Cuatro Fantásticos. Nada, que no hay manera.

El nuevo intento de adaptar a largometraje las aventuras de la Primera Familia de Marvel ha naufragado de nuevo y, lamentablemente y gracias al gran patio de porteras que supone la interné, esta vez ha ocurrido antes incluso de su estreno. El asunto se caldeó en cuantito se supo que la antorcha humana iba a cambiar de raza y, desde entonces, las noticias escabrosas en torno al proyecto no han dejado de sucederse. Servidor pudo asistir a un pase la semana pasada y corroborar, no sin cierta lástima (la prodigiosa etapa de John Byrne de Los 4F fueron mi bautizo como marvel-zombie, y adoro a esta familia) que, una vez más, la adaptación es, cuanto menos, fallida. Las razones nada tienen que ver con los cotilleos en torno a la figura y el ego del director, ni con el derroche de racismo dirigido hacia Michael B. Jordan, el nuevo Johnny Storm; ni mucho menos con esas pequeñas sacadas de punta que se pueden leer por la red, tales como que si el pelo de Sue no guarda ningún tipo de raccord y demás fallos en la continuidad, o que si La Cosa no sólo no tiene pantalones, si no que tampoco tiene pilila. La razón primordial del naufragio viene dada por parte de un guión desestructurado, posiblemente fruto de las mutilaciones y los añadidos en el montaje final por parte de los ejecutivos de turno. Vamos, que Josh Trank, a la sazón director de la cinta, por mal que le pueda caer al personé, al final va a tener razón y todo.

FFHOY

El hecho de que Monsieur Trank no esté precisamente orgulloso de su propio trabajo no es algo tan extraño ni extravagante como cabe pensar. Los periodistas de cine (que aún no se muy bien qué quiere decir eso) no suelen entender bien el acuerdo tácito de no hablar mal de un film cuando se está “vendiendo”, y lo mismo que hacen preguntas sólo por el empirismo de ver cómo se defiende el vendemotos en cuestión (ya sea dire, produ o actor), se suelen sorprender cuando encuentran alguna opinión contraria (o simplemente aséptica) de algún hacedor de cine hacia su propio trabajo. Mayor aún es la incomprensión del fan de turno, más cuando éste roza la minoría de edad y aún sueña con cabritillas eléctricas. Pero algunos directores de cine, al igual que los zapateros, los churreros, los redactores del BOE o los fabricantes de cualquier otra cosa, a veces tienen la manía de tener criterio propio. Don Josh, de lo único que ha pecado (de cara a los medios, se entiende, porque ofrecerle un par de hostias a Miles Teller también es un poquito pecado) es de síndrome de “boca caliente”. Vamos, que si le preguntáramos en absoluta privacidad, unas cañas mediante, a casi cualquier realizador al azar, más de uno se llevaría las manos a la boca oyendo las lindezas que de verdad piensan los cineastas sobre sus obras inmortales. Es probable que, como comentan (y parece ser que desean) los haters, los alevines de director y demás seres del averno, Josh Trank no vuelva a currar en una superproducción de Hollywood por lo menos… en lo que le queda de vida; pero créanme que no es por odiar sus propios filmes, si no por publicarlo en Twitter.

Nunca sabremos qué película quería hacer este hombre, pero es segurísimo que el montaje original duraba bastante más que la insuficiente hora y media a la que ha quedado relegada esta génesis de los 4F. Faltan planos que todo el mundo ha visto en los distintos trailers (ya verán cómo echan de menos a La Cosa en caída libre, por ejemplo) y, lo más importante, “falta chicha”, acción, relación entre personajes, desarrollo de los mismos y, lo peor: la estructura férrea de toda la vida, la del Hollywood de siempre, que viene de los griegos viejunos, la de “La Poética” de Aristóteles y “El Arte Nuevo de Hacer Comedias” de Lope de Vega. Parece estar trazada por un ágrafo, un gañán, un crío, un ejecutivo con demasiada gomina, un Jean-Luc Godard con un “Cinenova” recién traído por Los Reyes Magos. Por alguien, en definitiva, que no sabe nada del Oficio (que no del Arte, que yo ahí no me meto) de la escritura de ficción. Con este filme, a Spielberg le puede salir urticaria, a Lope de Vega sarna y el viejo Aristóteles se podría pegar una siesta “de pijama, padrenuestro y orinal”, como decía Cela.

