Por
el
en , ,
etiquetado con
Permalink

Universo Comic-Books! – Top DC ’80

Tras repasar el ranking de Marvel en 1980, hoy nos toca ocuparnos de su eterna competidora. ¿Pensabais que estábamos de guasa cuando anunciamos que íbamos a dedicar el contenido de nuestra sección a DC? ¡De eso nada! Ahí va el listado…

1 .  Superman 179.000
2 .  DC Comics Presents
132.000
3 .  Justice League of America
132.000
4 .  Action Comics
131.000
5 .  Legion of Super Heroes
130.000
6 .  Batman
129.000
7 .  The Flash
110.000
8 .  The Brave and the Bold
109.000
9 .  Sgt. Rock
106.000
10 .  Green Lantern
100.000
11 .  Super Friends
96.000
12 .  Ghosts 95.000
13 .  Wonder Woman
95.000
14 .  Unknown Soldier
93.000
15 .  Warlord 91.000
16 .  House of Mistery
89.000
17 .  Jonah Hex
86.000
18 .  Weird War Tales
84.000
19 .  The Unexpected
82.000
20 .  Superman Family
82.000
21 .  G. I. Combat
79.000
22 .  Adventure Comics
69.000
23 .  Detective Comics
65.000

Como podéis comprobar, en líneas generales las cifras se situaban en niveles más modestos que los correspondientes a Marvel. De hecho, si nos planteáramos hacer un Top conjunto, encontraríamos diecinueve de las veinte primeras posiciones ocupadas por series marvelianas. Hablamos de 1980, claro está. En modo alguno se trata de extrapolar los datos al momento actual, que merecería un análisis aparte.

Publicado a principios de 1980, este fue el último número de la serie regular de Superman que ilustró nuestro compatriota José Luis García López, a partir de un guión de Gerry Conway. El veterano Curt Swan se mantendría como dibujante titular no sólo de esta colección, sino también de Action Comics.

Publicado a principios de 1980, este fue el último número de la serie regular de Superman que ilustró nuestro compatriota José Luis García López, a partir de un guión de Gerry Conway. El veterano Curt Swan se mantendría como dibujante titular no sólo de esta colección, sino también de Action Comics.

No olvidemos que por aquellas fechas DC todavía estaba tratando de sobreponerse a la grave crisis que había socavado los cimientos de la editorial poco más de un año atrás. Los malos resultados de explotación comercial, unidos a un invierno particularmente crudo en EE.UU. que imposibilitó la correcta distribución de los ejemplares en muchos puntos de venta, hicieron saltar todas las alarmas en Warner Communications, el conglomerado de empresas del que forma parte DC. Tras dictaminar que la división de cómics estaba sobredimensionada, los directivos de Warner sacaron las tijeras y procedieron a recortar un cuarenta por ciento el número de publicaciones, con los consiguientes despidos de personal y creadores. Según recuerda Jim Shooter, al día siguiente de hacerse pública la noticia había una cola de “freelancers” en las puertas de Marvel solicitando trabajo. Y la así denominada “Implosión DC” de 1978 pudo terminar siendo mucho más catastrófica: una de las opciones que se barajaron contemplaba suprimir la producción de contenidos nuevos, lo que en la práctica hubiera representado el desmantelamiento completo de la línea. De haberse aprobado este plan de actuación, sólo se habrían salvado de la quema los títulos de Superman, Batman y Wonder Woman, los tres personajes con mayor potencial de “merchandising”, quedando limitados ofrecer historietas clásicas seleccionadas. Al final, el ajuste no se formuló en términos tan drásticos, pero el clima de incertidumbre persistía en las oficinas del emblemático edificio Rockefeller Plaza…

Por suerte para los dcreyentes, en este mundo del cómic de nuestros pesares donde las crisis tienden a ser infinitas, las resurrecciones también suelen estar a la orden del día. Y en este caso, muy apropiadamente, la “resurrección” coincidió con el estreno de Superman The Movie en las navidades de aquel mismo año. Al margen de su éxito en taquilla y de los incuestionables méritos artísticos que atesora, el film dirigido por Richard Donner tuvo la gran virtud de proyectar la imagen icónica del Hombre de Acero como nunca se había hecho antes, llevándola hasta el último rincón del globo. Y esa efervescente “supermanía” dejaría notar sus efectos –moderados– en el plano editorial, ayudando a relajar un poco las tensiones internas existentes. Además, DC vería reforzada su viabilidad financiera al impulsarse la contratación de derechos internacionales en diversos países, entre ellos España.

