilson es sustituido puntualmente por Ernie Chan. El entintador habitual de John Buscema en Conan no lo hace mal como artista gráfico completo, pero se le notan carencias en el plano anatómico.

Y llegamos al cierre de este segundo volumen que recopila la serie setentera de la Cosa. Un tomo que concluye de la misma forma que había empezado, con dos números anuales.

En este caso son dos anuales, el séptimo de la colección de los Vengadores y el segundo de la misma Marvel Two-in-One, que forman un bloque y, al mismo tiempo, ponen colofón a la saga de Warlock y Thanos. La saga ideada y confeccionada por Jim Starlin, que había quedado inconclusa tras la cancelación del título de Warlock, encuentra aquí el necesario hueco para atar los cabos sueltos.

Al contar con Jim Starlin como autor completo, no hace falta decir que la línea argumental es completamente independiente de todo lo vivido anteriormente en el volumen que nos ocupa. Es más, la lectura de estos anuales se entiende solamente habiendo leído la etapa de Jim Starlin en Warlock.

Entrando en materia, estamos ante un Starlin más asequible. Lejos de los viajes oníricos y los debates filosóficos, el género cósmico más bélico se adueña de este final de saga. Batallas estelares espectaculares para hacer frente a un Thanos dispuesto a minar el firmamento como ofrenda a su amada, la Muerte.

Parece evidente que no era exactamente la idea que Starlin tenía en mente, puesto que se ve obligado a incluir, primero a los Vengadores y luego a la Cosa y Spiderman, en la ecuación. A los dos últimos, protagonistas del anual de Marvel Two-in-One, el papel de salvadores del Universo les viene un poco grande y, quizás por eso, este desenlace suponga un pequeño paso atrás respecto a lo realizado por Starlin en Warlock.

Por el lado positivo, tenemos a Warlock y al Capitán Marvel actuando juntos por primera vez. Sin olvidarnos de otra creación de Starlin, Dragón Lunar, que por aquellos tiempos formaba parte de los Vengadores.

En cualquier caso, los dos anuales completan una satisfactoria aventura espacial repleta de épica, y un buen colofón para la saga cósmica de Warlock y Thanos.

Conclusión.

Igual que ocurre con el volumen precedente que recoge esta colección de la Cosa, estamos ante aventuras llenas de optimismo, capaces de dibujarnos unas cuantas sonrisas y de hacernos pasar un rato entretenido, sin necesidad de empujarnos a la reflexión.

De hecho, el tono de la colección es un espejo de la personalidad refunfuñona, cachonda y bonachona de su protagonista.

Tanto Mantlo como Wolfman creo que entienden su cometido para esta colección y completan una serie de números más que aceptables.

En el apartado gráfico, Ron Wilson cumple, mientras que los hermanos Buscema nos alegran la vista en varios números salteados.

Enlace a la ficha:

67 Comments

on “Reseñas: Marvel Two-In-One: Marvel Limited Edition 2: «Mi Amada…¡Mi Asesina!» (1976-1978)
67 Comments on “Reseñas: Marvel Two-In-One: Marvel Limited Edition 2: «Mi Amada…¡Mi Asesina!» (1976-1978)
  1. Pierre Nodoyuna y Patán (Dick Dastardly & Muttley…) que también fueron aviadores en otra de las series animadas de Hanna-Barbera (…in his Flying Machines).