FF02

Bien es verdad, que adaptar cualquier tebeo que conste de sagas tan largas como éste es bastante difícil. Cualquier traslación de cualquier título de la Marvel conlleva decisiones escabrosas, pero es que éste, además, es el más antiguo de todos (Stan Lee y Jack Kirby los parieron allá por 1961, nada menos) y Marvel no es tan dada a comodidades más propias de DC Comics, como crisis en tierras variadas y años-uno que dan lugar a reseteos y reescrituras desde cero (incluso la etapa de “Heroes Reborn” fue justificada como fruto de la mente del hijo de Reed y Sue para no romper la continuidad), con lo cual el material se hace más inabarcable. A este respecto, y por mor de una mayor facilidad en la actualización de los personajes, los proyectos cinematográficos basados en La Casa de las Ideas suele echar bastante mano a la línea Ultimate, lanzada en el 2000 y actualmente fulminada por las bajas ventas y absorbida (venga, más condumio) por la línea regular. Todo marvelita decente sabrá, por ejemplo, que ahora mismo hay dos Espidermanes, uno blanco y otro negro, Peter Parker y Miles Morales, o sea que ya que no le queda excusa fundada a ningún hater-fan para derrochar racismo gratuito.

A esta condición de longevidad inabarcable y de contenido rebosante que empece embutirlo todo en ninguna película, ni trilogía, ni miniserie, ha de sumarse otra dificultad más, de cara a la comercialidad dentro de esta moda del superheroísmo en el cine, que viene a ser la propia naturaleza de los personajes. Los Cuatro Fantásticos no son superhéroes al uso, de hecho, bajo la consideración de muchos entendidos (muchos de ellos, autores del propio tebeo), no son ni superhéroes. Imaginautas, Cronoaventureros… Los Cuatro han sido denominados de mil y una maneras que los sitúan lejos del concepto del Mengano-Dios (que viene de los griegos de toda la vida) o del Justiciero Enmascarado (como El Zorro o el Tulipán Negro), que es lo que tradicionalmente hace al superhéroe del siglo XX, siendo englobados en otro tipo de relato; un relato de Ciencia-Ficción pura y dura que Josh Trank, mire usted por dónde, sí que ha sabido captar.

fantasticfourcorman

Con estas disquisiciones tan trascendentales, es difícil elegir la etapa más prestigiada, la trama mejor desarrollada, la época donde ubicarse, las edades de los personajes, e incluso los villanos con los que iniciar una nueva saga de los 4F para que queden bien en una película. Mi amigo Iñigo de Prada me comentó que Peyton Reed (que para el que escribe ya se ha ganado el cielo superheroico con su brillante “Ant-Man”) intentó endilgar un guión de La Primera Familia, allá por el 2002 que, atención, transcurría en la década de los 60 (bocatto di cardinale que ya jamás cataremos) y el enciclopédico Nacho Vigalondo bromeaba ante la posibilidad de una maravilla de cinta, con la familia de trajes azules en la España de los 80 titulada “Los 4F en el 23F”. Y mejor paso de hacer el típico repaso a los anteriores intentos, fallidos todos, que comienzan con los dibujos “animados” (las comillas son adrede) donde el aburridísimo robot Herbie sustituye a La Antorcha en una suerte de “Los Tres Fantásticos”, a los de Hannah Barbera, pasando por la peli de Oley Sassone (cuya dirección todos atribuyen a su productor, el ínclito Roger Corman), o las dos pelis aquellas de Tim Story que no le gustaron a nadie. Por cierto que, en ambos filmes, Sue Storm era latinoamericana (y peor actriz que Ingrid Asensio) y a nadie le pareció tan mal como el Johnny negro del film que nos ocupa. En fin…

