Reseñas: Los Defensores: Marvel Limited Edition 3: “Los Hombres Cabeza” (1975-1976)

En el segundo tomo recopilatorio de la serie de los Defensores, recordemos que tuvo lugar el inicio de la etapa guionizada por Steve Gerber. Pero lo mejor de la etapa precisamente lo vamos a encontrar en este tercer volumen que me dispongo a reseñar.

Paradójicamente, el recopilatorio no puede empezar peor. El Giant-Size que quedaba por incluir, el quinto y último, es posiblemente el peor de todos. Una larga lista de guionistas, con el propio Gerber a la cabeza, se unen a un nefasto Don Heck para relatar una historia en la que los Guardianes de la Galaxia ejercen de invitados. Lógicamente, estamos ante los Guardianes de la Galaxia originales. Mejor dicho, los originales de los originales, cuando todavía eran sólo cuatro miembros: Vance Astro, Charlie-27, Yondu y Martinex.

La cuestión es que una alteración en el flujo del tiempo trae a nuestra era a los Guardianes y a una supuesta criatura de una raza estelar que siembra el caos. Número malo a rabiar que, sorprendentemente, abre un hilo de continuidad en la colección regular.

La serie mensual de los Defensores, recordemos, sigue contando con Sal Buscema al arte gráfico. Mientras que el grupo continúa formado por cuatro miembros: Doctor Extraño, Hulk, Valquiria y Halcón Nocturno.

Al hilo del citado Giant-Size, como decía, resulta que el desplazamiento temporal provocado por los Guardianes de la Galaxia está afectando a la estabilidad de la Tierra. Los Defensores deberán acompañar a los Guardianes en un viaje en el tiempo hasta el año 3015, para rescatar al planeta de la tiranía de los Badoon. De entrada, en el desplazamiento temporal sorprende la inesperada presencia de Jack Norriss, el marido de Bárbara, el cuerpo que aloja la artificial mente de Valquiria.

Ya sólo empezar la saga, nos encontramos con una interesante crónica, relatada por Vance Astro, sobre todo lo que ocurrirá en la Tierra durante el próximo milenio. De tal forma que podemos ver en imágenes referencias a épocas futuras como son la eclosión de los ciborgs, en clara referencia a Deathlok, la era de Killraven, o la invasión de los Badoon ya en la los años que verán reunirse a los propios Guardianes de la Galaxia.

Gerber nos presenta a unos Badoon tiranos, desalmados, hasta el extremo de tener recluidas a todas sus hembras en un planeta, y echar mano de ellas sólo para reproducirse. Ocasión inmejorable para que el guionista abra fuego con la primera de sus denuncias sociales: el machismo sistémico y la discriminación de la mujer en los órganos de poder.

Precisamente, el planeta en el que residen las hembras Badoon es uno de los dos imaginativos mundos en los que recalcan algunos de los Defensores y Guardianes.

El otro mundo encarna la infaltable cuota de surrealismo de Gerber. Un planeta gobernado por borrachos y ciudadanos sumidos en una permanente orgía, donde se celebra la Superlotería Mortal, un inhumano espectáculo televisivo que consiste, cuál circo romano, en enfrentar a los concursantes a una amenaza mortal.

Pero el episodio de mayor trascendencia que nos depara la saga es sin duda la presentación de Halcón Estelar, el imponente humano cósmico que completará la formación clásica de los Guardianes de la Galaxia. De hecho, la saga es la antesala de la serie propia de los Guardianes, que abriría puertas poco después.

En resumen, una estupenda saga para una colección que definitivamente ha alcanzado la madurez. Pero incluso una aventura magnánima como ésta queda empequeñecida ante lo que nos tienen preparado Steve Gerber y Sal Buscema.

Antes de sumergirnos en la gran saga de este tomo debemos hacer frente a un olvidable fill-in a cargo de Bill Mantlo y Sam Grainger.

Un individuo bastante ridículo, disfrazado de Fred Astaire, secuestra a Halcón Nocturno para vengarse del defensor alado bajo razonamientos de lo más estúpido.

El tipo es un auténtico fracasado pero, paradójicamente, dispone de un sinfín de robots de lo más sofisticado. Quizás Mantlo pretendía emular al Gerber más surrealista, pero lo cierto es que la historia no tiene ni pies ni cabeza, y el número es francamente flojo.