  2. Otra puntualización: aunque La Legión de la Libertad sí nace ya como un grupo de héroes de segunda fila de Marvel (siendo generosos casi), en su momento en Timely alguno de sus componentes no lo fue, es el caso de la pareja formada por el Zumbador original (Robert Frank) y la Ms América de Timely, que eran primera fila de Timely (especialmente ella, que pretendía ser la Wonder Woman de la compañía, aunque no se acercó a la popularidad de la amazona, pese a ir también de abanderada …no ayudó tampoco que además apareciesen otras Ms América ya en los cuarenta, pero no fue un peso pluma) y pertenecieron a su primer supergrupo: La Escuadra de Vencedores (All-Winners Squad), que por problemas de continuidad (Marvel ya había establecido a los «inventados» en la Era Marvel Los Invasores como el grupo de la guerra) Marvel acabó resituando en la posguerra, fundado recién lograda la victoria, con Zvador, Ms América, Namor, Antorcha Humana, Toro, Capitán América y Bucky (que con el problema de continuidad añadido de las supuestas muertes del Capi y Bucky los últimos días del conflicto, estos habrían sido sustituidos en secreto por solicitud del gobierno por el Espíritu del 76 y un joven agente del FBI que tendría que retirarse prematuramente de la vida superheroica por herida de bala, pasando a ser uno de los primeros agentes de la organización fantacientífica que luego se conocería como SHIELD…al menos la SHIELD más pública, su compañero más famoso no sería tan afortunado, muriendo antes en acción salvando a un joven Kennedy de otro de los poderosos androides de Horton …y siendo sustituido por otro héroe enmascarado patriótico: El Patriota, que tras el segundo Bucky tendría de compañera a otra vieja conocida).

  3. Y otra puntualización: El #21 (con el team-up de la Cosa y la Abtorcha con Clark Savage Jr y sus dos «hermanos» más famosos) SÍ es incluido en el segundo MLE de Marvel Two-In-One.

  4. Gran articulo!!. Muchas gracias por vuestro trabajo!!!.
    Por cierto se sabe algo del tercer Volumen??
    Estoy preocupado . No parece que se haya vendido mucho( todavía se encuentran los dos facilmente) .
    Vosotros que sabeis mucho ¿Los limited siempre acaban o alguno se ha dejado a medias???

    • Hasta ahora los completaban (salvo Comandos Aulladores, que no hay materiales marvelitas para darle continuidad), ahora ya no parece tan asegurado (por eso muchos temen por esta serie y, especialmente, por Defensores).

  5. El peruano Pablo Marcos (que venía de trabajar para la Novaro en México) consiguió meter la patita en Marvel como entintador (algo de lo que en los setenta iban más necesitados: entintador es rápidos …las fechas de entrega empezaban a ser un problema serio) y haría destacar los lápices del joven (entonces) afroamericano Ron Wilson.

    • Sería el peruano más famoso de Marvel …de no ser por las portadas de Boris Vallejo, claro. Se siente, pero por bien que me caiga Ricardo Villamonte, «el feo» (supongo que sería algo irónico) ni se les acercaba en popularidad …o relevancia marvelita.

  6. Obviamente, competir con los Buscema es complicado (como mínimo). Con el Starlin dibujante, Marie Severin y Ernie Chan (y los tres me gustan) ya es más fácil. Claro que el Starlin dibujante de aquí es el del séptimo Anual de Los Vengadores, probablemente el cómic mejor dibujado por Starlin para Marvel (con un gran Joe Rubinstein que se gana cada centavito, que hace algo más que simplemente entintar en este Anual y en el segundo de Marvel Two-In-One, especialmente en el de los Vengadores).

  7. Wolfman y Chan/Chua aprovechan Marvel Two-In-One para poner fin a la «fallida» serie del muy pulp (ADN muy deudor Burroughs el de este personaje) Skull the Slayer.

  8. Recuerdo con especial cariño la aventura con Thor y la aventura con Doc Savage (especialmente la de Thor) porque las tuve ya de muy crío con Vértice y me las leí un montón de veces. Pero está claro que el plato fuerte de este tomo son los Anuales, especialmente los de Starlin.

  9. Goliath Negro (ese ya entonces semiolvidado colaborador de Hank Pym …por desgracia Mark Millar se cruzaría en su camino muchos años después) es casi anecdótico, pero es una incorporación para el futuro de la serie (aunque entonces ni lo intuyesemos).

  10. Lo de Deathlock no hizo mucha gracia a Buckler, pero incluso aunque no vendiese, Wolfman (y Shooter y Goodwin) querían dejar claro que el personaje pertenecía a Marvel …y que se incorporaba con todas definitivamente a su universo, por si alguien podía sacarle argumentalmente algún provecho en el futuro (Jean-Marc DeMatteis lo lograría en Capitán América, en su excelente colaboración con Mike Zeck).