FFSASSONE

Aunque los cerros de Úbeda me gusten más que las Zonas Negativas, volveré a lo que les comentaba acerca de la estructura. La llamada estructura no es más que eso que les contaban en el colegio (a quienes hayan ido, claro, que ahora hay mucha Universidad de la Vida), aquello del “planteamiento, nudo y desenlace”. A esto se le pueden dar las vueltas que se le quieran dar, se puede trocear en más cachos o incluso se le puede llamar de otra manera. Pero, aquí y en Lima, desde el teatro griego de tíos con máscaras hablando de pie, hasta las pelis descolocadas de Fernando Fernán Gómez y Tarantino, las historias se dividen (ya digo, en un nivel muy básico, que no les quiero aburrir con lo aprendido en la diplomatura de guión) en tres actos, desde siempre y por siempre. Eduard Punset, que ese señor que es tan experto en células como en panes bimbo, nuestro Reed Richards patrio, entrevistó en cierta ocasión a David Cronenberg, el señor de las pelis de miedo llenas de vísceras y de (como diría mi vecina) “cosas muy raras”. En dicho programa, Eduard le planteaba a David la posibilidad futurible de que el cine, dentro de un porrón de años, se desprendiera de la trama en tres actos de toda la vida, para contarnos retazos de vida, o pequeños trocitos de historia que no llegasen a desarrollar ningún tipo de diégesis. Cronenberg el rarito negó rotundamente tal hipótesis y su defensa resultó de lo más reveladora (todo un cantazo en los dientes a los flipados que intentar separarse de cualquier estructura y, o bien la terminan abrazando sin querer, o bien hacen àboutdesouffleces que no hay dios que se las trague): la trama en tres actos, con el primero más corto que el segundo, pero algo más largo que el tercero, nos acompaña a todos, y en todas las culturas del planeta, porque coincide con los tres actos en los que se divide la propia vida de cualquier persona. Tres actos donde el primero (la niñez) es más corto que el segundo (que viene a ser la adultez), y un pelín más largo que el tercero (la llamada tercera edad, o vejez ¡chúpese esa mandarina!). Con esto quiero decir que, aunque uno sea un ignorante en cosas de estas del guión, aunque no se haya tocado en la vida un solo libro de McKee, incluso aunque no se sepa leer, bien por motivos de pobreza, bien porque se venga de la era, todo quisque tiene arraigada en la cocorota la estructura en tres actos.

Pues bien, a esta película le falta el tercer acto, y el segundo dura demasiado poco. Los ejecutivos de la Fox, que sabrán mucho de estudios de mercado y de meterse rayas en yates, por muy impregnados que estén de la poética aristotélica, no son conscientes de la misma de una manera práctica y, tajo va, tajo viene, han desprovisto a “Cuatro Fantásticos” de un desarrollo sólido que permita viajar por la cinta dejando desarrollar las cosas como se hace habitualmente, para escarnio del ego de Josh Trank y de las instalaciones de la habitación de hotel que desoló en un arrebato de autoría. El largometraje dura apenas hora y media, y claro, no cabe mucho (no cabe nada). Las relaciones entre personajes no cogen cuerpo, las hamartías que los trauman y que los hacen moverse no se llegan a conocer (sólo las adivinamos quienes ya nos las hemos aprendido por los comics o las demás películas, pero no se ven), faltan secuencias de acción y aventura, una mayor presentación de los poderes y habilidades de los personajes y, por faltar, falta algo que nos indique que llega la pelea final de turno. Uno ya tiene la consciencia de que la película va a tocar a su fin y no puede por más que mirar su reloj pensando “¿ya?”. Y, sin embargo, nos aburren con explicaciones sobre el (innecesario) origen Kosovar de Sue, las carreras bakalutis de coches de Johnny, el viaje que Reed se pega a Panamá para después volver o las partidas a la consola del Doctor Muerte. Cosas que a todos nos dan muy igual.