Steve Gerber sube el listón a lo más alto.

La saga que podríamos titular de los Hombres Cabeza, aunque es mucho más que eso, ocupa prácticamente lo que resta de tomo.

Una intrincada línea argumental que es cualquier cosa menos monótona, donde hay lugar para todo. Para el entretenimiento más puro y la aventura tanto terrestre como cósmica, para el surrealismo, para el humor, para la denuncia social y para la política. Pero, sobre todo, estamos ante un inmenso parque temático repleto de sorpresas y alicientes.

La trama inicial parte de la amenaza de los Hombres Cabeza. Una banda criminal ya presentada en un anterior arco, formada por los doctores Arthur Nagan y Jerry Morgan, y por Chondu el místico, a los que aquí se les une un cuarto miembro. Se trata de Rubí, una asombrosa mujer cuya particularidad, como ocurre con sus compañeros, está en su cabeza, capaz de transformarse en cualquier forma u objeto.

Pero pronto se une a la fiesta otro trascendental elemento, también amenazante, pero que va por libre. Se trata de, Nebulón, el hombre celestial, también presentado anteriormente. Lo primero que hace Gerber es quedarse con la idea e imagen inicial de Nebulón y olvidarse de la supuesta verdadera identidad del villano, que se acabó revelando como una especie de pulpo alienígena. Desde luego, una decisión acertada por parte del guionista.

A partir de aquí, el desborde imaginativo es colosal.

Los Hombres Cabeza insertan la mente de Chondu en el cuerpo de Halcón Nocturno y entramos en una vorágine de suplantación de personalidades, incluido un cervatillo del que se encariña Hulk.

Impagable la imagen de un Bambi con cara de pocos amigos, tan extragavante como inquietante. Gracias también al fabuloso trabajo de un Sal Buscema en uno de sus mejores momentos, ayudado por un intachable Jim Mooney como embellecedor.

Pero todavía más alucinante es el hilo referente a Nebulón, donde sale a relucir el Steve Gerber más mordaz y metafísico. Nebulón viene del espacio para salvar a la humanidad de su propia naturaleza corrupta. En una probable alusión a los populismos, predicadores y lavados de cerebro en general, el hombre celestial toma la personalidad de un hombrecito calvo con el fin de divulgar una doctrina a la que llama Control Mental Celestial. Los devotos, que visten máscaras de payaso, se multiplican entre la ciudadanía norteamericana, al tiempo que los Defensores intentan hacer frente al villano.

No terminan aquí los alicientes, pues vemos la entrada de un nuevo no miembro al grupo de los Defensores. Se trata de la Guardiana Roja, una superheroína rusa que acaba participando activamente como defensora en lo que resta de tomo. De hecho, la heroína acaba protagonizando una pequeña trama que supone un pequeño paréntesis en la larguísima saga de los Hombres Cabeza y Nebulón. Una línea argumental independiente en la que un atrevido Gerber acomete contra el terrorismo anticomunista.

Otro de los que se apuntan al espectáculo es Power Man, que regresa así a la categoría de no miembro de los Defensores.

Una auténtica locura de arco en el que cada defensor vive su particular vía crucis. El Doctor Extraño ve debilitados sus poderes y la Valquiria termina recluida en una cárcel de mujeres, en una pequeña trama que pone sobre la mesa una reivindicación de los derechos de los presos, mientras su caballo alado, Aragorn, resulta gravemente herido. Luego, Hulk vive obsesionado con el cervato, mientras que la gran sorpresa la tenemos en Jack Norriss, que tiene un papel preponderante como defensor pese a carecer de poderes.

En lo que respecta a los antagonistas, tampoco se puede hablar de aburrimiento, precisamente. Chondu, el menos llamativo de los Hombres Cabeza, acaba convertido en una criatura de apariencia mitológica, mezcla de varias partes de diferentes animales.

Y, por si fuera poco, tres supervillanos de poca monta como son el Hombre Planta, el Puercoespín y la Anguila, se unen a la fiesta como adeptos del Control Mental Celestial.