    • Pues tenerlo tres veces es MUY fácil (conozco a quien lo tiene cinco veces) entre Vengadores, Thanos y Marvel Two-In-One (y yo conservo el álbum gigante de Vértice 😈…pese a ser poco dado a guardar «repetidos» innecesarios, a ese le tengo mucho cariño).

  11. Ante la respuesta excepcional del público al one-shot de Spider-Woman, se encargó a Wolfman darle serie propia al personaje. Ante la patata caliente que resultaba un personaje casi plano pero aún así ya con una maleta complicada en su equipaje de orígenes, decidió introducirla primero en Marvel Two-In-One para ir preparando el terreno (vamos, que aunque no se note mucho son unos números de puente) y ver si el público seguía respondiendo. Y también se llevará a Mordred el Místico (y su Morgana) a la serie de Spider-Woman.

  12. El personaje de Modred el Místico, por cierto, venía del primer par de números de Marvel Chillers. Creado en el #1 por Marv Wolfman y Bill Mantlo (acompañados de Ed Hannigan y Yong Montano) y continuado por Mantlo y John Byrne (cómics incluidos en el goloso Marvel Horror Omnibus del 2019).

  13. También Kull the Slayer (James Patrick Scully) había sido creado poco antes (en el ’75) por Wolfman, que usó esta serie de Marvel Two-In-One para sus intereses (ir recuperando a sus creaciones, cerrar tramas de series canceladas que escribía o editaba y en el caso de Spider-Woman preparar el terreno para la serie que ya se le había encargado) …y sin dejar de ser sumamente entretenido, que se dice rápido…pero no es tan fácil. Todo eso …y Namor!

    • Eso también explica que se dediquen tantas páginas a Spider-Woman …y no digamos ya a Skull, que tenía complicado volver a ser usado de forma mínimamente relevante próximamente. O que se meta por medio en plena saga arácnida a Modred (porque también era un personaje relacionado con Wolfman y ya se le había ocurrido llevárselo a Spider-Woman para darle algo de casting a un personaje protagonista sin pasado ni amigos).

      • Lo curioso es que el último dibujante de Skull había sido Ron Wilson (sustituyendo a Sal Buscema). El personaje había sido creado gráficamente por el chino filipino Steve Gan.

  14. El monstruo sensible siempre nos llega adentro (y más en una colección de Ben Grimm) y aunque quizás ya no tanto como en la infancia, la historia de «Cara de Pico» (con un casi innecesario Halcón Nocturno …vale, sin el casi) todavía nos enternece un poquito.

  15. Muchas gracias a todos!! 🤓

    Y especialmente a Suso por las correcciones. 😉
    No tengo los MLE, he hecho la reseña con la BM, donde no viene el número de Doc Savage. Ni se me había ocurrido pensar que en el MLE sí se incluye.

    Me lo he leído online ahora en un hueco que he tenido y ya he corregido la reseña.
    Gracias también por lo de la Legión de la Libertad. He incluido un matiz.
    Aunque lo de héroes de segunda fila es un poco relativo. Se puede interpretar como que estaban un escalón por debajo del Capi, Namor y la Antorcha. Pero bien, la corrección. 👍

    • Lo de Doc Savage se solucionó poco antes de la edición española y se pudo incluir su team-up con la Cosa (también el de Spidey en Marvel Team-Up), lo que fue un puntazo, claro. Al contrario que en el caso de Thor, aquí los Omnigold y MLE sí han sido más completos que las Biblioteca Marvel. Saludos desde la vieja y verde (y hoy gris pero ya no lluviosa como anoche) Galicia, Rockomic.