Dicho lo cual, a nadie extrañará que las colecciones del héroe kryptoniano copen los primeros puestos del ranking, con Superman, Action y la serie de “team-ups” DC Comics Presents. Y el Campeón de Metrópolis también puede considerarse uno de los pilares básicos de la Liga de la Justicia de América, no hace falta subrayarlo.

Por contra, resulta chocante ver a Detective Comics como farolillo rojo. En realidad, la situación venía arrastrándose desde hacía tiempo, tanto que la cabecera original del Señor de la Noche llegó a estar cancelada de facto como consecuencia de la aciaga Implosión. El editor Paul Levitz logró salvarla in extremis “fusionándola” con Batman Family, título que sí había superado el corte. Una vez remodelado, el cómic pasó a adoptar un formato de especiales que abría sus páginas a otros héroes vinculados con el universo de Gotham City. El malogrado Don Newton se ocuparía de ilustrar los episodios del Hombre Murciélago, escritos por guionistas habituales de la casa como Denny O’Neil o Cary Burkett. De cualquier manera, pese a los cambios introducidos, parece evidente que Detective seguía sin levantar cabeza.

Mejor le iban las cosas a la serie central de Batman, con Len Wein e Irv Novick formando un eficaz tándem… aunque yo no diría que superior a la pareja O’Neil/Newton. La tripleta de cómics protagonizados por el Caballero Oscuro la completaba The Brave and the Bold, un clásico de la fórmula de “team-ups” que esta temporada exhibía un plantel de autores casi tan variado como el de estrellas invitadas.

En la cubierta puede apreciarse con nitidez cómo Detective Comics se había fusionado con Batman Family. Además de la aventura principal, firmada por Denny O´Neil y Don Newton, el ejemplar incluía relatos cortos de Robin, Batgirl, Historias de Gotham City y Rayo Negro. Cuesta un poco creer que pudiera vender considerablemente menos que ignotas antologías de misterio como The Unexpected o títulos bélicos como G.I. Combat.

En la cubierta puede apreciarse con nitidez cómo Detective Comics se había fusionado con Batman Family. Además de la aventura principal, firmada por Denny O´Neil y Don Newton, el ejemplar incluía relatos cortos de Robin, Batgirl, Historias de Gotham City y Rayo Negro. Cuesta un poco creer que pudiera vender considerablemente menos que ignotas antologías de misterio como The Unexpected o títulos bélicos como G.I. Combat.

Por su parte, la Legión de Superhéroes resistía las turbulencias sin demasiados sobresaltos después de desligarse de Superboy, merced a la solidez de Gerry Conway en los guiones. Y eso que la labor de Jimmy Janes en la parte gráfica no era para tirar cohetes precisamente…

Cerrando el capítulo de “pesos pesados” DC, apuntemos que Flash reunía a los experimentados Cary Bates y Don Heck, un poco eclipsados ambos por los complementos de Firestorm que dibujaba George Pérez. Y en Green Lantern se sucederían varios guionistas hasta que Marv Wolfman se hizo con las riendas narrativas, siempre con Joe Staton en los lápices y algunas llamativas portadas ilustradas por un nuevo descubrimiento británico que respondía al nombre de Brian Bolland.