En el apartado artístico, por cierto, Klaus Janson entra como entintador a media saga. Su estilo creo que no le sienta tan bien a los lápices de Sal Buscema como el de Jim Mooney, pero sigue siendo un muy buen entintado.

La monumental saga llega a su final de la mejor forma, en el formidable primer anual de los Defensores.

Gerber une todos los hilos en una apasionante aventura final, en la que los Defensores se dividen para hacer frente a sospechosas revueltas que se están propagando por el mundo. Por una parte, los Hombres Cabeza, por otra, el rival de éstos, Nebulón y su legión de payasos, se están haciendo con el control político en diferentes ejecutivos.

A destacar un impagable Jack Norriss haciendo de James Bond.

El guionista hace de la causa de Nebulón una de las cuestiones que más le obsesionan: la imposición a la humanidad de una figura de autoridad que restrinja su libertad y la encarrile hacia la buena senda, frente al libre albedrío del ser humano y su derecho a equivocarse. Un debate que Gerber ya puso sobre la mesa en dos ocasiones anteriormente, en sus etapas en el Hijo de Satán y Morbius.

Los Hombres Cabeza, por su parte, no gozan de tantos matices como su rival celestial, destapándose como un clásico grupo de supervillanos cuya meta es dominar el mundo.

En definitiva, una fantástica saga rubricada por una apasionante aventura final.

Cabe decir que, a lo largo de la saga, un nuevo hilo se ha venido gestando a cuentagotas mediante apariciones puntuales de un elfo armado con una pistola. Por desgracia, la resolución del misterio ya no quedará a manos de Steve Gerber.

Un Steve Gerber que finaliza su periplo en la presente colección en un último número autoconclusivo. Sal Buscema también abandona el título en esta modesta historia que perfectamente podría pertenecer a la colección del Doctor Extraño.

Extraño libera accidentalmente a su vieja enemiga Shazanna de la dimensión en la que permanecía recluida.

En todo caso, un buen número en el que Gerber recupera a Trish Starr, la amiga manca de Kyle. También contamos con la participación de Clea, mientras que la Guardiana Roja sigue ayudando al grupo.

El volumen cierra con una aventura del Pato Howard, con los Defensores como invitados, que será digna de análisis en la correspondiente reseña del ánade marveliano.

Conclusión.

Éste es, sin duda, el mejor de los tres tomos de los Defensores reseñados hasta ahora.

Steve Gerber hace aquí uno de sus trabajos más destacados, mientras que Sal Buscema está espléndido en todo momento.

Un volumen muy recomendable.

Enlace a la ficha:

29 Comments

on “Reseñas: Los Defensores: Marvel Limited Edition 3: “Los Hombres Cabeza” (1975-1976)
29 Comments on “Reseñas: Los Defensores: Marvel Limited Edition 3: “Los Hombres Cabeza” (1975-1976)
  1. Gracias rockomic !! 👌
    Vaya bizarrada de comics !! 💃👯
    Me encantan 😊
    El primer cómic que leí fue el del Hombre Planta.
    Eso si, en blanco y negro (en vértice creo).
    Una maravilla poder disfrutarlos en color 💪

  2. Los Defensores, que al lado de los 4F o Vengadores, parecen un grupo menor, solo eran de mi interés en su momento por el gran Sal y porque salía Hulk. Los demás, no me interesaban y apenas leía nada de ellos. Con el paso del tiempo le he dado más valor , aunque sigue primando más el factor nostálgico que el de puro interés por este grupo de personajes. Como dice Parker, Ben Parker, es una maravilla poder tener todo lo publicado y en color.

    Y por supuesto ahora es cuando se puede saborear mejor el trabajo de Gerber.

    Un saludo también para el infatigable Roc.

    • Coño, que la Valkiria de Sal (look a lo Veronica Lake) molaba. Pena que se fuesen olvidando del feminismo militante casi irritante (pero que le daba personalidad) para tenerla quejándose (precisamente por sus problemas de personalidad, ja …o falta de ella, dada su amnesia).

