Reseñas. Thor: Omnigold 1: “La Saga Comienza” (1962-1963)

El primer volumen de la serie del Dios del Trueno viene dividido en dos grandes bloques bien diferenciados: Los Relatos de Asgard y la propia serie de Thor.

Relatos de Asgard (1963-1967)

No hacen falta muchas presentaciones, creo. Estamos ante los complementos que apartecieron en la colección de Thor durante muchos años y casi desde el inicio, en la que nos cuentan los orígenes de Asgard y multitud de aventuras vividas antes de la llegada de Thor a la tierra.

En la primera parte de la serie, que abarca cerca de la mitad de los números, estamos ante episodios de cinco páginas autoconclusivos, casi independientes entre sí. De alguna manera sirven para lanzar mensajes de gallardía, lealtad o sabiduría entre otros atributos propios de tan noble elenco, para meternos en la piel de los personajes y de sus vivencias. En un inicio esas historias tratan sobre la historia antigua de Asgard y demás mitos nórdicos, para pasar pronto a relatar episodios de la vida de los principales personajes en su infancia y juventud.

Como curiosidad, a comentar la adaptación del cuento de la Caperucita en uno de los episodios.

A partir del número 107 la cosa cambia y pasamos a una línea argumental continuada hasta el último número. Probablemente aquí está lo mejor de la serie, que ya era francamente buena hasta entonces. No creo que exagere demasiado si hablo de obra maestra.

Lo primero que hay que destacar es el dibujo de Jack Kirby, pero ya desde el primer número. Creo que estamos ante la obra más cuidada del Rey durante los 60. Por lo menos en cuanto a anatomía, creo que hay una notable diferencia entre el trazo de las figuras de esta serie y las del resto. No faltan, desde luego, espectaculares viñetas de tierras, parajes o batallas, como podemos encontrar en sus otras colecciones de esa época.

Como ejemplo, la parte de la entrada en las columnas de Utgard, entre la tempestad, es una jodida maravilla. Los dibujos son puro movimiento, te trasladan allí mismo en el barco entre las olas a punto de estrellarte contra las rocas como si de realidad virtual se tratara.

O ese número 128 donde casi cada viñeta es una delicia visual. Y podría seguir con decenas de ejemplos.

El trazo fino de las tintas de Vince Colleta creo que le van como un guante a Kirby en esta ocasión.

Los diálogos de Stan Lee no flaquean precisamente al lado de las ilustraciones. Grandilocuentes y altivos como corresponde a deidades y personajes de la realeza, pero nada pomposos. La personalidad de los personajes está perfectamente definida. Y no falta una gran pincelada de humor, casi siempre por parte del divertidísimo Volstagg.

Me imagino que gran parte de los personajes, criaturas y conceptos que nos vamos encontrando forman parte de la mitología nórdica. En muchos casos desconozco hasta qué punto son creaciones de Stan Lee, quizás también de Jack Kirby, o no. A lo que se suma otras influencias o referencias como pueden ser las epopeyas griegas o los cuentos de las Mil y Una Noches. Todo dentro del género de la aventura fantástica que define como ningún otro lo que tenemos entre manos.

Una de las lecturas más emocionantes de la Marvel de los sesenta.

 

Thor: La Saga Comienza (1962-1963)

Tras los comentados Relatos de Asgard, es el turno del inicio de la propia colección del Dios del Trueno.

Antes de empezar con la serie de Thor, se intercalan dos anuales que cronológicamente van en ese lugar, por mucho que aparecieran años más tarde.

El anual 1 relata la primera pelea de Thor y Hércules. Y ese es prácticamente su único valor, porque no hay más trama que la pelea en sí. Kirby está bien pero lejos de ser de sus mejores trabajos.

El otro anual es el número 5 y podríamos decir que va de lo mismo pero con muchísima más chicha.

La cuestión es que nos vuelve a contar el primer encuentro entre Thor y Hércules pero en un escenario totalmente diferente, como si de un universo alternativo se tratara. Pero hay mucho más, desde el inicial relato histórico del inicio de los tiempos, Asgard, Midgard, etc, desde la perspectiva nórdica, hasta el relato en sí que enfrenta asgardianos y olímpicos con un importante trasfondo de aleccionamiento por parte de Odín y Zeus a sus respectivos hijos. Steve Englehard escribe y el espectacular dibujo de John Buscema da buena cuenta de lo muy recomendable que es este número. Número que precisamente se puede encontrar también en formato facsímil.

El grueso del material que nos ocupa corresponde, naturalmente, al inicio de la colección regular de Thor.

Se incluyen tan sólo 14 números en este tomo, y además son historias de unas 13 páginas en la mayoría de casos.

Estamos ante números autoconclusivos muy típicos de esa primera época de Marvel, tremendamente inocentes y excesivamente simples. Creo sinceramente que bastante menos trabajados y cuidados que los de la serie de los Cuatro Fantásticos durante los mismos años. Algo que se nota en los diálogos por parte de Larry Lieber, por mucho que los argumentos sean de Stan Lee, y también en los dibujos de Jack Kirby.

Kirby ni siquiera realiza todos los números puesto que durante un puñado le pasa el lápiz a otros artistas, especialmente Joe Sinnott, que, al contrario que como entintador, es bastante discreto a los lápices.

El alter ego de Thor, Donald Blake, visto en estos números parece un poco el recurso fácil ya usado en otras ocasiones. Me resulta un concepto un tanto kitsch, sobretodo el hecho de que al cabo de 60 segundos de no tocar el martillo se transforme en Blake. Cosas de la época que muchos recordamos con nostalgia, con cierto encanto, pero que hicieron bien en dejar atrás al cabo de unos años, no pocos.

El poco interés en la serie, o quizás la excesiva improvisación, hace que en la portada del número 90 aparezca un supuesto villano que en el interior resulta ser poco más que una anécdota que aparece en tres viñetas, sin ni siquiera llevar el nombre que se le supone en portada.

Los villanos son francamente de nivel muy bajo, quitando, claro está a Loki, más por lo que llegará a ser que por el tratamiento dado, un tanto verde todavía comparado al de Relatos de Asgard. Es en el tercer número cuando es presentado el Dios de la mentira, así como la propia Asgard. Odín, al igual que Loki, irán apareciendo en números salteados a partir de este momento.

Por suerte, la colección empezaría a mejorar muy pronto.

Enlace a la ficha:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.