      • En cuanto a La Legión de la Libertad: el grupo es anecdótico (como mucho). Y sí, serlo lo eran (de segunda fila), pero no lo fueron siempre, no al menos los dos mencionados (y El Patriota si acabó siendo relevante para la intrahistoria «retrocon» del Universo Marvel, pese a ser secundario total …de siempre …Un héroe abanderado menor, de los que había cuatro o cinco al menos en cada compañía que probaba a hacer súperhéroes en la Golden Age).

  16. Cuervo Rojo, por ejemplo, había sido una creación de un tándem tan potente como Simon & Kirby …debutando con cabecera propia. Pero fue un fracaso comercial. Y aunque Stan Lee, Roy Thomas y otros intentaron repescar el concepto varias veces (como héroe y villano, incluso de western, incluso recuperando, matando y resucitando al original de los cuarenta) tuvo el mismo éxito en la Era Marvel de los cómics que en la Era Timely (aunque como secundario ocasional acabase apareciendo en más páginas). Meternos ya en el historial de personajes como Jack Frost es algo que es preferible evitar, creedme.

    • Si te justa la Marvel «old school» y su universo compartido son buena lectura. Además, en Marvel Team-Up y Marvel Two-In-One podía salir casi cualquier personaje que estuviesen publicando entonces (incluido alguno de los luego «complicados» franquiciados), con lo que eso suponía para conocer ese universo y si dramatis personae (son importar siquiera demasiado el género al que pertenecían: fantasías aventureras pulp, espada y brujería, SciFi postapocalíptica, terror, artes marciales, espionaje fantacientífico, blaxploitation,…). Por no decir sus parajes, de la Tierra Salvaje al lado oculto de la Luna, pasando por el Himalaya …u otras épocas o realidades (la Segunda Guerra Mundial, futuros divergentes varios, la Era Hiborea, universos paralelos, parajes mitológicos e infiernos varios, otras dimensiones,…). Todo o casi todo tenía cabida en Marvel Two-In-One y Marvel Team-Up…y en otros tiempos (Vértice) con menos acceso a la información, estos cómics eran un regalo que nos permitían ir conociendo más dicho universo (que curiosamente, en vez de acotarse con su exploración, parecía expandirse).

      • Ciertamente, son colecciones que tenían infinitas posibilidades.
        Al no necesitar entrar en la continuidad más cuidada y estricta, daban para todo eso, y también para soluciones de emergencia de otros títulos.

  17. Por cierto, la recomendable (para los que no les chirría la retrocontinuidad …y no tienen problemas con la nostalgia … aquí poca y bien entendida) miniserie de Karl Kesel (demostrando que el que tuvo retuvo) sobre El Patriota (Capitán América: Patriota) es su momento de gloria. Acordándose de paso de varios personajes del entorno del Capi (y haciendo conexiones entre la Era Timely y la Era Marvel para que algunas repeticiones de conceptos y nombres tan propias de Stan Lee, que «reciclaba» todo lo que podía, propio y ajeno, ya no suenen tan forzadas:) …caso de esas Betty Ross, la original, la del Capi de los cuarenta, vinculada con el FBI (en una época que el Bureau no admitía mujeres …ni negros o asiáticos, ya puestos), sería la tía del futuro general «Thunderbolt» Ross (que se pasaría de crío mucho tiempo en el hogar de Jeff Mace y Betty Ross, dados los problemas matrimoniales de sus padres …de ahí en parte su patriotismo …o que el Capi sea de los pocos súperhéroes que no le generen como mínimo desconfianza …o que pusiese a su hija el nombre de Betty, ja …no, si todo se puede explicar, ja …a ver cómo nos explican algún día que las Viuda Negra soviéticas compartan nombre con una oscura justiciera de la Edad Dorada con conexiones demoníacas y el aspecto de Veronica Lake, ja😈)

    • Pues siendo de Karl Kesel no tiene que estar mal.

      Recuerdo con cariño sus complementos dedicados al Proyecto Cadmus… por no hablar de otras series regulares que ha guionizado.

      Pena que a este hombre nunca le dejaron para él solo la colección de Los 4 Fantásticos (digo para él solo, no hacer sustituciones hasta que llegue el guionista de turno o fill-ins).