  3. Excelente reseña un Steve Gerber pletórico y surrealista como nunca acompañado del gran Silvio Buscema en unos comics irrepetibles. Estos comics son los que hacían a la Marvel única y que tanto se echan de menos. Aunque seamos cuatro gatos mal contados

    • El Gerber raruno siempre mola. Y más bizarros que los Hombres (y mujer) Cabeza (al menos en súperhéroes convencionales) difícil.😈

  4. Gracias, King!!
    Veo que coincidimos todos. Esto son los setenta más puros y gloriosos. Una década a veces injustamente infravalorada, porque es cierto que también hubo morralla.

        • Más de uno se ha llevado una decepción con esa. Por un lado el Pato era demasiado un alter ego de Gerber, por el otro (que nos afecta más), es una serie demasiado “americana” (no tanto como Pogo, que necesita de contextualización histórica y política …y notas, pero lo suficiente …el lector tiene que poner de su parte).

  5. Y sí, enhorabuena a Rock por su didáctica y enciclopedista labor. Digna de que los ratas de Panini le pasasen por ella si no un pequeño estipendio sí al menos unas bien merecidas “copias de prensa” (pero en esa editorial lo del “servicio de prensa” parece que es algo que no está ni se lo espera …y no será porque editoriales mucho más modestas no gastan en ello😈).

  6. Hahaha, Suso. Algunos tomos no los pongo demasiado bien, que digamos, no sé yo si les interesaría. 😉
    Lo hago por amor al arte, claro, y ya puedo estar agradecido a la gente de UM que me dejen publicar las reseñas. 🙂
    Gracias una vez más. 😉

    • Cuando se envía una “copia de prensa” (un cómic gratuito, vamos) a los medios, tampoco se cuenta con que la reseña sea positiva (eso sí tan siquiera te la hacen😈).

        • Las grandes editoriales (que son las que menos notan este esfuerzo) son las que menos mandan (por lo general solo a medios “de verdad” y de cosas contadas que quieren promocionar …y a alguna web como mucho trajín). Las editoriales pequeñas en cambio se esfuerzan más en mover su producto. El manga en cambio no necesita prácticamente promoción (basta anunciar su salida en redes sociales).

  7. Hablando de lo de las promociones de las editoriales. Recuerdo vagamente ¿ anuncios de cómics Forum en prensa escrita en los 80s ? ¿ O lo estoy soñando ? Lo que si que no creo sucediera fue anunciarse en la tv ( cuando anunciarse en la tv era sinónimo de éxito casi seguro ? La época donde la antiguas Primera Cadena y Segunda Cadena eran las mejores ” plataformas ” en este país. Y las únicas, claro.

    Supongo que ahora un anuncio en una cadena generalista sería inviable por el coste y no sé si el alcance ya. Pero no estaría mal.

    • Bueno, los costes de los anuncios televisivos en España han caído bastante (como las audiencias, claro), pero también los beneficios de los cómics …así que siguen siendo posibles tan solo cuando se hace un coleccionable de kiosko (Forum/Planeta solo lo hizo con estos …y porque los llevaba la división de fascículos, no la de cómics).

  8. Respecto a lo que apunta King, eso de que somos cuatro gatos, voy a discrepar un poco contigo, si me lo permites. Si vemos el total, más o menos, de obras publicadas en formato og-mh-mle-otras se superan las 300. En los últimos años me refiero. Si multiplicas estos tomos por una tirada, pongamos de 1500 de la mle, me salen vendidos casi medio millón de tomos ( teniendo en cuenta que mucho de la línea mle está agotado o casi y que las tiradas de la línea og y mh supongo que la tirada es sobre el doble o así ). Es verdad que son cuentas un poco cogidas con pinzas, pero esto demuestra el tirón que tiene el material clásico y que hay un amplio apoyo por parte del sector nostálgico verticiano ( el Yayismo Power, que diría algún deslenguado jovenzuelo de estos que escriben por aquí y del que orgullosamente formo parte, jajaja. )

    También mantengo la teoría de que este Yayismo Power ha sostenido a Panini en esta última década. Que buenos leuros nos estamos dejando y nos dejaremos a poco que nos ponga por delante un tochal de estos de rancio abolengo. Que en el fondo mira que somos facilones ( ya sabéis precios, blandibluismo, etc etc ).