FF1

Párrafo aparte merece éste último caballero, el bueno del Dr. Doom, Doctor Muerte para los ibéricos, uno de “los malos” más pérfidos y villanescos del Universo Marvel con el que jamás se ha acertado en las diferentes adaptaciones. Viktor Von Doom el latveriano es un personaje delicioso, imitado y copiado una y mil veces que, sin embargo, no cuenta con una capacidad ofensiva que se pueda utilizar en el cine. Es decir, ¿qué hace el Dr. Muerte original, cuál es su poder? En los comics, Von Doom lo mismo te dispara con un bazooka, que viaja en el tiempo para (en serio) robar el tesoro de unos piratas, que se hace brujo de “nosequénosecuantos”. Habilidades cuyas carencias son rellenables por la imaginación de uno, cuando se consume sobre el papel, pero con poco atractivo para su desarrollo en imagen en movimiento. De esta manera, siempre resulta difícil dar con aquello que haga peligroso al personaje frente a los superpoderes de la familia (que sí que sirven para repartir buena estopa). La versión de Sassone es la más fiel a los tebeos, razón por la cual también es la más infantiloide y disparatada; la de Story, en fin… en la primera peli usa el ya citado bazooka que amortizara en no me acuerdo cuál de los primeros números y al que se haría un guiño generoso en su línea Ultimate, y en la segunda (al loro) le roba la tabla de surf a Estela Plateada. En ésta, el encapuchado verde parece tener poderes telequinéticos mezclados con una suerte de rayos azules eléctricos, que igual te puede volar la cabeza a distancia, sin balas ni nada, que proyectarte por los aires a lo Jedi (¿alguien da más?). Y todas estas locuras se suceden porque nunca se ha echado mano de su verdadero poder: su condición de caudillo, de dictador de un país cuya fortuna le permite rodearse de armas imposibles, muertebots y demás aparatos extraños. El ínclito Ed Brubaker nos lo demostró en esa absoluta joya titulada “Los Cuadernos de Muerte” que, la verdad, da para una película entera. En la cinta que nos ocupa, ni es caudillo, ni es nada. Es un abotargado Toby Kebbell que, aunque sea un buen actor (las cosas como son) supone un fiasco de elección, que da cuerpo a un Muerte cuyos labios carnosos y lorzas de gamer se atisban incluso bajo la armadura, optando nuevamente por la opción Ultimate que ya se exprimiera en la saga de Tim Story, donde muerte es un pasajero más que chupa rayo cósmico y acaba siendo un señor metálico.

¿Se hará bien, o medio-bien, algún día, una adaptación de los 4F? No lo creo, es un material que requiere demasiado dinero y demasiado amor, y esos dos son conceptos que no suelen cuajar nada bien, y menos en la monstruosa industrial noreamericana. A no ser que alguien como Harmony Corine o, qué se yo, Carlos Vermut adapten el “Moleculas Inestables” de James Sturm, o alguna otra rareza que se quede en una producción indie, no creo que veamos jamás un buen filme sobre estos cuatro. -¿Qué hago? -se preguntará usted, querido lector, marvel-zombie- ¿voy a verla o no?. Sí hombre, sí. Hay que ver las cosas por uno mismo, la fe es para los católicos, no para los cinéfilos, y odiar sin haber probado es de necios. Y desconcierta, “deja con el culo torcido”, espanta si me apuran, pero a aburrir no llega.

Kike Narcea
Si gustan...

Kike Narcea

Director de cine y televisión, guionista y dibujante de comics. Ha realizado programas de humor para Telecinco, dirigido la sitcom “La Tira”, para La Sexta, y ha escrito monólogos para “El Club de la Comedia”. Es autor de un único largometraje, “El Tiempo de Plácido Meana” y creador de una de las primeras webseries de España, “Guris Guiris”, aparte de innumerables cortometrajes como “¡Tía, no te saltes el eje!”(Premio del Jurado a la Mejor Película de Ficción en el notodofilmfest 2007) , o “Telmo y Martina” (Finalista de la Sección Oficial en el Austinfilmfest 2013 en Austin, TX). También colabora desde 2013 en la publicación especializada en cine de género y cultura popular, Amazing Monsters, y desde 2015, en la revista de fotografía DSLR Magazine.
Kike Narcea
Si gustan...

14 Comentarios

en “Cuatro Fantásticos. Nada, que no hay manera.
14 Comentarios en “Cuatro Fantásticos. Nada, que no hay manera.
  1. Acabo de colgarlo y lo estaba releyendo para corregir. Pero ya está solventado, ¿ha sido muy traumático?, ¿le paso mi DNI para que me denuncie?, ¿se encuentra usted bien?. Espero que no le agite el sueño ninguna pesadilla demasiado molesta.

  2. Pingback: 4 Fantásticos (Fantastic Four)

  3. Buen artículo. La película me producía tirria desde que se empezaron a ver los primeros detalles, así que no creo que me gaste lo que vale hoy día el cine para ir a verla, y no soy de descargarla, así que me quedaré sin verla hasta que la pongan en alguna cadena o vaya a verla a casa de alguien.

    Yo no soy de los que las pelis tienen que ser exactamente igual a los cómics, es más, me da lo mismo mientras que hagan una buena película. Creo que lo que puede funcionar en un cómic no tiene que funcionar en una peli, aparte que muchos orígenes se remontan a los años 60 y a día de hoy quedan un tanto ridículos, por lo que cualquier cambio, si queda bien, me parece perfecto.