      • Lo publicó Panini en uno de esos rústicas más modestos (con cubierta más delgada y sin siquiera solapas). Una miniserie que abarca (con saltos) desde poco antes de aceptar cubrir el hueco dejado por el primer sustituto del Capi a poco después de decidir retirarse. En plan los diarios íntimos de Jeff Mace, un Patriota (bien entendido, nada de fachismo rancio, que no son los únicos con derecho a hacer suyas las banderas o los orgullos nacionales …de hecho Mace acepta que el dar un discurso en en el funeral de un amigo gay y reivindicar su figura va a ser algo por lo que va a tener que pagar un precio público, va hacer que el buen nombre del Patriota sea puesto en entredicho y la prensa y lo niños dejen de apoyarle, que eran otros tiempos …pero decide ser fiel a sus principios).

  18. Su estupendo cómic de creación propia (Sección Zero, editado entre nosotros por Dolmen) en comandita con su colega Tom Grummett, Ángel, es una buena (pero innecesaria) prueba de que el tándem Kesel/Grummett habría sido de lo más adecuado para una larga etapa al frente de los 4F (o una buena maxiserie de la Doom Patrol).

  19. Y ya que mencionas el Proyecto Cadmus, Ángel, Kesel fue también responsable de una muy divertida miniserie del Guardián (el héroe DC de azul y dorado y con un escudo en forma de placa de policía, deudor del Capi, no en vano era también creación de Simon & Kirby …acompañado por la Legión de Repartidores, uno de aquellos grupos de chavales barriobajeros de armas tomar que encantaban a Kirby …la mayoría solo conocen a la versión de los setenta de estos personajes, que eran clones de los originales de los cuarenta … manufacturados por el Proyecto Cadmus, por supuesto…y secundarios habituales del Jimmy Olsen de Kirby), que aquí nos llegó (aunque pocos se enteraron) en la grapa semanal de Superman de Vid. Guardians of Metropolis se titulaba. A Kesel lo acompañaba el canadiense Kieron Dwyer (y Mike Manley), lo que suponía un apartado gráfico bastante decente …con los chavales de la Legión de coprotagonistas (y los adultos de secundarios, junto con otros personajes de Kirby como «Terrible» Turpin o las Furias Femeninas …hasta el grandullón de Tango sale, ja). Divertida …y SÍ, recomendable (muy de moda tendrían que ponerse los Nuevos Dioses y su ámbito de secundarios para que esto se recuperase, claro).

  20. También recurría Kesel al ambiente del Proyecto Cadmus en su divertida etapa al frente de Superboy (el clon: Kon-El, luego Connor Kent), donde había mucho sabor Kirby (homenajes a Kamandi incluidos).

    • ¡Ey, Martín!, ¿qué tal vas? Veo que todavía andas por aquí, yo es que he estado fuera un tiempo y he vuelto hasta la próxima «misión».
      ¿Cómo van las cosas por Chile y (para que no nos regañen los moderadores) cómo van los cómics de Marvel por allá?

  21. Yo no quiero ser agorero, pero si ya hemos visto reducirse la salida de OGs a la mínima expresión, este próximo año 2023, con la crisis inflacionaria y el impulso de las Timotecas (como las llama uno de los Ángeles, creo), me parece que si olemos uno o dos OG, nos podemos dar con un canto en los dientes.

    • Parece que el término que acuñe está causando tendencia pink panther😂
      Si, yo también creo que en 2023 saldrán pocos Marvel gold y héroes.
      Nos quieren «»reconducir»» a las tapas blandas.
      Un saludo pink 😉
      Y también a David Manuel y a todos los sufridos veteranos. Por lo que nos toca en los próximos meses venideros……

      • Sí, Angelillo, la verdad es que estuviste inspirado con lo de las Timotecas 😂
        Saludos y buenas noches, ¡qué vaya horas! Me he liado con el Gabinete de Curiosidades de Netflix y hasta que no he acabado no he parado, menos mal que la parienta duerme como una bendita y ni se entera de nada 😂

  22. Yo de hecho ya me voy preparando para recibir el jarro de agua frío… ¡qué digo jarro!, ¡cubo de agua fría!, como el de aquella campaña del 2020 del Ice Bucket Challenge (reto del cubo de agua helada, se llamó aquí), de que el Clemente e Inmisericordioso salga a decirnos que se acabó la línea OG y la MH. Es lo siguiente que toca tras ser «comercial a tope».