    Y es verdad, Roc, que la década setentera está un poco infravalorada en lo que se refiere al género o subgénero superheróico marvelita. Y para mi gusto es la mejor. Pero bueno, aquí entran también otros aspectos y no solo la calidad. Y por supuesto lo que rompió con todo, para bien, fue la llegada y / o explosión del formato magazine b/n. En ese aspecto en una década pionera e inigualable .

    • No es que haya un “amplio apoyo”, más bien (como en USA … aquí incluso más polarizado) un buen puñado de hombres viejos (o en proceso de convertirse en viejos) blancos (enfermos de nostalgia?😈) dispuestos a dejarse una cantidad obscena de pasta en lo que les gusta desde críos o adolescentes.

  9. Aunque sí se han ganado lectores en los últimos años (entre recuperar algunos veteranos, conseguir más féminas a través de la novela gráfica y el manga y mucha chavalada a través del manga, que la mayoría no van a acercarse ni con un palo a otro cómic, pero alguno sí pica con otras cosas), pero también veníamos de mínimos históricos.

  10. La cuestion Sam es que los “yayos” somos los que sostenemos tanto aquí como en USA a editoriales como Marvel y DC. O sea somos un mal necesario a las que estas preferirían mil veces librarse de nosotros si consiguieran que sus comics vendieran como los mangas o las novelas young adults que lee la chiquillada ¿Cuántas veces en los últimos años ambas editoriales han intentado crear un enfoque totalmente radical para sus comics con tal de atraer a este “target” de publico? Pues un montón de veces sin resultado alguno de poder dar con la tecla y teniendo que sacar material mas clásico u apelando a este para tener algo de beneficio. Si por ellos mismos fuera sacaran un material que entusiasmara y vendiera a manos llenas a la juventud dejarían pues de lado al aficionado veterano, ya que encontrarían al relevo generacional de las próximas décadas que les harían crecer como empresa. Necesitan pues al fan veterano (o mejor dicho su dinero) por mucho repelús que le diesen estos comparados con los neolectores atraídos al medio por las películas. No pueden vivir sin nosotros o bien con nosotros…

    • Lo peor es que suelen ser “yayos” también los que en USA les suelen comprar los cómics modernitos y no chavalines (cómics para adolescentes, hechos principalmente por veinteañeros y treintañeros pero comprados principalmente por cuarentones y cincuentones que suelen ver con malos ojos que sus cómics de siempre maduren). Algún título sí cosecha lectores adolescentes (y lectoras) pero muy poquitos (más suerte suele haber con las novelas gráficas “young adult”, que sí suelen lograr pescar en ese barril).

      • ¿Tu sabes la cantidad de “yayos” yanquis que están reclamando a Marvel que se pongan de acuerdo con Hasbro para reeditar los Micronautas y Rom? Si aquí hay ganas tanto editorialmente como los que conocimos e impactaron estos comics cuando éramos chiquillos. Es obvio que aunque vendan (y venderán) un porrón ni por asomo la chiquillería y millenials se van a acercar ni con un palo. El dibujo les parecerá muy antiguo y el enfoque les parecerá demode.

        • Ya se lo pedían al editor de IDW (que era además MUY fan de Rom), pero dado que la propiedad de los personajes (y razas …y sus mundos) está repartida entre ambas compañías (aún más que con Micronautas) es imprescindible que Marvel participe (en todo caso, IDW está perdiendo casi todas sus series franquiciadas relevantes ya …Kirkman, que también era muy fan ha puesto el maletín sobre la mesa y del Hasbroverso ya se ha pillado Transformers y GI Joe, que eran las que veía más fáciles de explotar con nuevo material …y el viejo no supone problemas de reedición, fuera del campo de Peter Parker “man on black” , claro)

          • Con suerte en la Comic Con de San Diego puedan darnos algún sorpresa a nivel de licencias, ya que al fin y acabo hay mucho material “perdido” por ahí que si se reeditara en condiciones les saldría muy rentable. El problema que con Rom y los Micronautas por si mismos (los juguetes ) no valían una mierda. Si están mitificados es gracias a el excelente trabajo de de Bill Mantlo, Golden y Buscema. Otras licencias jugueteras exceptuando los JOE y Transformers aparte no se comieron un torrado por mucho que Marvel lo intentara y ya en DC tienes algún caso similar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.