  4. Joder, Sr. Tocolosco… ¡Gracias! ¿Sabe? Yo pienso igual que usted en lo tocante a adaptaciones del comic al cine. Gracias, de verdad. (Y lo de que v.d. no es de descargar pelis, eso ya me ha llegado al alma, gracias de nuevo).

  5. Buen artículo.
    Aún así, no han cambiado de “raza” a storm, sino de etnia. No he visto la peli, pero imafino que sigue siendo humano.

    Disiento referente al pesimismo de que jamás se hará una buena película de los 4F. Ahora mismo Hollywood no tiene sitio para ella, pero ya encontrará su camino: una TV Movie, serie, spin off, animación… O solamente el paso del tiempo es suficiente para que alguien, en algún lugar, dé en el clavo.

  6. Buenos días, he elido los comentarios antes que el articulo y solo decirle Sr. Kike Narcea que me descubro antes usted, las borderias y los aires de grandeza que utilizan algunos por el equívoco ya sea de algún dato, falta de ortografía, o de lo que sea, solo hay una buena manera de combatirla y la de usted me ha encantado. Ahora voy a disfrutar de su artículo.

  7. Con 11 años me inicié en la lectura del cómic de superhéroes. Fue precisamente con esta, mi tan querida familia. Como jovencita me gustó la adaptación de Tim Story porque miraba aún con ojos de niña. Reconozco, sin embargo, que sigo viéndola de vez en cuando porque me entretiene y paso buenos ratos en frente de la tele. Aún con esas, esperaba pacientemente la llegada de una nueva película que supiera captar la esencia (más con la cercana posibilidad de una adaptación de Civil War a la vista). Se anunció por fin, dejando claro además que sería la adaptación de la familia en el universo Ultimate. Mejor, así no andábamos con mezclas como en la de 2005. La ilusión por poder volver a sentarme en una butaca de cine y ver a mis queridos 4 Fantásticos en pantalla grande se fue esfumando a medida que salían detalles del film, hasta que llegó un momento en el que ya casi no existía ilusión en mí. Hace unas semanas, cuando empezaron a salir las primeras críticas a la película confirmé mis sospechas, sobre todo cuando leí una descripción detallada de la película en un medio web americano. Esa poca ilusión que quedaba, se esfumó tan rápido como un papel al fuego. ¿Qué queda ahora? ¿Esperar? ¿Olvidarse de la posibilidad? Lo primero me deja derrotada, pero lo segundo ni lo contemplo. Creo que hay una, aunque sea ligera, posibilidad de que se adapte el cómic de la querida familia de la Marvel con un mínimo de decencia, respeto y con un poco de esa esencia. Sin embargo, creo también que será muy difícil sin alguien detrás que tenga ese respeto (que no necesariamente aprecio) por los 4 Fantásticos. Sobra decir que ninguna sala de cine me verá viendo este nuevo intento.

    Solo puedo terminar con una felicitación y un “gracias´´ por este fantástico artículo. Es el primero que leo con respecto a este nuevo film que de verdad expresa lo que había que expresar.

  8. Muchísimas gracias, de verdad. Me he esmerado especialmente, porque aunque el filme me ha parecido fallido, he intentado criticarlo desde el respeto y la benevolencia (yo también AMO a esta family) y, por supuesto, con todo el humor del que he sido capaz. Gracias a vosotros por estas impresiones hacia el texto, me anima a seguir escribiendo más. Confieso que estaba algo agitado por la opinión de varios haters de ayer noche en algunas redes sociales. Pero me alegra ver que no todo son ganas de odiar (y que además, los más respetuosos sois, precisamente, los que mejor redactáis y escribís). Gracias de corazón, Anne.

  9. Hola Kike, yo también estoy de acuerdo con Anne y Pako… creo que las criticas pueden ser constructivas en cierta medida, pero no es necesario descontextualizar una buena reseña por un dato erróneo, pues grandes periodistas y escritores famosos se han equivocado y aun siguen siendo buenos redactores.
    De todas formas, si hay alguien a quien no le gusta una “idea” o un “artí-culo” siempre puedes recomendar que se compren “Nivea” para el c… perdón por la pretensión.
    Un saludo y espero seguir leyéndote.

Deja un comentario