    • Mientras sobreviva la MLE todavía no me sería tan grande la decepción (y si reducen también esta, pues mira, más que gastaré en Dolmen y menos en Panini …que lo que ahorre no se va a ir a otros cómics Panini, eso ya te lo aseguro).

  23. ¡Hola Pink Panther! Aquí estamos en un momento complejo, pero peléandola y saliendo adelante (como país más que personal jejejeje). Los cómics Marvel y otros van un poco lentos en mi caso por temas económicos, pero afortunadamente solo han afectado a mis hobbies. Lo importante y urgente va bien, por lo tanto, ya me tocará recuperar algunas cosas, aunque sean a precios prohibitivos en todocolección u otra página jejeje.

    Gracias por acordarte de mí ¡y bienvenido de vuelta!

  24. Com sempre magnífica resenya Rockomic.
    Ké bueno Marvel Two-In-One, una ventana abierta a todos los personajes Marvel.
    Ke curioso poder tener el episodio de Doc Savage y el de Shang-Chi.
    Ke curioso también ke fuera la serie salvavidas o trampolín de tantas otras como Spiderwoman, Deathloch o Skull the Slayer.
    Entiendo entonces ke tras el MLE de Deathlock vendría este eñisodio? No me he fijado si está incluido, aunque por lo ke dices Suso más ke terminarla lo ubica aquí y ahora y la serie deja hilos sin atar.
    Aprovechando ke cierra la colección de Skull de Slayer no es suficiente motivo como para recuperarla en MLE?

    También comentas Rockomic ke sin las historias de Starlin no se comprende bien la historia aquí recogida. Aún no tengo claro como he de comprar esas historias. Esperar nuevos tomos de Estela Plateada, Sarlock etc o ke recoñilen en plan Thanos?

    Yo también tengo muy buenos recuerdos de El Proyecto Cadmus, El Guardián y la joven Legión en las aventuras paralelas al Superman y Action Comics de Byrne. Estaría bien ke ECC cambiara de rumbo en sus líneas y formatos.

    Sigo optimista y pensando ke sí tendremos OGs y MHs en 2023 para financiar las Timotecas y la muestra es ke em piezan enero con un Return.

    Y se dijo ke SD cerraría las colecciones abiertas así ke aprovechando esta reseña pedir al plebeyo Clemens ke continue con Spiderwoman 2 y Marvel Two-In-One 3.

    • Y ya puestos con ese toque de Invasores, La Legión de la Libertad y el tema del Patriota y la retrocontinuidad… antes de arreglar las incongruencias del Capi y Bucky en los 40-50 con Steve Rogers y el Patriota… primero tendríamos ke poder leer esas historias. ¿Así ke SD, ké tal si le damos continuidad al Capitán América de Timely con un MLE 2 😜

  25. Moltes gràcies, Jordi. 🤗

    Los números de Deathlok no continúan ningún hilo de la colección, efectivamente. Creo que eso ocurre en Capitán América, en números que nunca he leído.

    Los anuales de Starlin se pueden leer por sí solos, pero se entienden mucho mejor junto a la serie de Warlock. Lo tienes todo en el MG de Warlock o en el OG de Thanos. Lo más probable es que salgan también en la nueva BMC pero faltan años para llegar ahí.

    • Sí, lo de Deathlock y su mundo se resuelve en el excelente Capitán América de DeMatteis & Zeck. En MTO solo nos meten al personaje en el Universo Marvel convencional, sin más (sin pararse en su bagaje ni solucionar hilo alguno, era cuestión solo de «reclamar» al personaje como marvelita😈).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.