Reseñas: Biblioteca Marvel 4: El Asombroso Spiderman 1 (1962-1963)

Aviso de posibles spoilers si nunca has leído estos cómics.

Spiderman es uno de los personajes de cómic más populares que existen, así que no creo que necesite presentación.

Spiderman, como tantos otros superhéroes de la Era Marvel, nació en el seno de una de las colecciones dedicadas a los relatos cortos de monstruos y ciencia ficción. Concretamente en el número 15 de Amazing Fantasy, precisamente el último de la revista.

La intención era que el nuevo héroe permaneciera en el título. De hecho, los siguientes capítulos de sus aventuras se realizaron con tal propósito, pero la repentina cancelación de Amazing Fantasy prorrogó los planes para el arácnido unos pocos meses.

Los relatos que habían quedado pendientes fueron unidos de a dos para completar los dos primeros números de The Amazing Spider-Man, la esperada colección periódica de Spiderman.

El presente tomo recoge el relato de origen en Amazing Fantasy, los cuatro primeros números del título propio, un anual fuera de la colección y un curioso relato anterior a todo ello.

Spiderman fue una creación del guionista Stan Lee y el dibujante Steve Ditko, a diferencia del resto de superhéroes del flamante Universo Marvel creados hasta ese momento, todos ellos obra de Lee y Jack Kirby. En realidad, Jack Kirby hizo un primer diseño del personaje que rápidamente fue descartado por Lee. Un diseño, el de Kirby, que no tuvo nada que ver con el definitivo de Ditko, el clásico que todos conocemos. Un uniforme que está considerado, y con toda justicia, uno de los mejores diseños de la historia del cómic superheroico.

El relato de origen, el del mítico Amazing Fantasy 15, es uno de los más brillantes de la historia de Marvel. Es asombroso como, en tan sólo 11 páginas, Lee y Ditko son capaces de contarnos tantas cosas y de forma tan concisa.

Los cuatro números que siguen no son tan absolutamente relevantes como la historia de origen, pero no es que se queden muy atrás. Estamos ante una serie de episodios que perfilan prácticamente todo el medio en el que Peter Parker vivirá su día a día. Un entorno formado por el instituto en el que estudia, su trabajo como fotógrafo en el Daily Bugle y la convivencia con su querida tía. Eso, sólo en lo relativo a Peter Parker. Porque si algo caracteriza a este nuevo superhéroe es que resultan tan importantes los peligros a los que debe enfrentarse la mitad superpoderosa del personaje, como los problemas cotidianos de la mitad civil.

Y es que ahí reside buena parte del éxito de Spiderman, en su condición de adolescente que debe sortear los pequeños inconvenientes del día a día. Particularidad, ésta, con la que se identificaron la mayoría de los lectores de la época.

De esta forma, en este primer volumen son presentados secundarios tan esenciales en la trayectoria de Spiderman como la tía May, J. Jonah Jameson o Flash Thompson. Además de otros también recurrentes, caso de Liz Allen, Betty Brand o John Jameson, el hijo del malhumorado Jonah.

Por su parte, la mitad superheroica de nuestro protagonista aporta también su propio plantel en la figura de los supervillanos. Una galería de villanos que en su inmensa mayoría debutará en la etapa dibujada por Steve Ditko, que en este primer tomo ya nos presenta a tres de los más importantes de la historia del trepamuros: el Doctor Octopus, el Buitre y el Hombre de Arena. Villanos que se benefician del talento de Steve Ditko diseñando personajes y que, en el caso de Octopus y del Hombre de Arena, cuentan con excelentes relatos de origen.

También tenemos la presentación del Camaleón, que ostenta el mérito de ser el primer villano al que se enfrenta Spiderman. Mientras que el Chapucero acapara la cuota de enemigos para olvidar de estos primeros números.

Los guiones de Stan Lee no están todavía a su máximo nivel en este inicio, eso es algo que ocurrirá ya en el segundo tomo. De todas formas, los episodios del Doctor Octopus y del Hombre de Arena ya son suficientemente buenos.

Algo parecido ocurre con Steve Ditko, cuyo dibujo no hará más que ir en ascenso a partir de aquí.