El nº 26 es el ejemplar más cotizado de DC Comics Presents, pero no por el “team-up” de Superman y Green Lantern ilustrado por Jim Starlin, sino por el inserto central –¡totalmente gratuito!– donde debutaba cierto supergrupo juvenil que pronto se convertiría en la serie estrella de la editorial. Nos referimos, naturalmente, a los New Teen Titans de Marv Wolfman y George Pérez. Hay que aclarar que la cabecera americana de los Titanes comenzó su andadura ya muy avanzado el año y no disponemos de datos de circulación referentes a la misma, de ahí que no figure en el Top.

El nº 26 es el ejemplar más cotizado de DC Comics Presents, pero no por el “team-up” de Superman y Green Lantern ilustrado por Jim Starlin, sino por el inserto central –¡totalmente gratuito!– donde debutaba cierto supergrupo juvenil que pronto se convertiría en la serie estrella de la editorial. Nos referimos, naturalmente, a los New Teen Titans de Marv Wolfman y George Pérez. Hay que aclarar que la cabecera americana de los Titanes comenzó su andadura ya muy avanzado el año y no disponemos de datos de circulación referentes a la misma, de ahí que no figure en el Top.

El resto de la lista muestra una mayor diversidad de géneros, predominando sobre lo estrictamente superheroico. Así, Ghosts, House of Mystery y The Unexpected mantenían a flote la línea de terror y misterio, dentro de los límites fijados por el “Comics Code”. También encontraban su hueco series bélicas como Sgt. Rock, Unknown Soldier y G.I. Combat, colándose la primera de ellas en el Top 10. Y luego estaba Weird War Tales (Extraños Relatos de Guerra), una curiosa amalgama de ambas temáticas. Mientras, Mike Grell continuaba explorando el mundo perdido de Warlord, su creación más conocida, al tiempo que otro personaje atípico, Jonah Hex, se atrincheraba como el último pistolero en activo de los comic books, con el incombustible Michael Fleisher acompañado por dibujantes de la solvencia de Tony De Zúñiga o Dick Ayers. Antes de concluir, señalemos que Aquaman, Plastic Man y Starman tenían que repartirse el espacio disponible en los especiales de Adventure Comics… Y Super Friends, ya lo habréis adivinado, tomaba su inspiración de la popular animación infantil emitida por la cadena ABC.

Pérez también figuraba en los créditos de Justice League of America, aunque aquí su labor se limitara a realizar bocetos. De nuevo, los textos corrían a cargo del prolífico Gerry Conway, que consiguió salir indemne de la Implosión gracias a una cláusula en su contrato que le garantizaba un mínimo de colecciones al mes.

Pérez también figuraba en los créditos de Justice League of America, aunque aquí su labor se limitara a realizar bocetos. De nuevo, los textos corrían a cargo del prolífico Gerry Conway, que consiguió salir indemne de la Implosión gracias a una cláusula en su contrato que le garantizaba un mínimo de colecciones al mes.

En nuestro próximo CB! cambiaremos totalmente de tercio… y volveremos a hablar de Marvel, ¡que no cunda el pánico! No sé si alguno de vosotros habrá caído en la cuenta, pero se da la circunstancia de que este año se cumpliría el 30 Aniversario de Cómics Forum. Por eso hemos considerado oportuno rendir un peculiar y esperamos que divertido tributo a aquellos entrañables tiempos que marcaron los inicios de la Era Forum. La sección llevará por título “Seudónimos con Sorpresa”, ¡y no os adelanto más, que si no arruinamos la sorpresa!

Miguel G. Saavedra

Miguel G. Saavedra

Miguel G. Saavedra

Hace mucho tiempo, Miguel G. Saavedra decidió que no quería crecer... y no lo hizo. A día de hoy, todavía sigue empeñado en sobrevivir a su propia reputación.
Miguel G. Saavedra

Latest posts by Miguel G. Saavedra (see all)

Un Comentario

en “Universo Comic-Books! – Top DC ’80
Un Comentario en “Universo Comic-Books! – Top DC ’80
  1. Pingback: Universo Comic-Books! – Álbum de fotos

Deja un comentario