Tampoco faltan las estrellas invitadas procedentes de otros títulos de la casa, que en primer lugar no podían ser otros que los Cuatro Fantásticos. No sólo eso, sino que la Antorcha Humana también se anima por su cuenta en otro de los episodios de Amazing Spider-Man. Los dos superhéroes adolescentes del Universo Marvel juntos en el mismo cómic, algo que se repetiría en el futuro en incontables ocasiones. Sin ir más lejos, en un número, especial ajeno al título, que también se incluye en este primer recopilatorio.

Se trata del segundo anual de la colección genérica Strange Tales, título donde se venía publicando la serie solista de la Antorcha Humana. Para este número especial, Stan Lee quiso volver a reunir al miembro más joven de los Cuatro Fantásticos y a Spiderman, siendo Jack Kirby el encargado del dibujo a lápiz, mientras Steve Ditko se ocupa del entintado.

El número es francamente flojo, pero nos sirve para sacar dos conclusiones. Primero de todo, que la elección de Steve Ditko como dibujante regular fue un acierto, porque su estilo se adapta mucho mejor que el de Kirby a una figura tan flexible y ágil como la de Spiderman.

En segundo lugar, se hace evidente el mimo con el que Stan Lee trata a algunas colecciones respecto a otras. Tanto el guion como los diálogos de este anual están escritos con el piloto automático, lejos del plan bien trazado que sigue The Amazing Spider-Man.

No es éste el único relato externo al título principal que se incluye en este primer recopilatorio. Dos meses antes de la presentación de Spiderman en el Amazing Fantasy 15, en el número 97 de la misma revista, Strange Tales, se incluyó un relato de misterio titulado «Adiós a Linda Brown». La particularidad de esta historia narrada por Stan Lee y Steve Ditko está en la presentación de una pareja de ancianos llamados Ben y May. Nombres que luego Lee reciclaría, convirtiéndolos en los tíos de Peter Parker. Un caso que no pasa del plano anecdótico, porqué es evidente que no se trata de los mismos personajes.

Conclusión.

Lee y Ditko todavía no muestran su mejor versión en este inicio de colección, y aun así, creo que Spiderman ya sobresale por encima del resto de títulos de la Marvel primeriza.

En cualquier caso, un tomo esencial por el relato de origen, por la presentación de personajes esenciales y por sentar las bases para lo que vendrá.

Enlace a la ficha:

8 Comments

on “Reseñas: Biblioteca Marvel 4: El Asombroso Spiderman 1 (1962-1963)
8 Comments on “Reseñas: Biblioteca Marvel 4: El Asombroso Spiderman 1 (1962-1963)
  1. Ay que ver lo que le gustaba el color verde (y la gente fea …adoro esos villanos suyos tan freaks🧐) a Steve Ditko. Ves estos cómics de Spidey y Doctor Extraño (o los de misterio y terror de los cincuenta y los primeros sesenta) y se nota que el hombre estaba disfrutando con lo que dibujaba (también con sus Blue Beetle para Charlton probablemente). Pero mitad lo que hizo en los setenta, ochenta y noventa (salvo las historias de terror para la Warren y su Mr A) y se nota un huevo que no (mero ejercicio técnico, pero el resultado no muestra emoción alguna aportada por el artista).

  2. La primera de dos de las Bibliotecas Marvel que voy a iniciar, la otra será la de Doctor Extraño, ambas de Ditko., que buscada casualidad!!!
    😈.. Que comience el espectáculo!!!!👏👏👏

    • «Qué extraña influencia ejerce Ditko sobre todos los dibujantes de Hawaii? Obviamente no sólo fue una gran influencia para ti, sino también para Gary Kato y Dennis Fujitake.» (Kim Thompson, The Comics Journal #192).

      • «No sé, sencillamente era alguien diferente a todo lo demás. El dibujo de Kirby era poderoso, pero había algo en Ditko y su estilo que… su forma de dibujar a Spider-Man y el Doctor Extraño era diferente. Batton Lash también estaba muy influido por Ditko.» (Stan Sakai).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.